María Lilly Delgado: “Difícil concebir la vida y las mañanas sin una taza de café”

A Rajatabla, Periscopio - 13.05.2019
María Lilly Delgado

Inició su carrera periodística en 1992 y hace 16 años dejó Canal 2, en el que se dio a conocer y aún se le vincula por su trabajo en este medio como presentadora, directora y productora del noticiero estelar. Dirigió su propio programa de reportajes y perfiles Vidas y Confesiones. Se especializó en la universidad de Stanford,EE. UU. Actualmente hace periodismo independiente y es corresponsal en Nicaragua para la cadena Univisión.

Puede leer: Cristina Tate: “Mi cerebro es la parte de mi cuerpo que más me gusta”.

María Lilly Delgado Talavera tiene 46 años, una edad que considera como la mejor de su vida. Cuando tenía 14 años representó a Nicaragua en el Festival OTI de la canción y en este A Rajatabla cuenta que no puede rechazar la fritanga y la pone nerviosa hablar en público y dar entrevistas.

¿Cuánto tiempo se demora arreglándose?

Mucho tiempo, doy mil vueltas.

¿Qué es lo primero que hace al levantarse?

Persignarme y dar gracias a Dios por estar viva y tener salud.

Le puede interesar: Gabriela Selser: “Me poner nerviosa la injusticia”

¿Té o café?

Café. Difícil concebir la vida y las mañanas sin una taza.

¿Blanco o negro?

Azul marino o profundo es mi color favorito.

¿Practica algún deporte?

Me gusta caminar y practicaba crossfit antes de abril de 2018. Necesito retomarlo.

Lea: Pablo Castellón: “Quería ser un jugador profesional de baloncesto”

¿Alguna manía o hábito extraño?

Siento que pienso y escribo mejor en pijamas y sin bañarme.

¿Qué comida no puede rechazar?

La fritanga. Gallo pinto con tajadas, maduro frito y queso frito. Vaho.

¿Qué es lo que más le gusta del periodismo?

Poder ser testigo de acontecimientos que impactan y cambian las vidas de los seres humanos.

Bayardo Cuadra: “Un sueño no cumplido es ser un excelente bailarín”

Algún pasatiempo.

Leer. Contemplar una puesta de sol, la luna y las estrella, cuando puedo.

Un sueño no cumplido.

En lo personal, formar una familia con un hombre que ame y respete la vida en toda su dimensión. Y como ciudadana, ver y vivir en una Nicaragua con plena libertad.

Lea: Ana Rodríguez: “Quiero que podamos expresarnos libremente sin ser reprimidos”

¿Toca algún instrumento?

De niña tocaba guitarra y acordeón, pero no las practico. Me gustaría aprender a tocar violín y piano.

¿Cree en Dios?

Sí, creo en Dios. Creo que Dios es la fuerza que rige mi vida y el universo.

¿Qué la pone nerviosa?

Hablar en público y dar entrevistas. Aunque trabajé en TV le huyo a las cámaras.

Lea además: Dino Andino, un cantante de baño

¿Qué ha sido lo más difícil en el último año de cobertura en Nicaragua?

Informar sobre el dolor de miles de víctimas de la violencia y represión estatal. Ha sido difícil reportar sobre colegas y amigos que están en prisión: Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora. Solo queda honrar la memoria del periodista Ángel Gahona, asesinado en abril del 2018. No somos de hierro.