4 mitos sobre los vikingos

Periscopio - 15.07.2019
Vikingos

La pintura, el cine, la ópera e incluso los dibujos animados han contribuido a generar una imagen distorsionada de los vikingos, publica National Geographic. Estas son cuatro creencias erróneas sobre estos pueblos nórdicos originarios de Escandinavia.

Puede leer: EL ORIGEN DE LOS OSOS DE PELUCHE

Los cuernos en el casco solo se usaban en rituales

No hay pruebas arqueológicas de ello. Existen, sin embargo, algunas representaciones pertenecientes a la Edad del Hierro en las que sí aparecen figuras masculinas con barba, casco y dos cuernos. Los expertos creen que los cuernos podrían ser atributos utilizados en ocasiones especiales, en celebraciones de carácter ritual.

Puede interesarle: La tribu que come cenizas de muertos

Las mujeres no eran secundarias en la sociedad vikinga

En las largas ausencias de los hombres, la administración de las granjas y de la economía recaía en manos de las mujeres, y su presencia era fundamental en todos los ámbitos. Como afirma el arqueólogo inglés Richard Hall, experto en el mundo vikingo, hay constancia de que algunas mujeres acompañaron a los hombres en sus incursiones.

Los vikingos no eran endogámicos

Se trata de una creencia falsa, los análisis genéticos revelan que se mezclaban con otros pueblos. Por ejemplo, la ocupante de una tumba real de Oseberg, cerca de Oslo, tenía ascendientes oriundos de la región del mar Negro.

Lea: ANIMALES QUE NO CREÍA VENENOSO

No solo eran guerreros

La imagen más difundida de los vikingos es la de guerreros sangrientos y crueles, sin embargo, una de sus principales actividades era el comercio. En un comienzo distribuían marfil de morsa y piel de oso polar de Groenlandia, sedas y especias de Constantinopla. Cuando la población creció demasiado, debieron salir a buscar esclavos y botines de guerra en otras tierras, extendiendo su reputación.

Sección
Periscopio