200 años: el ritmo del progreso

Crónica - 05.09.2021
calle-con-farol1

Para 1821 cuando Centroamérica firma su independencia de España, Nicaragua ni siquiera tenía una moneda nacional. Los nicaragüenses de aquel entonces intercambiaban candelas de sebo para abastecerse de productos en los tiangues (mercados).

Esas candelas de sebo en particular tenían un doble valor: comercial y utilitario, porque todavía no se conocía el gas o la luz eléctrica. Para obtenerlas la gente cultivaba algodón en sus parcelas. Lo aporreaban en unas camas de cuero para desmotarlo y hacer los pabilos (mechas) con los que a su vez se hacían las candelas de sebo para iluminar las casas y comprar en el tiangue.

Le puede gustar: Los inventos que predijo Tesla.

También corrían las monedas de otros países como Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras, Perú,  Estados Unidos, México y Chile.

200 años
Moneda acuñada en León, 1859.

Cuando Managua se convierte en capital de Nicaragua, el 5 de febrero de 1852, no existía la policía urbana. Cinco o seis soldados que los pobladores llamaban ‘Chingos’ –quizás porque solo uno de ellos iba montado a caballo y el resto lo seguía a pie— resguardaban la seguridad de los cerca de siete mil habitantes que tenía Managua en esa época.

Eran tiempos en que la gente creía fervientemente que la ‘cegua’ existía y que si no eras un buen cristiano te saldría en el camino para dejarte medio tonto. Aquella leyenda, que se quedó en el imaginario popular del nicaragüense, era en realidad un ardid de los delincuentes que, disfrazados y aprovechando la oscuridad de la noche, hacían de las suyas.

En esos tiempos los managuas bebían agua del lago y vivían de la pesca. Las calles eran torcidas y polvorientas. No existía el cemento, así que se utilizaba el adobe –una amalgama de barro y paja que se moldeaba en forma de ladrillo y secaba al sol— para construir. Los solares estaban cercados de cardón o piñuela. No existía el alambre de púas.

Primer alumbrado público

El 3 de octubre de 1872, durante el gobierno de don Vicente Cuadra se divulga un decreto por el que queda establecido el primer alumbrado público en las calles de la capital. Aunque el proyecto se ejecutó hasta dos años después.

Antes de esto las calles eran iluminadas por faroles que cada vecino colgaba de un clavo en la puerta de su casa. Las penas que impuso el municipio eran muy severas para el que destruyera ese alumbrado.

La municipalidad multaba con 80 centavos a quien se atreviera a subirse y abrir un farol para encender un puro. Por dañar un poste cinco pesos. Por romper un vidrio un peso. Por romper un tubo 50 centavos. Cuatro pesos por quebrar una escalera, 25 centavos por derramar el gas y ¡10 pesos por dañar el farol entero!200 años

En esa época el centavo nicaragüense tenía un valor intrínseco tres veces mayor que el de los Estados Unidos. Para tener una idea, con un solo centavo se podía comprar un buen servicio de comida en el tiangue.

El primer generador de energía eléctrica en Nicaragua, fue instalado a principios de siglo XX propiedad de un señor de apellido Peña, con el tiempo se declaró en quiebra y lo vendió a la empresa estadounidense Central American Power.

“La luz de las calles era blanca como la luna. Los globos incandescentes que llaman de ‘arco voltaico’ iluminan las principales avenidas. La luz eléctrica empieza a funcionar en Managua la Noche Buena de 1902”, según narra Gratus Halftermeyer, en su libro Managua a través de la historia (1846-1946).

En las casas ya había bujías y las calles se llenaban de gente que paseaba sólo porque había luz eléctrica. El antiguo alumbrado público de gas funcionó durante 28 años y los 50 faroles que quedaron fuera de servicio fueron donados al municipio de Nagarote.

200 años

El propio Rubén Darío fue recibido con un arco hecho de estas nuevas luces eléctricas el 23 de noviembre de 1907 cuando regresó a la patria después de varios años de ausencia.

Los primeros generadores de electricidad que operaron hasta los años 30 tenían una capacidad de 300 kilovatios cada uno. Uno trabajaba en el día y dos en la noche. Cuando la demanda aumentó en 1948 el gobierno de Nicaragua adquirió la empresa, pero fue necesario comprar cuatro generadores más que duraron hasta los años 60.

En 1954 se constituyó la Empresa Nacional de Luz y Fuerza (Enaluf) y un año más tarde nació la Comisión Nacional de Energía (CNE) como ente regulador del sector.

El primer juego de béisbol nocturno se dio el 16 de febrero de 1957, cuando el estadio estrenó su luminaria. Habían pasado nueve años desde su inauguración, pero era la primera vez que los aficionados asistían de noche. Unas 22 mil personas llenaron la tribuna.

La imprenta y el primer diario nacional

La primera imprenta llegó a Centroamérica en 1660 llevada a Guatemala por José de Pineda Ibarra, maestro impresor contratado por fray Payo Enríquez de Rivera, según lo indica Víctor Miguel Díaz, en su obra Historia de la imprenta en Guatemala.

Diversas fuentes bibliográficas indican que 170 años después, en 1830, la imprenta llegó a Nicaragua. Una invitación para asistir a los funerales de los asesinados en “La Pelona” durante la guerra civil conocida como la de Cerda-Argüello, fue el primer impreso del país.

200 años

Desde antes de la introducción de la imprenta en Nicaragua, las noticias más relevantes para la alta sociedad de la época circulaban en forma de hojas sueltas. Pero el primer diario impreso, porque se publicaba todos los días, fue La Gaceta de Nicaragua y vio la luz el 31 de agosto de 1830. El aparato donde fue impresa era propiedad del gobierno y estaba instalado en Granada.

54 años después aparece el primer diario, como tal, llamado “El Diario de Nicaragua”. Fue fundado por Rigoberto Cabezas y Anselmo H. Rivas en la Gran Sultana el primero de marzo de 1884. En honor a esa fecha todos los años en nuestro país se celebra el Día Nacional del Periodista.

Para 1930, ya habían al menos 15 imprentas nicaragüenses: seis en León, cinco en Masaya y cuatro en Granada.

El correo, el telégrafo y el teléfono

La comunicación tanto nacional como internacional era un gran problema en el siglo XIX. Las cartas eran llevadas en vapor (barco) y tardaban meses en llegar a su destino. Lo mismo ocurría con los envíos nacionales. La correspondencia era transportada en diligencias y a veces se perdía en el camino.

Además: Inventos "made in Nicaragua".

En la administración de don Pedro Joaquín Chamorro y Alfaro de 1875 a 1879, la capital da un salto importante. Se inicia el proyecto de instalación del telégrafo para que Managua se comunique en clave Morse con León y demás pueblos de occidente mediante los hilos telegráficos.

El servicio de telégrafo fue reglamentado mediante decreto ejecutivo del 25 de noviembre de 1876 y el primer despacho de prueba se trasmitió en diciembre de ese mismo año. Pero la primera comunicación oficial telegráfica en Nicaragua fue realizada en 1879.  El recién electo presidente Joaquín Zavala Solís y su gabinete presenciaron la demostración hecha por un norteamericano en el Palacio Nacional.

El Reglamento oficial de Telégrafos para la República de Nicaragua fue publicado el 15 de septiembre de 1899 en La Gaceta durante la presidencia de José Santos Zelaya.

La utilidad del telégrafo quedó demostrada varias veces durante siniestros y desastres naturales, pero también su fragilidad. En una inundación que los managuas llamaron “el aluvión” en 1875, según Halftermeyer, un mensaje fue transmitido a occidente dando la fatal noticia que llegó cortada, porque el agua botó los postes. El mensaje sólo alcanzó a decir: "Managua se está per…”

Según un estudio realizado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en 2018, los primeros teléfonos de Nicaragua fueron instalados en 1886. Diez años después de que Alexander Graham Bell patentase el teléfono.

Estos eran unas cajas grandes de madera a los que se daba ‘cuerda’ con una manivela para llamar a una operadora. Ella se encargaba de conectar los cables para que las dos terminales se comunicaran. Al inicio, solo había 12 teléfonos instalados en oficinas de gobierno y algunas municipalidades.200 añosPara 1941 se crea el Palacio de Telecomunicaciones que alberga entonces a cien abonados del servicio telefónico. Y constaban de tres dígitos. Los primeros teléfonos automáticos vinieron hasta 1950, pero solo podían utilizarse en Managua. Para hacer una llamada internacional aún era necesaria la asistencia de una operadora.

El cine, la radio y la tv

En 1900 llega el primer proyector de cine marca Lumiere. Las primeras películas de cine mudo se exhibieron en el Teatro Castaño, que estaba situado en el costado sur del Palacio Nacional. Aquellas primeras proyecciones no contaban con un argumento estructurado sino que eran escenas al aire libre o de la vida cotidiana.

También: Días de radio.

La primera radiodifusora comercial que se instaló en Nicaragua en 1934, se llamó La Voz de Nicaragua YNLF y era propiedad del ingeniero Moisés Le Franc. Sus transmisiones comenzaban a las 6 de la mañana y terminaban a las 9 de la noche.
Un año después aparece la Radio “Rubén Darío”. El gerente y locutor de esta radio era el señor Manuel López Escobar. En ella se presentó para tocar y cantar en vivo Rafael Gastón Pérez y el padre de los hermanos Mejía Godoy, Carlos Mejía Fajardo.

Para 1956 la televisión era un negocio personal de Anastasio Somoza García, con el que se embolsaba jugosas ganancias por publicidad y propaganda de su gobierno.

200 añosEl Canal 6 fue el primer canal de televisión de Nicaragua cuya principal accionista fue Salvadora Debayle, esposa del dictador. Dos años después aparecería el Canal 8 que se fusiona con el Canal 6 para crear la primera cadena nacional de televisión propiedad de Somoza.

En 1973 la familia Sacasa funda la primera estación televisiva que hace transmisiones en color con canal 2 y posteriormente canal 12.

El ferrocarril

En cuanto a medios de transporte fue en tiempos del general Joaquín Zavala de 1879 a 1883 que se inician los trabajos de un ferrocarril. El primer vagón llegó a Chinandega en noviembre de 1880 y el primer segmento de Corinto a Chinandega se inauguró el 10 de marzo de 1882.

La construcción continuó y en 1883 el ferrocarril logró comunicar León y Momotombo. La conexión ferroviaria de Managua a Masaya es inaugurada el 5 de abril de 1885, pero aunque la obra representaba un gran avance para el país al inicio mucha gente le tuvo miedo al gigantesco armatoste.

La estación del ferrocarril en Managua fue construida donde fue el parque Frixione en el actual barrio San Sebastián. Una obra que inició en noviembre de 1900 y se terminó en 1903. El ferrocarril seguía una sola línea desde Managua hasta Corinto. Al culminar la obra el presidente José Santos Zelaya colocó un clavo de oro que fijó el último de los rieles.

Poco a poco se fue perdiendo el miedo que la gente le tuvo al tren y las diligencias tiradas por mulas que se usaban como transporte colectivo cayeron en desuso. Cuentan que el largo trayecto de Corinto a Granada era un gozo a la vista del pasajero y que las estaciones bullían de actividad comercial.

200 años
Palacio Nacional durante la época de José Santos Zelaya.

El primer automóvil y la primera calle pavimentada

Por esa misma época, 1902,  también aparece el primer automóvil recorriendo las calles capitalinas. Le pertenecía al gerente de la compañía de luz eléctrica, míster Teófilo Mauricio Salomón. El Presidente Zelaya trae otro y a principios de 1900 ya había unos cincuenta automóviles transitando las calles de la capital. Se hace necesario el uso de matrículas (placas).

Cabriolet Riker Electric de 1900.

La primera calle pavimenta fue construida en 1925 bajo el gobierno de Carlos José Solórzano. La avenida de El Porvenir o calle El Porvenir partía hacia el sur desde el terreno donde estuvo ubicada la estación del ferrocarril en Managua. Continuaba por detrás del Parque Central para terminar al final del Campo de Marte, donde está ahora la “Escuela Carlos Agüero” (ECA) o la antigua Tribuna Militar.

El primer aeropuerto

El primer aeropuerto de Nicaragua fue inaugurado poco antes del terremoto de 1931 y era administrado por la Fuerza Aérea Nacional (FAN). Quedaba al oeste de Managua, en terrenos de Alfonso Estrada, Bertha Pasos y parte del predio del hogar de niños “Zacarías Guerra”. Ese aeropuerto se llamó “Campo de Aviación Xolotlán” o simplemente “la aviación”.

El gobierno de Nicaragua y la Empresa Pan American Airways, suscribieron un contrato para la construcción del Aeropuerto Internacional “Las Mercedes” que se inauguró en 1968. A cambio Nicaragua otorgó a Pan American, la administración exclusiva del aeropuerto. El terremoto de 1972 lo deja inhabilitado debido a la falla geológica que lo atraviesa. Y en 1975 bajo la administración de Anastasio Somoza Debayle se inicia la construcción del ala este donde queda actualmente el edificio.

200 años
Enrico Massi.

En la década de los ochenta la terminal aérea fue rebautizada como Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino” y su administración pasó a manos del Estado. En 2001 ya por finalizar su período de gobierno Arnoldo Alemán decide cambiar nuevamente el nombre y lo llama Aeropuerto Internacional de Managua. Al regresar Daniel Ortega al poder, después del 2007, otra vez es nombrado Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino”.

No obstante, el primer avión que aterrizó en tierra pinolera vino en 1922, cuando aún no existía ningún aeropuerto. El aviador italiano Enrico Masi tuvo que maniobrar su aeronave para aterrizar de emergencia en el lugar que se conocía como Campo de Marte.

Las primeras computadoras y la red de redes en Nicaragua

IBM introdujo a Nicaragua las máquinas perforadas y verificadoras Hollerith a finales de los 50. Con ellas se realizaba manualmente el registro y verificación de la información de algunas instituciones estatales y privadas.

Estas tarjetas eran ordenadas columna por columna, en máquinas clasificadoras hasta lograr ordenar los lotes por fechas, código de cliente, tipo de cliente o departamento, y demás datos. En estas rudimentarias computadoras los informáticos nicaragüenses de la época lograron implementar complejos e importantes sistemas de control y estadística para la industria, banca y comercio.

El problema de estas primeras computadoras era que su capacidad aritmética solo permitía sumar.

Ya en 1964 IBM introduce a Nicaragua las primeras computadoras con unidades de aritmética lógica programadas en lenguaje RPG (Report Program Generator). Siempre basadas en lectura de tarjetas perforadas.

Computadora IBM 360.

Este mismo año IBM anuncia la familia 360 de macrocomputadoras que usaba circuitos integrados. Podía efectuar análisis numéricos, administrativos y procesamiento de archivos. Con este equipo se inicia lo que ahora se llama “multitarea”.

El edificio original de la IBM estaba ubicado donde ahora es el Centro de Convenciones Olof Palme y daba servicios al Ingenio San Antonio, Portuaria de Corinto, Aguadora, Enaluf y Hacienda. En esas empresas e instituciones no había computadoras. La empresa informática hacia el registro y posteriormente entregaba el proceso a sus clientes.

A finales de 1985 se forma la primera Escuela de Computación que contaba con dos máquinas marca XT, una Macintosh, una Rainbow y una Epson. Atendía a una población de cien estudiantes, de los que se graduaron nueve de ese primer grupo.

En 1987 —25 años después del nacimiento de internet—, surge el Nodo Nicarao como un proyecto de los estudiantes de computación de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), el cual comienza a funcionar en 1989 siendo el primer nodo de internet en Nicaragua. Luego, en los 90 se da un boom tecnológico cuando miles de nicaragüenses regresan al país procedentes, en su mayoría, de EE.UU. y traen nuevos conocimientos informáticos. Nacen empresas proveedoras de internet como IBW, Ideay y Cablenet, entre las más conocidas.

Sección
Crónica