La "baca" más loca del Rock

Perfil - 15.11.2009
Gabriela Baca Vaughan "Baca Loca"

Gabriela Baca Vaughan cambió la publicidad por la guitarra para seguir el virus que corre por su familia materna. Su nombre artístico no es una provocación, sino la pura verdad

Luis E. Duarte
Fotos de Uriel Molina

Su casa en San Marcos está a orillas de la carretera, aunque no se nota que este pasadizo estrecho comunique al pueblo con el resto del país, es más bien otra calle asfaltada en este lugar fresco y relajante en el corazón de Carazo.

Gabriela, la "Baca Loca", vive aquí desde hace seis años, cuando negoció con su madre por un buen precio la propiedad que estaba un poco opaca para su gusto, así que la remodeló y la pintó en lila, verde, rosa y amarillo, entre otros colores subversivos, rebeldes y despampanantes.

Como es blanca y tiene el pelo pintado en rojo, una vez la confundieron en el parque con una estudiante extranjera del Ave Maria College y le hablaron en inglés. Ella se puso de pie y le dijo al tipo que en Nicaragua se habla español y si no entendía, que todo el mundo podía enseñarle a su alrededor.

Lea también: Vivir de la música

También es la vecina del cura párroco, pero su casa por supuesto se diferencia mucho de las demás, no sólo por los colores chillantes, también porque ella le da su toque personal que va desde hostal, oficina de ONG, hasta cafetería universitaria.

Con el ilustre hombre de Dios no hay ningún problema hasta hoy, siempre se devuelven saludos y Gabriela no practica con la banda más allá de las diez de la noche. Sobre una mesa en la sala están camisetas de su propuesta "por el derecho a caminar tranquila" y sus discos. La frase viene de una canción que critica la actitud machista hacia las mujeres.

En la sala también están viendo televisión tres miembros de su grupo, les ha obligado como buena publicista a ponerse finalmente un nombre artístico, se llaman Tapayasmé (entre quebradas, en lengua náhuatl), ellos son Mario Ruiz, también bajista de Milly Majuc; Oscar Acevedo y el Marciano. "¿Cómo se llama en realidad el Marciano?", pregunta. Ismael Baltodano.

Gabriela Baca o Gaby, como la conocen sus amigos, pregunta al resto de la banda por otro integrante que le apodan Houston y cuyo nombre auténtico es David (Keegan), pero el apellido nadie lo recuerda.

La entrevista la preparó su representante, Johanna Baca, su sobrina, estudiante de Derecho, una muchacha que también canta y según su tía, será mucho mejor que ella.

Baca tiene 40 años y es parte del circuito de artistas con una propuesta estética moderna. El tema La Leche fue escuchado durante meses en algunas radios y pasó varias semanas en el segundo lugar en una estación alternativa, es una canción de Milly Majuc, con quienes grabará un vídeo producido por Mosaico.

El tema fue compuesto por Leslie Sánchez mucho antes que los miembros de la banda conocieran a Gaby. Ahora Milly Majuc ha reservado para ella el tema porque le calza como anillo al dedo. La canción tiene el estribillo "dale leche a la vaca".

Magazine conversó con la "Baca Loca", quien reveló, en su acostumbrado tono franco y lenguaje honesto, sus ideales, metas, propuestas y contradicciones personales, es decir, todas aquellas locuras que la hacen la más disparatada de las artistas nacionales.Gabriela Baca Vaughan "Baca Loca"

***

"La maje es honesta con el público y le deja sentir eso al pencazo", advierte el bajista Mario Ruiz. En una ocasión le tiraron al escenario una botella y ella en lugar de enojarse le dijo a su agresor que tenía tan mala puntería que ni a una gorda le pegaba.

Gaby Baca es una mujer pequeña, de piel muy pálida, pelo enrolado y sobrepeso. Está clara que no va a competir para ser la imagen de ninguna marca, "a menos que saquen una promoción de (cerveza) litro".

En la farándula local, todavía un circuito pequeño y reservado para los locales de fiesta o los clubes capitalinos, ella es una de las artistas que no tiene patrocinador, pero se ha ganado público y aplausos. Entre los Vaughan la más conocida de todos es su prima Martha, por muchos años la diva de los escenarios nacionales, pero hay otros músicos en la rama de su familia materna, tanto así que con los parientes pudo grabar sus primeras canciones y abaratar los costos del contrato de instrumentistas.

Lea también: Ceshia Ubau: alborada de una trovadora

"Es una maje muy creativa, juega con las ideas y tiene un vergazo de canciones, siempre está escribiendo". Milly Majuc trabaja básicamente por la amistad con Gaby, así lo hacen otras bandas como Gran Forastero y Monroy & Surmenage. "Cuando venía le pedíamos a la Gabriela que hiciera coros y le enseñamos La Leche y ella... feliz desde entonces", expresa Mario Ruiz

Entre sus canciones se escuchan Mujeres Brujas, una pieza de amor rock-pop; Sirenas, sobre el ambiente y la vida urbana, a ritmo de bossa nova, así como Con la misma moneda a ritmo de hip hop, donde critica al machismo.

Uno de sus trabajos más conocidos, que incluso se usó en un anuncio de radio es Transparencia, donde aborda la corrupción.

Baca dice que canta sobre "la mujer que es feliz de ser mujer y el amor a tu país, tu familia y tu pareja, la justicia y la posibilidad de poder vivir en un mundo mejor". Por eso no se conforma con el feminismo de "soy mujer, nací para sufrir". "Creo que tenemos el destino de ser felices", dice la cantautora,

Una de las anécdotas más conocidas sobre ella viene desde sus años en la Universidad Centroamericana en Managua, cuando estudiaba Ciencias de la Comunicación.

—Le quitaste la novia a un amigo —le decimos.

—Fijate que creo que se la quitó él solo. Fue terrible e injusta la persecución contra mí. Él se quedó sin su compañera por propio mérito. Y la persecución en la UCA fue bien fregada, si yo no fuera una persona tan optimista, tal vez hasta me hubieran podido joder la carrera. Tenía muy buenas amistades que perdí, bróderes que admiraba y me dieron la espalda.

—¿La gente no conocía tu orientación sexual?

—Yo participo y apoyo cualquier cosa que tenga que ver con diversidad y respeto, no es que ande tampoco con el pito y el tambor.

—Te he visto en los conciertos y no sé si tenés pareja.

—Últimamente sí, por fortuna, y va conmigo a los conciertos. Lo más salvaje es que es una persona muy fuerte y optimista, demuestra que me quiere y no se está preocupando si nos ven.

—¿Te has sentido discriminada?

—Mientras estuve en la carrera y en publicidad, muy probablemente quedara en entredicho mi capacidad. Pero la publicidad no engaña, entran reales por maleta o sos maleta. Una vez oí decir para qué me iban a subir el sueldo si ni hijos tengo. Sin embargo, he logrado nadar como pececito en medio de todos los estigmas, porque cuando te dejás traumar no salís de tu casa.

Gabriela Baca Vaughan "Baca Loca"
Tres facetas de Gaby Baca: durante un concierto, en su casa de San Marcos y con su grupo Tapayasmé.

***

El álbum de fotos está lleno de sorpresas. Su padre Alberto Baca Navas es abogado, su madre Norma Vaughan Rodríguez es diseñadora de alta costura, sus hermanas, todas muy guapas, demuestran que a ella probablemente le abrieron los barrotes de la cuna para que se cayera, bromea la misma cantautora.

Se crió en el poblado de Santo Domingo, en Las Sierritas de Managua, donde aún viven sus padres, pero pasó una temporada en Chile en la casa de su tío Mario Vaughan, otro de los músicos de la prole, ahí la colección de instrumentos le dio por primera vez comezón por la guitarra.

Ella es la menor de los siete Baca Vaughan, por eso con mucha ironía llegó a los 11 años a la Chile de Augusto Pinochet, entrando la revolución en Nicaragua. Sus hermanos mayores estaban en las actividades voluntarias de la revolución, pero de esa efervescencia familiar quedó la lesión cerebral de su hermano Danilo, herido mientras cumplía el Servicio Militar.

Lea también: "Me gustaría marcar época"

También estudió en una escuela de monjas. Gaby Baca sonríe, cuando recuerda su sexto grado en el Teresiano. "Le dije a mi mamá que esas señoras me iban a crucificar, que me cruzaran mejor a un colegio de pandilleros donde estaba mi hermana, en el Rigoberto López Pérez".

En la secundaria encontró "un grupito de rigiosos" a la música, entre ellos Junio Escobar, Richard Loza, Ramón "Perrozompopo" y Alejandro Mejía, todos artistas activos hasta hoy.

Baca admite que su carrera como publicista fue un medio para conseguir dinero, de hecho gran parte de sus grabaciones en estudio las ha financiado sola, pero fue en muchos momentos un camino de curvas y bajadas.

En 1996, decepcionada porque las encuestas favorecían a Arnoldo Alemán, decidió irse a Honduras, llevaba 50 dólares, dos baúles y su perro, comenzó a trabajar por 900 lempiras en una imprenta y con un poco de experiencia saltó a una agencia de publicidad donde no corrió mucho.

La dueña no quedó gratamente sorprendida por su apariencia. Gaby Baca no abandona sus jeans y camisetas por lo general negras, además, tiene un porte masculino.

"Tenían el aire acondicionado a toda v... Llegaba con unas botas de cuero negras hasta aquí (la rodilla), con mi invariable camiseta negra rockera y una chaqueta de cuero negra, una pinta como de la prima de Bunbury, así más o menos, gardela, con el pelo largo y colochos, la hippie. Fue la única vez que me corrieron de un trabajo, pero de ahí se regó la bola que andaba una creativa libre", recuerda.

Pasó varios años haciendo diferentes trabajos publicitarios entre Honduras, Costa Rica y Nicaragua, entretanto escribió Sirenas y Mujeres brujas, canciones que grabó con apoyo de Revuelta Sonora (Bikentios Chávez).

Una mañana llegó a su trabajo y se encontró con un grupo de hombres vestidos de saco y corbata. "O venían a cantar con Madonna, eran del FBI o de la DEA, en mi oficina el equipo de cuatro chavalos me dicen que vamos a llevar la campaña de (José) Rizo", entonces puso sus cosas en una caja y se fue.

Poco después la llamaron de otro partido durante la campaña del 2006 y les enseñaron una propaganda color rosado chicha, le pidieron elegir salario y condiciones para trabajar con ellos. Sin embargo, no aceptó la oferta. "La avaricia lleva al ser humano a lugares muy oscuros". El único comentario que hizo fue sobre las letras y sugirió que debían ser cursivas y no cuadradas, "después me arrepentí", sostiene.

Ahora en la cocina de su casa-oficina, expresa: "Si a mí me hubieran contado cuando era directora creativa (en una agencia de publicidad), `maje de aquí a dos años te vas a hacer cantante y vas a vivir de tu música', me hubiera cagado de la risa, maje te la fumaste azul".

Sección
Perfil