Bikini el fruto Prohibido

Reportaje - 14.03.2004
Bikini el fruto prohibido.

No hay otro pedazo de tela que haya llamado tanto la atención como el bikini.
La editora del suplemento “Nosotras” relata la historia particular de este par de triángulos y señala las tendencias que muestra la moda para este verano  

  Gretchen Robleto  Lupiac  

 Michelle Bernardini, una parisina bailarina de cabaret, lució el primer bikini de la historia. Una tarea nada fácil. El creador del bikini, el intrépido modisto francés, Louis Reard, revolucionó el mundo de la moda con su creación. El atrevido atuendo consistió en dos triángulos de tela sobre los senos, y otro debajo de la cintura. La clase burguesa de la época de la época muestra las partes del cuerpo, como las piernas, los brazos y las caderas. El bikini fue toda una gran controversia.

Poco después de la Segunda Guerra Mundial, en julio de 1946, el atolón de Bikini, en las islas Marshall, ubicadas en el Océano Pacífico, se puso de moda en el mundo porque el Ejército de Estados Unidos tiene prácticas atómicas en él. El modisto Reardo se bautizó con el nombre de ese atolón Los triángulos de la tela que apenas cubren a la bailarina de París.

La guerra cambió el rumbo de la historia y con ello, la vida de las mujeres. Aquéllas cuyos maridos fueron al campo de batalla, tuvieron la oportunidad de salir de las cocinas y trabajar fuera de casa. Esta nueva libertad personal y económica no pasó inadvertida para el diseñador Reard, señaló el experto en moda Adrian Butash, quien describe al bikini como el fruto prohibido de la moda. “Ninguna chica lo modelaría, ninguna de las top models de la época. Era demasiado controversial”, dijo Butash.

Pero en, 1958 la magia del cine lanzó al estrellato el bikini. La actriz francesa Brigitte Bardot lució uno en la película “Y Dios creó a la mujer (And God created woman). La actriz se convirtió en un símbolo sexual y así la revolución de la moda del bikini estaba encaminada.

Con el paso de los años los medios facilitaron la aceptación del bikini en la sociedad. Un ejemplo de ello es la revista Sports Illustrated (Deportes Ilustrados), la cual tiene ediciones especiales de trajes de baño, con las cuales se han lanzado al estrellato modelos como la australiana Elle McPherson.  

Para los años cincuenta, en Nicaragua no se usaban bikinis. En playas como San Juan del Sur, las señoritas y damas de la sociedad, lucían trajes de baños de una sola pieza y de telas gruesas, para no permitir que al empaparlas el agua, se reflejara la piel de las partes del cuerpo que se cuidaban celosamente.

Así lo recuerda doña Flor de María Cardenal de Luna, de 69 años. La señora Cardenal, hija del fundador de Radio Güegüense, señor Salvador Cardenal (q.e.p.d.) y doña Ofelia Vargas de Cardenal (q.e.p.d.), recuerda que desde su infancia visitó las playas de San Juan del Sur, donde señoras y señoritas se cuidaban celosamente de no mostrar las caderas y glúteos.

“Los trajes de baño eran de una pieza y tenían una especie de faldita en la parte de abajo, todos traían esa faldita para cubrir lo que no se debía mostrar. Antes los trajes de baño eran más bonitos porque tenían diseños delicados y eran más elaborados, ahora son sólo pedacitos de tela con los que las muchachas enseñan demasiado”, lamenta doña Flor de María.

Si los trajes de baño eran mejores en épocas pasadas es relativo, pero una cosa es indiscutible: con el paso del tiempo éstos se fueron haciendo cada vez más pequeños.  

 Tendencias para este verano

Para conocer los estilos de moda para el verano, consultamos a la diseñadora Damaris Núñez, con más de 30 años de experiencia. Con el poder de decisión que ha adquirido la mujer, el cual se derivó del poder económico, la oferta de las casas de moda y marcas es cada vez más variada.  

 Una tendencia para este verano es el fruit punch o ponche de frutas. Consiste en una combinación de figuras colores de frutas tropicales, como la sandía, la piña, el melón y el limón. Los estampados florales también lucharán por el protagonismo.

Los bikinis de tres triángulos se recomiendan para jovencitas o mujeres cuyas medidas se acercan a la perfección, 60-90-60. Tienen cordones en las caderas, la espalda o los hombros. Este estilo estuvo de moda en los años sesenta. Los colores que regirán ese estilo son los planos o estampados de tonos muy bajos.  

Los altos contrastes de colores son otra tendencia y ese estilo es recomendado para conservadoras que prefieren la elegancia en contraposición a una imagen atrevida. El alto contraste por excelencia es el blanco con negro, pero en el 2004 hay una novedad. Se trata del rosa pálido con el negro. Esta combinación evoca el romanticismo de la época glamorosa de Hollywood en los años cincuenta.  

Siempre con la tendencia de contraste de colores caemos a los intensos. Se trata de combinaciones mediante cortes. Esos trajes de baño con piezas de tela de un solo color y otra de diferente tono, dan movimiento a la figura y si usted tiene partes de su cuerpo que no le conviene mostrar, son una buena opción.  

En el caso de trajes de baño de una pieza, la novedad está en los escotes tipo halter y cuello estilo hamaca. Las tangas regresan acompañadas de triángulos al estilo de los años sesenta y tops, lo cual es conveniente si se quieren disimular llantitas y si tiene un trasero bien formado y bonitas caderas. La novedad en el 2004 es que las tangas no se deben lucir con pareos, sino con pantaloncitos de material transparente y talle bajo, son los cultotes (léase culots).

Para las mujeres extravagantes están los trajes de baño crochet, tejidos con agujas, o aquéllos de imitación de piel de felinos. Si le gusta llamar la atención, opte por los colores metálicos. Si tiene una linda espalda, le recomendamos elegir un traje de baño con escote en la espalda. Si sus caderas no son un orgullo, no elija un bikini con amarres de cordoncitos en las caderas, conseguirá llamar la atención a esa área. Reconozca sus atributos físicos y debilidades antes de elegir su bikini o traje de baño.

El traje que le conviene 

Luzca lo que le conviene, oculte lo que le perjudica, es el secreto. Bustos grandes o pequeños, abdomen abultado o pompis extragrandes, nada debe impedirle lucir un buen traje de baño.Aquí algunos tips para sacarle el mejor provecho a su figura.  

Busto pequeño:  Use un top con doble forro y algo de relleno en la parte superior. Le conviene un escote halter en un color claro y llamativo.  

Derriere grande: Nunca intente ocultarlo con mucha tela, sólo conseguirá llamar más la atención. Escoja un calzón de corte alto o mediano que alargue sus piernas y cubra sus pompis, sólo lo necesario. No use un panty que parezca una talla menor, ni uno entero.  

Pancita:  Nada mejor que una sola pieza en color sólido y tela ligera, pero resistente. Evite las dos piezas o un enterizo de tela brillante. No use trajes de baño de tallas más grandes que la suya.  

Busto grande:  Sostenes con cinta de espagueti o muy finos, cederán ante el peso de sus bustos, por eso mejor escoja el color negro que afina la figura. Un top tipo tubo o sin escote es lo peor que puede escoger. El sostén debe tener escote bajo y copas con forro de tela ligera. Evite las copas rectas y triangulares.  

Tallas grandes:  Si le gustan los estampados, opte por los de flores pequeñas.Verifique que la tela tenga elástico porque ayuda a reducir visualmente los rollitos. Las rayas verticales hacen ver más delgada. El top sin hombros, los cortes en ángulo sobre el torso y el triangular, ayudan a crear ilusión de movimiento. Aunque tenga libritas de más, puede usar un dúo. Use un “tankini” (tanga-bikini), con sostén largo que cubra los excesos en el abdomen y elija un panty cuyo ancho de fajón le ayude a aplanar la barriga, pero no exagere, no vaya a ser que termine resaltando sus rollitos.  

Accesorios:  Se recomiendan los pareos, nunca use shorts o pantalones desteñidos.  

El primer traje de baño  

El bikini tenía como antecesor el traje de baño que consistía en un mameluco con un pantalón que cubría las rodillas, la época de las mangas cortas que la parte superior de los brazos. Ese vestido de baño fue estrenado en 1909 por una mujer llamada Annette Kelleman. ¿Por qué? ¿Qué traje de baño? ¿Por qué? ¿Por qué no?  

Sección
Reportaje