Una maravilla arqueológica a la que no puedes subir

Periscopio - 11.05.2020

E l templo Kukulkán, ubicado en Yucatán, México, es una de las  maravillas arqueológicas en las que los turistas todavía podían poner  a prueba su resistencia subiendo 365 escalones.

La también conocida como pirámide Kukulkán o el Castillo fue construida en el siglo XII después de Cristo, por mayas itzáes en la antigua ciudad de Chichén Itza, parte del territorio de Yucatán.

El lugar era utilizado para adorar al dios Kukulkán, que significa serpiente emplumada, y en cada equinoccios o solsticio del año se podían apreciar formas del dios al que ahí adoraban los pueblos mayas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en 1988, declaró a la ciudad maya de Chichén Itzá como Patrimonio de la Humanidad, pero, fue hasta julio de 2007 que fue declarada como una de las “Nuevas 7 maravillas del mundo contemporáneo”.

Sin embargo, fue en 2006 cuando las autoridades mexicanas decidieron prohibir la escalinata en la pirámide Kukulkán, pues en ese año se registró la muerte de una anciana que junto a su pareja intentaron subir.

Badabun reportó, a través de un video en el que presentan esta maravilla mexicana, que la pareja de “ancianos disfrutaban de las maravillas del lugar, pero se animaron a subir los 365 escalones y, cuando estaban en el 91, la anciana de más de 80 años se sintió mal, se desmayó y no volvió a despertar”. Es por ello que se cree que la restricción se impuso para proteger a los visitantes.

Sección
Periscopio