Bitter Sweet Symphony. Richard Ashcroft y el pleito con los Rolling Stone

Periscopio - 08.06.2020
306-MAG-CANCIÓN

Un plano fijo de cámara, un joven Richard Ashcroft caminando contra todos en la londinense Hoxton Street y unas cuerdas de fondo. Desde entonces es muy difícil que alguien escuche el intro de la sinfonía agridulce y no identificarla al instante.

Se escuchó por primera vez en junio de 1997, llegó con lo que algunos llaman la decadencia de los años 90.

Como siempre que se escribe una obra de este tipo que cala tanto, llegó en medio de la controversia de que si el riff era una copia de la canción The Last Time, de los Rolling Stone. La realidad fue que The Verve pidió una licencia para usar un sample de 5 notas de una versión de orquesta de la canción de los Stone para usarla en su propia sinfonía. Recibieron la autorización de la disquera.

Pero es que la cosa no se quedó ahí. Allen Klein, quien era el mánager de The Rolling Stone, demandó al grupo The Verve por que supuestamente usaron un trozo más largo del que le habían permitido. Hay que destacar que esta canción utiliza al menos 50 pistas instrumentales de diferentes arreglos que al juntarse son una nueva melodía. Esto fue en 1998, luego de muchos pleitos todo se resolvió fuera de los juzgados estando entre medio Mick Jagger y Keith Richards.

El vocalista de The Verve en una entrevista dijo que fue “la mejor canción que Jagger y Richards habían escrito”, luego de perder los derechos de la composición el grupo desapareció. Para sorpresa de muchos Richar Ascroft anunció en redes sociales en mayo de 2019 que The Rolling Stones había devuelto los derechos de Bitter Sweet Symphony.

@abixael33

Sección
Periscopio