Sangre nica en Marvel

Perfil - 04.09.2011
Roberto Aguirre-Sacasa

Él ha tejido las aventuras de los superhéroes más populares. Con su ingenio y sus guiones
Aguirre-Sacasa ha conquistado Marvel, HBO, FOX, Broadway y ahora salta al cine.

Por Tammy Zoad Mendoza M.

Roberto ha estado muy ocupado. Su día está lleno de acción, peligros y retos, pero aún conserva la sonrisa amplia y el ritmo pausado al hablar.

Desde el 2003 Roberto Aguirre-Sacasa trabaja como guionista para Marvel Comics. En el mundo real él sería Peter Parker, el alter ego del Hombre Araña, quien desde una computadora encerrado en su apartamento recrea un fantástico mundo de aventuras que mantiene atrapados a miles de fanáticos de esta caricatura.

Tiene apariencia de nerd con sus lentes de marco grueso y oscuro. Si usara esmoquin parecería un hombre de negocios, pero su trabajo va más allá de eso. El puede decir que tiene un súper trabajo.

Si se vistiera para la ocasión, los trajes que caben en su armario son en todo caso un leotardo rojo de mangas largas con tejidos de hilos negros o un traje azul alicrado con una calzoneta roja encima, con o sin capa. Podría ser Spiderman, alguno de Los Cuatro Fantásticos o uno que otro X-Men. Bueno él los ha sido todos y cada uno.

Además de haberlos traído de vuelta a las páginas de miles de cómics, Aguirre-Sacasa rescató a este héroe arácnido de la polémica y este año cumplió la titánica misión de rescribir el guión Spiderman: Turn Off the Dark para el musical de Broadway. Su hazaña resultó todo un éxito. Pero no fue la primera ni la última.

Roberto parece tener súper poderes o un ingenio inagotable. Ahora teje su carrera entre los cómics de Marvel, las adaptaciones de novelas de Stephen King, la coproducción de la serie televisiva Glee y el guión para la adaptación de un clásico del cine de horror norteamericano: Carde.

“Todo esto significa mucho para mi. Tener páginas de fans, que la gente reconozca mi trabajo es un valor agregado, la verdad a mí lo que me llena es poder trabajar en lo que me gusta y si encima de eso gano muy bien, ¿qué más podría pedir? Estoy muy agradecido”.

“Siempre quiso actuar, pero la verdad era malo en escena”, comenta su padre Francisco Aguirre- Sacasa, diputado liberal y actual candidato a la Vicepresidencia por el PLC. “Le tomó tiempo darse cuenta que él estaba hecho para cuenta Ese era su talento”.

Roberto Aguirre-Sacasa, de padres nicaragüenses, nació en Washington y su infancia la jugó entre Nicaragua y Estados Unidos. De ese tiempo dice no recordar mucho y fue hace dos años la última vez que visitó el país.

“Tengo planes de viajar este año si Dios quiere, para apoyar a mi papi”, cuenta con un español accidentado, pero del que parece no querer desprenderse.

Su padre recuerda con claridad aquellos años en los que fantaseaba con ser superhéroe. Con una pijama casi encarnada de tanto uso, el pequeño Roberto correteaba por su casa sosteniendo las figuras de acción de Marvel. Era su madre, María Sacasa Gómez, quien lo llevaba a las tiendas de cómics. Luego de darle mil vueltas al estante giratorio, Roberto salía lleno de historietas que devoraba en casa rápidamente para luego crear sus propios personajes y darle vida a las historias que revoloteaban en su cabeza.

“¿Quién iba a pensar que aquel pequeño que corría alrededor de la calle Noreste de Washington un día sería quien narraría las crónicas de las aventuras de Spiderman?”, dice la dedicatoria plasmada en una edición especial de El Sensacional Hombre Araña que le regaló a su padre en el 2006. Nunca destacó en teatro, no sobresalía en la clase y fue rechazado de una escuela de teatro a la que soñaba pertenecer. Pero nada de eso lo detuvo, poco a poco fue tejiendo su talento y de hilo en hilo su destino lo fue conectando con diferentes proyectos en su vida.

“Siempre fue un niño inteligente, pero no el más brillante en su clase, su profesora decía que era porque no le motivaban las actividades de la escuela. Él siempre estaba creando, dibujando, escribiendo…”, comparte su padre.

Como todo niño Roberto Aguirre-Sacasa fantaseaba con las aventuras de los superhéroes, Spiderman siempre fue su preferido, compraba los pasquines junto a su madre María Sacasa.

***

Un día en Washington,, la siguiente semana en Los Ángeles y el fin de semana en Nueva York. Hoy está de vuelta en L.A. Durante la semana trabaja como guionista y coproductor de la tercera temporada de Glee, la serie televisiva de drama musical transmitida por la cadena Fox y ganadora del Globo de Oro a la Mejor serie comedia o musical 2009 y 2010.

“Los fines de semana se los dedico a Carde (la película), estoy trabajando en el guión para la nueva versión de ese clásico de Stephen King. Es una responsabilidad y un honor, sobre todo porque él mismo ha visto mis trabajos de las adaptaciones de otras obras suyas como The Stand y le gustó tanto que me recomendó para este proyecto”, cuenta entusiasmado Roberto Aguirre-Sacasa.

Los sábados y domingos su apartamento se convierte en un estudio. Ahí es donde sin horario alguno aparecen las ideas o él las hace aparecer.

Asegura que nunca ha tenido una “crisis creativa” y asume que probablemente se deba a que no le conviene tenerla con la cantidad de trabajo que lleva a cuestas. Sus ejercicios son escribir casi religiosamente cinco horas diarias, además de leer sobre todo literatura, ir regularmente al cine y visitar exposiciones de arte. La música podría ser otra de sus terapias de estímulo a la creatividad.

Además de la lista de historietas que ha escrito, entre los que desfila Los Cuatro Fantásticos, X-Men y Spiderman, se le suman exitosas series televisivas como la singular Big Love, polémica serie de HBO que retrataba a una familia mormona fundamentalista, cuyo padre practicaba la poligamia.

“En este trabajo hay que tener la mente abierta, estar pendiente de lo que pasa”, dice Aguirre-Sacasa. “Cuando estás al tanto de tu entorno, de los gustos de la gente, vas conectando una idea y otra y la historia se desarrolla. A simple vista parecería que los cómics nada tienen que ver con un producto como Glee, o que esta serie es un proyecto que podría chocar con la mentalidad que se necesita para revivir un filme de terror, pero es más fácil de lo que parece, sobre todo cuando lo disfrutás”.

En marzo de este año Roberto rescató el musical Spiderman: Turn Off Dark, un éxito en Broadway que recauda casi 2 millones de dólares por semana.

***

En febrero de este año Roberto Aguirre-Sacasa recibió una llamada especial. Así como en años antes Marvel Comics había escuchado de su trabajo y se interesó en él como sangre nueva para inyectarle al héroe arácnido, ahora los productores, Michael Cohl y Jeremiah J. Harris, lo llamaron para una misión de rescate.

Spiderman: Turn Off the Dark, el musical había quedado atrapado en su propia telaraña desde noviembre el año pasado cuando arrancaron sus funciones en Broadway. Con 102 días de preestrenos, seis retrasos en su fecha de apertura al público, pésimas críticas de expertos y numerosos accidentes. Los productores necesitaban que alguien salvara la obra y mantuviera cautivo a las miles de fans que hacían fila afuera del teatro esperando poder ver al hombre araña sobre las tablas. Además estaban en juego más de 65 millones de dólares, la obra más cara de los últimos años en Broadway.

Así fue como en marzo Roberto se enfundó en el traje rojo y se puso a trabajar. “Cuando retomé el trabajo me di cuenta que nadie estaba claro de lo que tenia que hacer, la obra estaba confusa. Había personajes que estaban como adornos y yo traté de regresarles el sentido en la obra” explica Roberto Aguirre- Sacasa.

“Otra cosa importante fue agregarle al personaje de Peter Parker algo de carisma para acercarlo al público, hacer una obra más cálida y relajada, las dosis de buen humor también se necesitaba. Trabajar con artistas como Bono y The Edge fue también una gran experiencia”.

En mayo la obra ya estaba lista y en la primera semana recaudó 1.7 millones de dólares. Cada presentación con un lleno total del teatro. La aventura continúa en escena.

***

“Cuando yo empecé y les dije a mis padres que realmente quería ser escritor, ellos me dijeron: ‘Ay ay ay, eso es bastante difícil y mucho más intentar ganar dinero con eso, pero vaya con Dios'” recuerda con cariño Aguirre-Sacasa. “Debo decir que he tenido mucha suerte y bendiciones, además de haber . encontrado gente que me ha ayudado en mi trabajo y estoy feliz, gano bien”.

Egresado de la Universidad de George Town, realizó luego una maestría en Literatura en la Universidad McGill y se graduó de la Escuela de Teatro de Yale en 2003.

Trabajó como publicista en el Teatro de Shakespeare y ahí tuvo la oportunidad de potenciar sus capacidades. Sus creaciones tuvieron un terreno fértil donde germinar, comenzó a producir y poner en escena sus obras. Además hizo grandes amistades con productores y actores de renombre que comenzaron a notar la chispa creativa de este joven.

“Siempre quise montar una obra en Broadway, tengo una obra ahí; siempre quise trabajar para televisión; estoy trabajando para uno de los programas más populares del mundo en la actualidad (Glee). Escribo pasquines que era el mundo que me apasionaba desde los cinco años. Hasta he incursionado en obras de terror retomando trabajos de un maestro como Stephen King” comenta Roberto notablemente emocionado.

“Lo que me falta por hacer es llevar obras propias a Broadway… y por qué no, montar algo en Nicaragua”.

Cuando fue publicista en Teatro Shakespeare hizo amistad con muchos productores y actores. Aquí con Anthony Hopkins, junto a su padre y su hermana menor.

Sección
Perfil