Cigüeñas con mucha carga

Reportaje - 02.07.2006
Cigüeñas-con-muchas-Carga-7

La espera dura nueve meses, en los que se compra todoo para el bebé, empezando por los pañales, ropa, pachas, todos los elementos idóneos para preparar las mejores condiciones del cuarto del nuevo rey o soberana de la casa.
Qué pasa sin embargo si los planes faltan? ¿Qué pasa si en vez de un bebé resultan ser tres o cuatro?

Dora Luz Romero Mejía
Fotos de Orlando Valenzuela y Moisés Matute

Es la hora de la comida. Las cuatrillizas Cucalón lloran por tomarse su pacha de leche.

Reina Isabel Reyes, su madre, saca una de las pachas, le da a María Fernanda, sigue con María Dolores, luego con María Isabel. Únicamente le falta María Alexandra.

Toma en sus brazos a Fernanda nuevamente y le da otra pacha, Alexandra, quien aún no había tomado, llora desconsoladamente de hambre sobre la cama de colchones ralos. Ese día se quedó sin comer, porque eran tan parecidas que su mamá pasó ese detalle por alto. No había nada para distinguirlas, todas tenían dos meses, vestían únicamente con pañales, poseían poco pelo y lloraban idéntico.

Hasta que empezaron a hablar fue que le decían: “Mamita yo ya bebí” y ninguna se quedaba sin comer. Han pasado seis años y Reina Isabel Reyes no ha dejado de confundirlas por eso es que ahora prefiere llamarlas a todas a la misma vez.

Lea también: Los cuatrillizos de Jinotega

“¡Niñas!”, se escucha un grito desde el fondo de la casa de loseta, de piso embaldosado rojo, con olor a humo en la comarca El Chagüite, a 38 kilómetros de Boaco. Es la madre de las cuatrillizas de seis años, quien las llama para darles unos bombones rojos porque son sus preferidos. Se aparecen las cuatro, están juntas y aún así a su madre le es dificil distinguirlas. Son extremadamente parecidas, colochonas, ojitos saltarines, piel blanca, delgadas e igual de “necias”. En su comunidad las llaman las Marías Cucalón. Todas María porque, según cuentos de pueblo, cuando son gemelos, trillizos o cuatrillizos si no se les pone el mismo nombre a todas una se muere. Reyes, muy fiel a sus creencias pueblerinas, decidió hacer caso.

***

Parecía que la barriga le iba a estallar. Reyes, de 35 años, estaba embarazada y su barriga era tan inmensa que le impedía caminar. “Yo miraba que la panza me crecía y nunca me daban los dolores de parto”. Para entonces tenía cuatro hijos, una mujer y tres varones. El vientre le creció tanto que dar un paso era un gran logro. Por eso decidió ir al hospital de El Papayal, de donde la trasladaron inmediatamente al Hospital José Niebroswksy de Boaco. Ahí le realizaron un ultrasonido y hasta ese momento, cuando tenía más de seis meses de embarazo, fue que se enteró que sería un parto de cuatrillizas. “Cuando me dijeron que eran cuatro, yo pensé que iban a ser como ratoncitos, pero a la hora que las vi las miré grandes”, cuenta María Félix Reyes, bisabuela de las cuatrillizas.

“Yo pensé que me iba a morir —confiesa la madre—. Yo solo había escuchado hablar de tres niños de un solo, pero no de cuatro”.

María Eugenia Sequeira había pasado por una experiencia parecida en León, 11 años antes. Ella pensaba que los suyos iban a ser gemelos, pero el 21 de diciembre de 1988 en la clínica San José de esa ciudad, la que sería diputada nacional pariría a Eugenio, Carlos y Luis, quienes ahora habitan en una lujosa casa en Villa Fontana.

Los médicos le explicaron que no habían visto a Luis en el ultrasonido, porque estaba en una bolsa aparte y detrás de la de sus hermanos, una diferencia que además marcó el parecido físico con ellos que, contrario a él, son bastante semejantes.

“Luis ha sido el bandido, el malaco, el que les jalaba el pelo y los mordía. Eugenio es bien responsable. Ayudaba a sus hermanos a cruzarse la calle y Carlos es tierno, una pascua, de niño era muy tranquilo”, cuenta su mamá con mucha alegría de verlos crecidos. Asimismo, sus gustos son diversos, el futbol, un deporte tan de moda últimamente, marca otra diferencia entre los trillizos, a Luis le gustá el Real Madrid y a sus hermanos el Barcelona. Sin embargo, los chicos de la casa grande arborizada, con olor a ambientador Glade, a pesar de sus diferencias son inseparables. Desde niños duermen juntos y ahora que Carlos viajará a estudiar a Taiwán, Eugenio y Luis sentirán que una parte de sí se les ha ido.

***

Los partos múltiples no son muy frecuentes en Nicaragua, no obstante la cifra aumenta cada día. En lo que va del año en el Hospital Alemán Nicaragüense se han presentado 20 partos múltiples, uno más que los atendidos durante todo el 2004. El Ministerio de Salud (Minsa) no tiene un registro de estadísticas de estos casos en el país. Los pocos datos que se conocen están en los centros hospitalarios donde fueron atendidos. Entre el Hospital Vélez Paiz y el Alemán Nicaragüense, por ejemplo, se registraron desde el 2004 hasta la fecha 119 partos de gemelos y dos de trillizos, una minoría si se compara con la totalidad. Según datos de los hospitales Alemán y Vélez Paiz, los partos múltiples representan entre uno y dos por ciento del total. Según el genetista nicaragüense Gerardo Mejía, experto en el tema, los embarazos múltiples dependen de varias razones, pero las mujeres con más posibilidades son aquellas con trastornos hormonales y problemas de fertilidad. Pero además, un artículo publicado en la revista Health Day dice que la edad y la raza influyen en un aumento de los casos a nivel mundial.

“Las mujeres mayores de 30 años tienen más probabilidad de una concepción múltiple. El hecho de haber tenido uno o más embarazos previos, aumenta las posibilidades y además las mujeres afroamericanas son más propensas”, expresa el artículo.

Lea: Yurelia y Fiorella

Lo otro que hay que tomar en consideración son los riesgos que corren las mujeres. Berta Fonseca, jefa de Pediatría del Hospital de Boaco y una de las siete médicas que asistió el parto de las Cucalón, afirma que “el útero de una mujer está diseñado para un solo niño, y cuando son varios, este va aumentando de tamaño y hay un momento que ya no puede crecer más y los niños se vienen antes”.

La salud de la madre en estos casos es delicada. Un embarazo múltiple le quita a la mamá tres o cuatro veces más la cantidad de nutrientes que cuando solo se trata de un bebé, dice Mejía. El peor efecto es cuando la mujer está mal alimentada.

Fotos Orlando Valenzuela y Moisés Matute
Nacieron el 31 de mayo de 2000 y en estos seis años sus padres no han podido celebrarles ningún cumpleaños por la falta de recursos.

***

Con el tiempo, la diputada María Eugenia Sequeira ha aprendido a reírse de todas estas vicisitudes del embarazo que a ella le significaron un aumento de por lo menos 30 libras. Lo otro que le ha causado gracia es la suerte que han corrido sus hijos, acostumbrados a que la gente los confunda, inclusive ella misma.

Los trillizos estaban en el Colegio La Salle, en León. Eugenio y Carlos, los más parecidos, tenían un pupitre asignado cada uno durante todo el año. Sin embargo, decidieron cambiar de lugar. Nadie lo iba a notar. “Nos cambiamos de lugar”, recuerda Eugenio con una sonrisa enorme al precisar que ese día “me regañaron, pero como estaba en el lugar de Carlos pensaron que era él. Al final, en la nota le quitaron puntos a Carlos y no a mí porque era su silla. Todos creyeron que había sido él”.

En otra ocasión, sentados en una de las salas de cine del país, miraban la película Más barato por docena. Ocupaban toda una fila y al terminar la película ninguno se quería levantar porque eran como ellos bien dicen “una tropa” y hubieran sido el motivo de risas para muchos. Así que ser trillizos o cuatrillizos no tiene siempre ventajas. Es muy dificil pasar inadvertidos. Además, el día de sus cumpleaños todos sus amigos les llevan un solo regalo para los tres.

“Cuando me dijeron que eran cuatro yo pensé que iban a ser como ratoncitos, pero a la hora que las vi las miré grandes”, cuenta María Félix Reyes, bisabuela de las cuatrillizas Cucalón.

Con las Cucalón pasó también algo interesante. “Niña ¿vos sos la Dolores?”, preguntaba la madre y la niña, con una sonrisa burlesca y mal intencionada, le contestaba que sí. Después se daría cuenta que no era así, pero sin más que hacer, tenía que conocerlas mejor y pensar que la siguiente vez que las llamara atinaría cuál María era la que buscaba. Una tía les regaló unos aretes con las iniciales de cada una para distinguirlas, un distintivo en el hogar y también las aulas, donde también se han dado confusiones.

Las madres coinciden en que otra situación que se debe tomar en cuenta es el punto económico. Aunque Sequeira diga que en su caso le ha dado todas las comodidades a sus hijos, pañales y pachas descartables, leche a la hora indicada, cunas acolchonadas, de niños y ahora mayores, viajes, internet en casa, educación, es imposible olvidar que Nicaragua es un país donde la mayoría de la población es pobre y cada año son más niños los que pueblan el país a un ritmo de uno de los crecimientos más grandes de América Latina, un 2.6 por ciento, según el Centro Latinomericano y Caribeño de Demografía (Celade).

“Los partos múltiples agudizan el problema social en base a lo económico”, cuenta Mayela López, trabajadora social del Hospital La Mascota. La llegada de más de un niño a un hogar afecta en gran medida la situación económica de una familia, a corto y largo plazo. Al inicio los pañales, leche, ropa, cunas y a medida que van creciendo las exigencias son aún mayores y las oportunidades por ser más de uno son más reducidas. El mejor ejemplo es la educación. Aunque ello no indica que no se pueda salir adelante.

***

El ganado en las fincas aledañas al terreno de la familia Cucalón está flaco y la arborización es abundante. “Hay algunos aquí que tienen sus vaquitas, nosotros solo muchachos tenemos”, cuenta a carcajadas la mamá de las cuatrillizas.

El agricultor José Ramón Cucalón, de 41 años, es el padre de las cuatrillizas y para sustentarlas sale a cultivar un pedazo de tierra alquilada. “Me quedé esperando las siete manzanas que me prometió el Banco de la Vivienda cuando nacieron las niñas”, reclama. Ha regresado muy cansado, con el sudor cubriendo su cara y siente la necesidad de recostarse en la hamaca, mientras las niñas lo abrazan y le reciben con júbilo.

Recuerda cuando todas lloraban a la vez, les daba hambre o se orinaban. “Era dificil complacerlas a todas a la misma hora”, cuenta Cucalón. Para eso estaban la bisabuela, la mamá y el papá, e incluso, la vecina Nereida Tórrez, quien apresurada dejaba los oficios de la casa para ayudarle a amamantar a las cuatrillizas, uno de los pocos casos en el país que se puede decir que fueron alimentadas con leche materna hasta los cuatro años. Así que los tequios abundaban. Uno, por ejemplo, era lavar los pañales cuando ni siquiera tenían agua para hacerlo y entonces las camisas del agricultor terminaban cubriendo el trasero de sus cuatro hijas. Las traviesas Marías de Boaco: las Cucalón.

Fotos Orlando Valenzuela y Moisés Matute
Cuando Eugenio, Carlos y Luis estaban bebés, su mamá les preparaba tres pachas a cada uno para que lograran dormir tranquilos.

Tipos de gemelos

El genetista Gerardo Mejía explica que existen dos tipos de gemelos, monocigóticos llamados gemelos y dicigóticos llamados mellizos. Los gemelos son aquellos que se originan en un mismo óvulo, luego se independizan y empiezan a crecer dos seres. Estos son los idénticos, la información genética es ciento por ciento igual y siempre son del mismo sexo.

Mientras que los mellizos se forman a partir de dos óvulos que son fecundados. Estos no son iguales genéticamente y pueden ser de diferente sexo, sus características físicas son distintas. Se consideran como dos hermanos porque sus genes no son los mismos. La genética no influye en lo absoluto en embarazos de mellizos, trillizos y cuatrillizos. Únicamente en los embarazos de gemelos.

Casos registrados

En Nicaragua, el Ministerio de Salud (Minsa) no tiene estadísticas referidas a la cantidad de partos múltiples en el país. Cada hospital guarda sus datos.

Hospital Vélez Paiz

2004- 31 partos de gemelos.

2005- 19 partos de gemelos y uno de trillizos.

2006- Se han presentado cinco casos de gemelos.

Hospital Alemán Nicaragüense

2004- 19 partos de gemelos

2005- 25 partos de gemelos

2006- 19 partos de gemelos y uno de trillizos, que ha sido el único en el historial del hospital.

Sección
Reportaje