¡Salud y veneno! Este es el curioso origen del clásico brindis

Periscopio - 18.12.2019
Group of friends a toast to the cheers of cognac or brandy

Es posible que en estas fiestas navideñas escuchemos mucho el sonido de copas que chocan entre sí y también la palabra “¡salud!”, expresión que se usa para brindar. ¿De dónde viene esta costumbre tan practicada? Hay numerosas versiones y casi todas llevan a Roma:

Veneno. Una de las hipótesis afirma que en la antigua Grecia, unos seis siglos antes de Cristo, era tan común el homicidio por envenenamiento que en las fiestas los anfitriones alzaban su copa y bebían de ella para demostrar que no contenía nada que no fuera vino. Sin embargo, el veneno en copa continuó siendo el medio más utilizado para deshacerse de rivales políticos y los romanos se sumaron alegremente a la costumbre. En la Edad Media se chocaban las copas para que el contenido de una salpicara a la otra y, por lo tanto, el veneno se introdujera en ambas. Está claro que no se confiaba mucho en los compañeros de banquete.

Sirvientes. Otra versión asegura que la costumbre se inició en las antiguas sociedades romana y griega, pero no por miedo al veneno, sino para llamar la atención de los sirvientes. Eran banquetes tan grandes que los comensales solían levantar y golpear sus copas para que les sirvieran más bebida. Esta costumbre pasó a formar parte del ritual del brindis, nada más que las copas se empezaron a golpear para captar la atención del resto de los comensales.

Dioses y libaciones. Esta hipótesis sostiene que la tradición de beber a la salud de los vivos muy probablemente se deriva del antiguo rito religioso de brindar por los dioses y por los muertos. Según la Enciclopedia Británica, en las comidas, los griegos y los romanos efectuaban libaciones (derramaban vino o licores) en honor de sus dioses, y en banquetes ceremoniales, brindaban por ellos y por los fallecidos. Costumbres que deben estar ligadas al brindis por los vivos. El libro International Handbook on Alcohol and Culture se inclina por la misma hipótesis: el brindis “es una práctica social que probablemente se remonta a las antiguas libaciones, sacrificios en los que se ofrecía un líquido sagrado a los dioses: sangre o vino, a cambio de un deseo, elevando una súplica que se resume en las palabras ‘¡que sea por muchos años!’ o ‘¡a tu salud!’”

Pan. De acuerdo con la revista Muy Interesante, por siglos las personas añadieron trozos de pan tostado en su vino para condimentarlo y porque, además, el sabor a carbón templaba el vino. La bebida sazonada con las migajas, acompañada de un saludo, “es el lugar de donde se origina el brindis”. Por eso en inglés “brindis” se escribe “toast”, en referencia al pan tostado.

Carlos V. Algunos ubican el origen del brindis en el saqueo de Roma. Según los historiadores, el lunes 6 de mayo de 1527 las tropas de Carlos V, hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, tomaron la ciudad y con motivo de la victoria los militares llenaron sus copas de vino, las alzaron al frente y dijeron: “bring dir’s”, que viene del alemán y significa “yo te lo ofrezco”. Este hecho ha dado lugar a la tradición de brindar para celebrar algo.

Quizás haya algo de verdad en cada una de estas hipótesis y la tradición se fue afinando y reafirmando a lo largo de la historia. Lo cierto es que setecientos años antes de Cristo, Ulises ya brindaba a la salud de Aquiles.

Sección
Periscopio

Sandino