Desafío Anonymous: El grupo que ataca gobiernos y sus acciones en Nicaragua

Reportaje - 13.07.2020
01

Atacan gobiernos, grandes empresas transnacionales y grupos terroristas. Hasta el régimen de Daniel Ortega ha recibido sus golpes. Nadie sabe quiénes son, pero aseguran ellos mismos que no perdonan ni olvidan

Por Abixael Mogollón G.

Afinales de febrero de 2012 la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) comunicó que, tras un gran operativo en conjunto entre España, Colombia, Chile y Argentina, lograron capturar a 25 supuestos integrantes del grupo ciberactivista Anonymous.

El escueto comunicado se limitó a decir que los detenidos en su mayoría eran de Argentina, cinco de Colombia y seis de Chile. Entre estos se encontraban dos estudiantes de ciencias informáticas y, para sorpresa de muchos, dos eran menores de edad.

La respuesta de Anonymous no se hizo esperar.

“¡Ay sí, Ay sí! Cogieron a cinco colombianos, han exterminado a Anonymous. ¡Ninguna cárcel del mundo puede acabar con una idea! ¡No nos asustan!”, escribió el grupo en redes sociales.

Inmediatamente, fueron atacados masivamente los sitios web del Sindicato Unificado de la Policía española, el sitio web de la Interpol en Colombia y luego el mismo sitio de la Policía colombiana. Posteriormente, los piratas informáticos lanzaron otro ataque contra el sitio de la Interpol logrando dejarlo inhabilitado durante varias horas. Pero la cosa no pasó a más.

La Operation Unmask (operación desenmascarar) de la Policía internacional había logrado capturar a 25 supuestos miembros de este grupo y decomisado 250 equipos informáticos. Esta operación fue considerada un éxito. Pero Anonymous prometió volver.

***

Se dice que todo comenzó en 4Chan. Este es uno de los foros más populares de internet, y también es responsable de muchas de las teorías conspirativas que han circulado en redes sociales en los últimos años. Este sitio, fundado en octubre de 2003, es una especie de red social donde cualquiera puede publicar imágenes y textos sin necesidad de registrarse, o sea de manera anónima.

Ese mismo año comenzó lo de Anonymous como un juego en los foros de 4Chan.

Sin líderes, sin rostros visibles y sin jerarquías, así inició esta comunidad de hackers que en la actualidad mantiene estos principios. Es a partir de 2008 que este movimiento cambia radicalmente y comienza su labor de activismo a favor de la libertad de expresión, la independencia en internet, en contra de gobiernos autoritarios e incluso contra organizaciones terroristas.

Anonymous ha lanzado ataques contra cuentas relacionadas con el Estado Islámico. Este grupo terrorista los amenazó de muerte ¿pero a quién amenazó? Tomando en cuenta que cualquiera puede ser parte de Anonymous, desde el adolescente que se conecta a la red desde su habitación, hasta los activistas en las calles, el ingeniero informático o el vecino antisistema que navega en la red profunda.

Expertos en el tema dicen que no es cierto que todos los miembros de esta comunidad sean hackers. En realidad, los hackers como tales son una gran minoría en medio de miles de ciberactivistas que publican en redes sociales, llevan a cabo campañas de desestabilización, o se reúnen en grandes protestas. Muchos de estos ponen sus computadoras al servicio de los que sí dominan el arte del hackeo, para que puedan lanzar desde sus dispositivos grandes ataques de denegación de servicio, por ejemplo.

Este método es conocido como ataque DDoS (Denial of Service, por sus siglas en inglés) consiste en enviar miles y hasta millones de bots a una misma página web para saturarla y provocar que nadie pueda ingresar a ella. Estos ataques masivos son una de las armas más comunes de este colectivo.

Otra de las formas de atacar es el robo de información confidencial a gobiernos, empresas privadas u otras organizaciones, para luego publicarla o al menos amenazar con hacerlo. En muchos países este robo de datos representa un delito grave que es castigado con cárcel.

Hasta la fecha el grupo ha tenido operaciones en más de 100 países y no se sabe con certeza cuántos sitios web ha tumbado, incluyendo las páginas de grandes corporaciones transnacionales y gobiernos.
Anonymous siguen manteniendo que no tienen una ideología y no pertenecen a un partido político.

***

Se cumplían dos años desde que estallaron las protestas de abril de 2018 en Nicaragua. Al igual que el año anterior las redes sociales se llenaron de fotografías de la represión de la dictadura y de las marchas contra el régimen.

En medio de ese mar de publicaciones, un tuit en inglés destacó. Un usuario llamado Lorian Synaro aseguró la noche del 22 de abril de 2020 que era el responsable de la caída de los sitios web de la Policía, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), de la Lotería Nacional y del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Más tarde también serían atacados los sitios web de los canales oficialistas 6, 2 y 4. Fue un duro golpe que dejó al descubierto la vulnerabilidad del régimen en materia de seguridad digital.

Este misterioso usuario aseguró ser miembro de Anonymous.

“Hacemos un llamado a la Legión Anónima para unirse a la lucha derribando y pirateando los sistemas del gobierno nicaragüense. ¡Deberías habernos esperado! Bienvenido al infierno Ortega”, escribió amenazante Lorian Synaro.

Pero esta no era la primera vez que varios sitios web de la dictadura orteguista eran atacados. Durante el mismo estallido de las protestas de 2018 fueron sacadas de circulación las páginas del oficialista El 19 Digital, el sitio de la Asamblea Nacional, la Procuraduría General de la República, el estatal Canal 6, varios sitios afines al régimen de Ortega y hasta Aeronáutica Civil.

En aquella ocasión el mensaje que se lanzó en redes sociales fue: “Somos Anonymous. Estamos observando muy de cerca sus crímenes contra las personas en Nicaragua. Si esta opresión continúa, desconectaremos a su gobierno del ciberespacio. Esto no es una amenaza, es una promesa”, sentenciaron.

Pero, ¿realmente estas acciones fueron realizadas por miembros de este grupo?

Manuel Díaz, es consultor en Marketing Digital y administrador de varios sitios web. Según él, la mejor comparación de cómo funciona Anonymous son las marchas autoconvocadas en Nicaragua, donde no había un líder visible, sino que todos eran un conjunto y que en muchas ocasiones se tapaban el rostro para evitar represalias o simplemente para no revelar su identidad.

—¿Anonymous atacó en Nicaragua?.
—Esa operación en Nicaragua procede de una cuenta en Twitter que tiene afinidad o afiliación con Anonymous. Esto lo digo porque yo me metí a ver y había registro de operaciones anteriores en Irán y en Europa. Entonces todo apunta a que lo que ocurrió en Nicaragua fue una operación de Anonymous.
—¿Qué método utilizaron?
—En realidad, no fue una operación sofisticada. Fueron ataques DDoS a sitios que se caen con solo quedarlos viendo. No fue entrar a los servidores del Gobierno, que sería algo útil para usarlo en las denuncias por violaciones a los derechos humanos. Pero creo que igual el régimen no guarda esas cosas en un servidor.

Según Díaz, este tipo de ataques son algo pequeño en comparación con verdaderas batallas de gigantes que han protagonizado estos enmascarados.

Durante las revueltas en Medio Oriente llegaron a colapsar todas las paginas oficiales del gobierno de Túnez, luego tumbaron las comunicaciones del sitio web del partido irlandés Fine Gael, atacaron a partidos españoles y se metieron con pesos pesados como Mastercard, Visa, Paypal y Amazon por no dejar que las personas donaran dinero a Wikileaks, este sitio web es otro que merece un trabajo aparte por los grandes destapes a nivel mundial que ha realizado. Incluso durante un tiempo Anonymous colaboró muy de cerca con Wikileaks.

Luego de tres años sin grandes apariciones, se puede decir que Anonymous ha vuelto a la carga. Su despertar fue a causa del asesinato de George Floyd a manos de un oficial de Policía en Estados Unidos. La noticia le dio la vuelta al mundo. De nuevo un video de un enmascarado hablando de manera amenazante contra un gobierno.
Tal parece que estos hackers cumplen a rajatabla su lema: “Somos una legión, no perdonamos, no olvidamos, espéranos. Anonymous”.

La máscara

Se le conoce como la máscara de Guy Fawkes y representa a este rebelde inglés nacido en la ciudad de York, el 13 de abril de 1570. Fawkes era parte del grupo de la conspiración de la pólvora, que consistía en intentar volar la Cámara de los Lores en Londres en 1605 y matar al rey Jacobo I.

La máscara fue diseñada por el ilustrador David Lloyd y se hizo popular luego de que saliera en la película V for Vendetta. Al poco, el grupo de Hacktivistas Anonymous la utilizó y en la actualidad se ha visto en decenas de protestas a lo largo del mundo.

Sabu, el hacker que delató a sus compañeros

La historia de Héctor Xavier Monsegur, que en el mundo de la red profunda era conocido como Sabu, comenzó en 2011. Fue precisamente con la supuesta grabación de Michael Jackson que Anonymous robó ese año a la compañía Sony Music, que Sabu se hizo famoso.

La Policía de Estados Unidos dijo que en esa operación habían participado al menos seis hackers procedentes de Irlanda, Inglaterra y Estados Unidos.

La Interpol comenzó una búsqueda de estos sospechosos. Sabu fue capturado en junio de ese mismo año. Solo bastó un día para que este accediera a colaborar como informante del FBI. El resultado de esta colaboración fue publicado con bombos y platillos, informando de la detención de cinco hackers ligados a los colectivos de Anonymous, Lulz Security y Antisec.

Lulz Security fue un grupo de hackers cuyo lema era “Laughing at your security since 2011! (¡Riéndose de tu seguridad desde 2011!), tal fue el golpe por el delator que ese mismo año esta organización, que llegó a tener unos 2,500 miembros en todo el mundo, dejó de existir.

La traición de Sabu, quien en la actualidad tendría unos 36 años, también fue parte importante para capturar a uno de los cibercriminales más perseguidos del mundo, Jeremy Hammond, condenado a 10 años de cárcel por crímenes digitales.

En la actualidad ni Sabu ni Héctor Monsegur existen. Luego de esta colaboración le dieron una pena de cárcel pequeña y una nueva identidad.

Cinco publicaciones fuertes

Entre la supuesta información secreta que tienen los miembros de Anonymous destacan cinco, que recientemente fueron publicadas, pero sin ninguna prueba hasta el momento.

1. Lady Di. No es primera vez que se rumora que la muerte de la princesa Diana en realidad no fue un accidente. En esa ocasión en una cuenta de Twitter supuestamente ligada a este conjunto deslizó que Lady Di tenía información sensible sobre la familia real. Corrupción, escándalos sexuales y hasta una infidelidad por parte de su esposo, Carlos de Gales, lo que provocó que ordenaran su asesinato. Pero esta teoría no fue acompañada de ninguna prueba.

2. Epstein. Es conocido como “El libro negro”, y no es más que una lista de supuestos contactos del millonario Jeffrey Epstein, el cual antes de suicidarse estaba acusado de varios delitos entre los que estaba el administrar una red de prostitución infantil para millonarios y famosos. Luego de las protestas en Estados Unidos, por la muerte de George Floyd, una cuenta de Anonymous vinculó a Donald Trump como cliente de esta red de prostitución. De nuevo sin arrojar ninguna prueba.

3. Jackson. Esta publicación vino acompañada de un audio donde supuestamente habla Michael Jackson con uno de sus abogados. En la cinta se escucha al llamado “rey del pop” preocupado, asegurando que hay un grupo de personas “muy poderosas” que pueden matarlo. El supuesto abogado le pregunta por más detalles, pero de voz muy parecida a la de Michael Jackson solo sale una frase contundente “son algo más que el gobierno”. El 25 de junio de 2009, murió el artista según la autopsia por una intoxicación por un fuerte fármaco.

4. Suicidados. De Michael Jackson dieron a entender que en realidad su muerte no fue un accidente, sino que fue asesinato. Pero, además, Anonymous publicó una lista de artistas internacionales que supuestamente fueron asesinados por tener información sobre una enorme red de prostitución infantil de élite. Entre los nombres que figuran están el mismísimo Kurt Cobain, vocalista de Nirvana; el DJ Avicci; Chris Cornell, vocalista de Soundgarden y Audioslave; Chester Bennington, vocalista de Linkin Park; el actor Paul Walker e incluso para sorpresa de todos Marilyn Monroe. Según información oficial todos se suicidaron. De nuevo, sin ninguna prueba.

5. China. La última publicación quizás es una especie de secreto a voces entre los expertos en redes sociales. Según Anonymous la popular red social Tik Tok “es una aplicación creada como programa espía por el Gobierno de China”. Pero que una red social espíe o venda la información de sus usuarios no es nada nuevo. Facebook sobre todo, se ha visto involucrado en escándalos de este tipo.

Sección
Reportaje