Ozarks, la caída de una familia en el agujero del lavado de dinero para un narco

Periscopio - 08.06.2020
306-MAG-PELICULA-1

Marty Byrde es un asesor financiero que anda en negocios turbios y lavado de dinero para un cártel de la droga mexicano. La familia Byrde tenía todo en cuanto a lo material, pero como familia estaban rotos. Wendy, la esposa de Marty, tenía un amante; sus hijos crecían en un hogar frío y distante y de la noche a la mañana se tuvieron que mudar de Chicago a una casa de verano en Misuri.

Todo esto luego de que Marty casi es asesinado por el cártel de droga. El compromiso del asesor para salvar su vida y la de su familia fue “simple”. Lavar una gran suma de dinero en tiempo récord y luego seguir blanqueando más y más dinero.

Así comienza Ozarks, que debe su nombre al lago ubicado en el Estado de Misuri. A partir de este punto los acontecimientos se van poniendo cada vez más fuertes a medida que avanzan los episodios.

El actor que encarna a Marty Byrde es Jason Bateman, quien logró una actuación que ha recibido buena crítica. Byrde es analítico, frío, calculador y muy inteligente, lo que lo pierde es que no sabe tratar con las personas.

Uno de los mejores personajes de la serie y que va ganando peso es Ruth Langmore, una joven de 19 años, con un largo historial de pequeños delitos. Su familia disfuncional carece de la autoridad de una mujer por lo que se ha hecho cargo de sus primos y de sus tío que son poco más que ladronzuelos y borrachos.

El último capítulo de la tercera temporada da un giro extremo que deja descolocado al espectador y además, deja abierta la serie para que la historia de los Byrde siga o termine definitivamente.

Todavía no se sabe si Netflix renovará esta historia, pero con ese final merece la pena una temporada más.

Sección
Periscopio