¡Amo a mi mascota!

Reportaje - 13.06.2010
Amo a mi mascota

Llega un punto de la relación humano-animal cuando éstos dejan de verse como amo y mascota, y los animalitos pasan a ser un miembro más de la familia. Esto ha llevado a muchas personas a crearles su propia página en facebook, llevarlos a un Spa animal, gastar un salario mínimo en consulta veterinaria, vestirlos al último grito de la moda e incluso arreglarles matrimonios

Tania Sirias

El avión de Roberto Rivas, presidente del Consejo Supremo Electoral, realiza varios viajes al mes hacia la vecina del sur, Costa Rica. Al menos, dos de estos vuelos son para llevar a sus perros de raza japonesa akita, a su consulta en el Centro Médico Veterinario, cuyo costo es de 25 dólares. Algunos lo llamarán excentricidad, otros amor hacia sus mascotas.

Yorlene Chavarría se define amante de los animales. Su mimada es Byoneth, una perrita doberman a la cual le realizará el 30 de julio su boda canina. En este momento se encuentra concentrada en el ajuar, en el cual ha invertido hasta el momento 80 dólares.

Esta diseñadora de modas para perros y gatos, relató que Byoneth se conoció con su futuro “esposo” el pasado 30 de enero en una pasarela animal. “Vimos que se gustaron, así que Lucía (Taswuaz) lo llevó a mi casa para que se conocieran mejor”, relata Chavarría.

Esta singular pareja de “perros enamorados” tendrá que cumplir con un contrato pre nupcial, el cual establece hasta fidelidad de los caninos.

“Existe una cláusula de fidelidad, y si ésta es incumplida por alguno de los perros, el matrimonio canino queda disuelto”, expresa Yorlene tajantemente. El acuerdo también establece que los perros tendrán que verse una vez a la semana, ya sea llevarlos a comer o una simple salida al parque.

Además existe el compromiso que cuando Byonett esté en celo, la perrita vivirá en la casa de Ben, mientras dure el período. Una vez que quede embarazada, las representantes de los perros cubrirán los gastos del control prenatal y una vez que nazcan los cachorros, un perrito será para la dueña del perro y el resto para la madre perruna.

Yorlene comentó que inició en la moda animal recientemente con la elaboración de bolsos, los cuales son muy utilizados para transportar perritos pequeños. “Es más cómodo para la mascota, pues van cargados, y eso evita también enfermedades”, afirma la diseñadora.

Además de elaborar piezas de moda para animales, Chavarría estudió la carrera de Veterinaria, la cual le ayuda para diseñar modelos que brinden comodidad a las mascotas.

“Este negocio es rentable, va dirigido a un segmento pudiente, pero sobre todo a las personas que ven a sus mascotas como parte de su familia. Además los modelos Jor Desing ya son una marca registrada en el país, cuyos fondos son dirigidos a la fundación Amarte, la cual vela por animales maltratados”, dice Yorlene Chavarría.

Los precios de los modelitos son accesibles, pues oscilan entre los 150 y 300 córdobas, pero también se elaboran diseños exclusivos para que su mascota los luzca en fechas especiales.

“Entre mis diseños hay trajes deportivos, de noche y de fantasía que son los que modelan en las pasarelas por el bien animal”, refiere la diseñadora.

Fotos de Uriel Molina, Bismarck Picado y Oscar Navarrete
Raymari es un centro veterinario y de belleza donde las mascotas salen con un corte de cabello, un baño medicado y si gusta hasta con las uñas pintadas.

***

Otro negocio que se dedica a engalanar a su mascota en el centro Raymari, el cual tiene nueve años en el mercado, dijo su propietaria la doctora Claritza Solís Morales.

“Nosotros nos destacamos en la rama de la belleza, en el área de estética contamos con peluquería canina, además se realizan consultas veterinarias, cirugías, diagnósticos por ultrasonido y exámenes de laboratorio”, refirió Solís.

El perrito que llega a este Spa animal sale con un corte de pelo, baños medicados, corte de uñas, limpieza de orejas, secado, y si el cliente lo solicita también les pintan las uñas y le ponen mechas de colores.

Otro de los servicios que brinda Raymari es la limpieza dental y la desparasitación de su mascota. Además si el dueño tiene que viajar fuera de la ciudad o el país y no tiene dónde dejarlo, también puede alojarlo en este centro, donde su propietaria garantiza la comodidad como si estuviera en su propia casa, además del cuido de su salud.

Mimos, a como su nombre lo indica, es un nuevo centro que también se encarga del cuido de su fiel amigo. Entre los servicios que ofrecen está el bañado, secado y corte de uñas para canes.

“La mayoría de la clientela son perros, pero también se atienden gatos”, afirmó Marisol Abaunza, dueña del negocio. El costo por el baño, corte y secado para su mascota oscila entre los 150 y 300 córdobas, según el tamaño del perro. El servicio dura un par de horas, tiempo en el cual puede dejar a su mascota y realizar otras actividades.

Además cuenta con una farmacia veterinaria y una tienda de ropa para mascotas. Del exhibidor sobresalen las pequeñas pijamas para gatos, los overoles para perros, hasta vestidos de gala y trajes deportivos.

Negocios como éstos han surgido varios en la capital y otro muy nombrado es el centro Animalitos.

Todos han visto un mercado potencial, pues en Nicaragua están optando una conciencia en pro del bien animal.

Fotos de Uriel Molina, Bismarck Picado y Oscar Navarrete
Yorlene Chavarría es diseñadora de moda animal y en este momento está preparando el ajuar que usará su perrita Byoneth en la primera boda canina del país.

***

Si existe algo a los que todos temen es la visita con el doctor. Los nervios de Bobby son notorios. Tiembla, se mueve de un lado para otro, su rostro denota inquietud y en ciertos momentos fija la mirada hacia el consultorio médico. “Mi tierno es muy inteligente, sabe que lo van a inyectar”, comenta Nora Vasconcelos.

Bobby tiene dos años, es un perro pastor alemán mezclado con rottweiler. Visita regularmente el Hospital Animal, el primero en el país que brinda servicio de rayos X, cirugías, ultrasonidos, laboratorio y atención de emergencia las 24 horas, incluyendo sábados y domingos.

El doctor Kester Fernández, médico veterinario, relató que el Hospital Animal fue fundado hace cuatro años, debido a la falta de un centro que brindara una atención completa a las mascotas, pero sobre todo, porque el país está adquiriendo una conciencia más humana con sus animalitos.

Los pacientes más comunes en este hospital son los perros de distintas razas, seguidos de los gatos, loras, lapas, chocoyos, iguanas, tortugas, monos, boas y serpientes. La consulta en este hospital tiene un costo de 300 córdobas.

Este centro médico atiende la dolencia de sus pacientes, pero también ve la parte emotiva de los familiares, ya que los animales son vistos como parte de la familia.

“En muchos hogares, un perrito ya no es una mascota sino que es parte de la familia. Vienen preocupados y esperan a que ellos sanen. Ya la mascota no vive en el patio, sino que comparte las vivencias en el hogar, y en muchos casos son los niños mimados de la casa. Estamos viendo otra cultura del trato animal”, afirma el doctor Fernández.

Esto fue confirmado por Mayra Jiménez, quien considera a Katiuska como a una hija. “Lleva diez años con nosotros, así que debido a su edad es necesario que acuda con regularidad al médico”, comenta.

El doctor Fernández explicó que cada raza de perros tiene distintos padecimientos, por ejemplo el pastor alemán y el rottweiler sufren de displasia de cadera, la cual es una enfermedad ósea, congénita y degenerativa, que produce dolor en el animal que la padece. Los labradores tienden a sufrir problemas de la piel.

En el caso de los perros chiquitos como los chihuahua, doberman pinscher son animales que les gustan que los estén apapachando y exigen demasiada atención.

Tienden a crear información errada de sus enfermedades y algo muy característico en las hembras es creerse que están embarazadas.

“También exageran las enfermedades, ya que si se golpean la patita, aunque no sientan dolor comienzan a cojear y eso lo hemos comprobado con placas. También suelen padecer estrés cuando están encerrados en las casas y no tienen tiempo para jugar”.

En este hospital estuvo ingresado Nemo, un doberman pinscher muy mimado. Su “mamá” Laura Soto relató que un día de paseo cayó desmayado sobre el césped. Lo llevó de inmediato al Hospital Animal donde estuvo ingresado por un fin de semana.

“Se quejaba de dolor, cojeaba de una patita, por eso nos preocupamos mucho, pues estos perritos son delicados. Se le hizo placas, estuvo en observación y el médico nos informó que no tenía ningún padecimiento, que lo que pretendía es llamar la atención, y eso le provocó estrés”, narra Soto.

Fotos de Uriel Molina, Bismarck Picado y Oscar Navarrete
La doctora Claritza Solís, propietaria del Spa animal, Raymari.

***

Pero si existe alguien experto en tratar el estrés animal ése es el doctor Enrique Rimbaud. Su rostro ya es muy familiar en nuestros país, veterinario de profesión, de origen uruguayo, nació en la ciudad de Montevideo. Promotor de la Ley de Protección Animal, cuenta que en Nicaragua hay mucha violencia contra los animales, pero también existen aquéllos quienes se preocupan por el cuido de sus mascotas.

El doctor Rimbaud afirmó que los animales también sufren de estrés, debido a la violencia en el hogar, pero además cuando son extremadamente mimados por sus dueños.

“Hay perros que sufren de dermatitis (problemas en la piel), gatos que se comen el pelo y todo por la vanidad de sus dueños, pues desean verlos todo el tiempo bañados, peinados, vestidos, provocando nervios en los animales”, dice el médico veterinario. También están aquéllos que miman tanto a sus mascotas que les dan de comer lo que quieran, sin importar que esto les cause daño.

Rimbaud dijo que no esta mal que se vista a las mascotas, pero tampoco deben acosarlas todo el tiempo por simple vanidad. Además estos modelos debe dejar un espacio para que puedan hacer sus necesidades.

Explicó que hay algunos animales que les ayuda el estar cubiertos, tal es el caso de los chihuahua y los pinscher, ya que por ser pequeños padecen mucho de frío y deben estar abrigados.

En sus 25 años de labor profesional, Rimbaud ha curado loras, lapas, monos, cusucos, venados, leopardos, leones y hasta elefantes, una vez que el Circo Fuentes Gasca visitó el país en agosto de 2003.

“El circo había llegado hace unos días y me llaman a mi oficina a ver si podía atender un elefante, le dije que sí, y fui hacia donde estaban en ese momento (frente a la UCA), el elefante tenía una inflamación muy aguda y dolorosa en el colmillo izquierdo”.

“Dictaminé que era un absceso (inflamación con pus), así que me puse a drenar. Me aseguré que las patas estuvieran atadas, pero me olvidé de la trompa. El proceso curativo es muy doloroso y al proceder me dirigió un trompazo a la cabeza, pero por suerte tengo buenos reflejos y pese a mi tamaño me zafé. Luego le até la trompa a las cadenas de las patas, quebré el hueso y drené el absceso, por consiguiente, vino el alivio para el animal”, relató el doctor Rimbaud.

Este médico veterinario se dedica a crear conciencia sobre el trato animal y por eso crearon la asociación Amarte, la cual consiste en apadrinar a las mascotas que han sido abandonadas por sus dueños. Sin embargo, reconoce, hay también quienes harían cualquier cosa por el amor de su mascota, tal como lo hemos contado.

Fotos de Uriel Molina, Bismarck Picado y Oscar Navarrete
Nina Piccinnini. Modela un traje de Yorlene Chavarría, diseñadora de modas para mascotas.

Sección
Reportaje