El verdadero Dumbo

Periscopio - 15.10.2019
298-MAG-DUMBOJUMBO

La historia del elefante que inspiró la película animada es una tragedia. Al verdadero Dumbo lo capturaron en Abisinia al norte de África en 1862 y pasó casi toda su vida en cautiverio y exhibiciones. Tuvieron que matar a su madre para capturar al pequeño elefante al que bautizaron Jumbo, que significa en la lengua suajili “hola”. Así lo narra el diario El País.

El elefante bebé llegó en mal estado de salud hasta París donde lo cambiaron en el zoológico de Londres por un rinoceronte. Jumbo llegó en 1865 a Londres. Ya había crecido y eso llamó la atención de Abraham Bartlett, director del zoológico de la ciudad.

Bartlertt notó que el elefante estaba enfermo por lo que contrató un cuidador de elefantes para que se hiciera cargo de Jumbo. Su nombre era Matthew Scott, un hombre solitario como Jumbo por lo que casi siempre se quedaba a dormir con el elefante en su jaula, lo que hizo que entre ellos se creara un fuerte vínculo emocional.

Cientos de niños llegaban al zoológico para cabalgar sobre el lomo de Jumbo. Las personas le llevaban pasteles y todo tipo de golosinas, lo que luego sería un problema ya que esto le provocó arrebatos de furia debido al desgaste en sus dientes.

Su cuidador Matthew Scott lograba calmar al elefante dándole a beber whisky y para 1881 Jumbo se había convertido en un elefante alcohólico.

Fue vendido al magnate circense estadounidense P. T. Barnum y llevado a Nueva York donde vivió sus años más felices junto a otros elefantes. En 1885 mientras subía a un tren Jumbo fue atropellado por otra locomotora lo que le provocó la muerte.

Sección
Periscopio