El agua de Nicaragua y cómo el país podría vender el vital líquido que ya cotiza en la bolsa de valores

Reportaje - 04.01.2021
0000po

Es una de las sustancias más extrañas del universo. Nicaragua la tiene en abundancia y desde ahora se cotiza en la bolsa de Nueva York. Es el agua, fuente de toda vida

Por Abixael Mogollón G.

Es parte fundamental de la historia de la humanidad. La supervivencia hizo que los primeros seres humanos decidiesen asentarse cerca del agua, con agua se bautizó el mismo Jesucristo y sigue presente en muchos rituales religiosos. La ausencia de agua hizo que grandes civilizaciones como la de los mayas colapsaran. Antes de estar en los ríos o en ese vaso que se lleva a la boca estuvo en asteroides, plantas, un casquete polar o dentro de un dinosaurio.

En ese sentido, Nicaragua es un país privilegiado. Tiene ríos, un manto acuífero enorme y un lago que podría dar de beber a toda la región centroamericana.

Óscar René Vargas todavía recuerda la primera vez que dijo allá por 2003 que en un futuro muy cercano Nicaragua podría vender agua a otros países. En su momento nadie le hizo caso y otros se mofaron de la idea.

Tuvieron que pasar 17 años para que la idea que ya otros países están implementando no sonara como una locura. El siete de diciembre de 2020, mientras en Nicaragua se celebraba la tradicional purísima en medio de la pandemia del Covid-19, el agua entraba por la puerta grande en los mercados de Wall Street y la noticia le dio la vuelta al mundo.

El agua ya cotiza en la bolsa al lado del petróleo y el oro.

El sociólogo y economista sacó de su cajón los libros que había escrito sobre una futura Nicaragua, que vendía agua a sus vecinos y los desempolvó para darse cuenta de que tenía que actualizarlos.

Se puso a hacer cálculos y se dio cuenta que, si hoy Nicaragua comenzara a comercializar el vital líquido, con esas ventas, en un año duplicaría la cantidad de exportaciones que actualmente hace.

Sobre el papel la idea suena bien. Pero detrás hay grandes investigaciones, inversiones y cuestionamientos sobre la molécula por la que algunos expertos aseguran que se pueden iniciar las guerras en un futuro no tan lejano.

¿Realmente Nicaragua podría venderle grandes cantidades de agua a otros países?

***

Fue el criado de un influyente obispo español, uno de los primeros europeos en ver por primera vez el lago Cocibolca. Era el año 1523 y Gil González Dávila observaba desde su orilla a esa masa de agua agitada, con vientos y olas. Un mar sin fin llegó a creer. Hasta que el cansado caballo que montaba, bajó la cabeza y comenzó contento a tomar el líquido. Desde ese día los conquistadores lo llamaron “La mar dulce”.

La fuente de agua superficial más importante de Nicaragua es el lago Cocibolca. Foto: O.Navarrete

Víctor Campos, director del Centro Humboldt, también cree que es posible que Nicaragua pueda vender agua del lago Cocibolca. Nuestro lago está en la lista de los más grandes del continente al lado de los lagos Hurón, Ontario en Canadá, el lago Michigan en Estados Unidos, el Maracaibo en Venezuela y el Titicaca entre Perú y Bolivia.

De hecho, en el tiempo que usted lee este reportaje, el lago Cocibolca habrá descargado sobre el río San Juan unos 450 mil metros cúbicos de agua dulce que luego se pierden en el mar.

Para que nos hagamos una mejor idea de lo que significa esta cantidad de agua hay que decir que un metro cúbico equivale a mil litros de agua, o sea, dicho en el buen nica, cada metro cúbico son cinco barriles de agua.

El siete de diciembre el agua se cotizó en la bolsa bajo un precio a futuro de 39 centavos de dólar por metro cúbico. Con este precio ingresarían a las arcas del Estado la suma de 15 millones de dólares al día. Al año se convertirían en cinco mil cuatrocientos setenta y cinco millones de dólares.

¡El doble de exportaciones de Nicaragua en un año!

Y la cosa no queda ahí, ya que este sencillo cálculo es a la baja. En Centroamérica el metro cúbico de agua puede llegar a costar 1.9 dólares en el caso de Costa Rica y hasta 3.9 dólares en el caso de El Salvador.

Ambos países son potenciales compradores de agua, ya que actualmente tienen zonas de sus territorios con déficit del vital líquido.

En julio de 2007, LA PRENSA entrevistó a Óscar René Vargas sobre el mecanismo para lograr exportar agua.
—Usted habló de un proyecto de exportación de agua, ¿en qué consiste?
—Si al lago de Nicaragua se le sube 10 cm en el nivel de agua, tendríamos capacidad para abastecer a toda Centroamérica. Se puede poner una compuerta (manteniendo el ecosistema) y con eso se almacena 400 metros cúbicos.
—¿Y cuánto implicaría la inversión?
—Dos años y 30 millones. Pero los vas a recuperar. Hay agua suficiente para el proyecto. Yo ya hubiera comenzado los estudios —dijo en ese momento.

Antes de que estas ideas se comenzaran a formular y Daniel Ortega aprobara una ley para construir un canal interoceánico, por las aguas del Cocibolca pasaba el oro que venía de las minas del Caribe Norte, también lo transitaron las embarcaciones de comerciantes granadinos que hacían parada en la isla de Ometepe, pero más allá de la pesca y el riego el agua del lago Cocibolca no era muy consumida.

Fue hasta 2008 que Juigalpa se convirtió en la primera ciudad de Nicaragua en comenzar a usar esta agua para consumo humano. Así fue como gracias a un proyecto de cooperación coreana, unos 80 mil juigalpinos dejaron de padecer sed.

Pero el agua del lago Cocibolca si bien es muy limpia, tiene algunos contaminantes que ya son muy evidentes. Desde pesticidas, basura y contaminación bacteriológica. Por esta razón desde 1995 la ciudad de Granada viene trabajando en un proyecto de tratamiento de las aguas servidas, para tratar de sanear el Gran Lago. Pero la falta de fondos ha hecho lento y burocrático su avance.

El científico Jaime Incer Barquero también adelantó hace más de una década que el Cocibolca sería la salvación y “un oasis” para los habitantes de la costa del Pacífico.

Dice el doctor Incer Barquero que en menos de 40 años tres cuartas partes de los nicaragüenses vamos a depender del lago para sobrevivir.

Otros expertos aseguran que eso puede ocurrir antes, pero que el principal problema del lago no es que no pueda abastecer al país entero, es que para cuando ocurra esto el agua puede estar muy contaminada a como ya pasó con el otro gran lago del país.

***

Hoy también dispondríamos del agua dulce del lago Xolotlán si en la presidencia de Adolfo Díaz, en 1927, no se hubiera desarrollado el proyecto de alcantarillado que mandó todas las aguas residuales y el agua de los cauces hasta este lago.

Pero si esto no fue suficiente, en 1967 comenzó a operar a orillas del lago la fábrica Pennwalt, que se dedicaba a la producción de cloro y soda cáustica y ¿adivine dónde eran arrojados los desechos?

El agua subterránea es más abundante en la región del Pacifico. Foto: O. Navarrete

El mercurio es una de las diez sustancias químicas más perjudiciales para la salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues esta fue una de las sustancias que más recibió el lago desde la Pennwalt que operó sin supervisión sanitaria, por lo que usó el lago como basurero.

Según algunos expertos, pudieron ser arrojadas al agua del Xolotlán unas 40 toneladas de este material, sin mencionar el cloro líquido y otros químicos.

Fue hasta 1992, luego de que más de 350 trabajadores de esta empresa resultaran con síntomas de intoxicación por mercurio, que las autoridades decidieron cerrar la empresa.

En 2009 por fin se inauguró la planta de tratamiento de las aguas residuales de Managua. El proyecto costó cerca de 90 millones de dólares, de los cuales la mitad fue una donación de Alemania, los países nórdicos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En los últimos años la contaminación ha bajado. Según la exdirectora de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado (Enacal), Ruth Selma Herrera, unos 100 mil nicaragüenses viven cerca de las costas del lago, que bordea los departamentos de Managua y León y en cuyo extremo se erige el volcán Momotombo.

Por su parte, Víctor Campos dice que el agua del Xolotlán no es apta en la actualidad ni siquiera para el riego debido a lo pesada que sigue siendo.

“No sé si en algún momento esta agua se llegará a potabilizar”, asegura.

El ingeniero Guillermo Nóffal Zepeda lleva varios años tratando de impulsar un proyecto para utilizar los recursos hídricos de Nicaragua, recuperar el lago Xolotlán, producir electricidad e irrigar las zonas más fértiles del país. Este proyecto, según Nóffal, existe desde 1975.

En un artículo publicado en la revista Confidencial, aseguró que “el peor contaminante del Xolotlán son las toneladas de plomo que le depositó una fábrica de pesticidas; el plomo es venenoso y se deposita en el fondo del lago, donde lo ingieren los peces y se lo pasan a la población”.

No solo de lagos y ríos se puede sacar el agua. Nicaragua posee un gran manto acuífero. En Managua, León y Chinandega los pobladores se dan el lujo de tener pozos de agua dulce en el patio de su casa.

“Es agua que no está tan profunda y que salvo en algunas zonas costeras es agua dulce”, explica Víctor Campos.
Si la zona de Medio Oriente tiene las reservas más grandes de petróleo del mundo, Latinoamérica cuenta con la mayor cantidad de agua dulce del mundo. Según datos de Global Water Partnership, un tercio de los recursos hídricos del plantea están en Sudamérica.

En este top Brasil es el rey del agua, Colombia está en tercer lugar y Perú en el octavo puesto. Pero a como pasa en nuestro país, la abundancia de agua no significa que llegue a todas partes.

Por ejemplo, en Sao Paulo y Lima el agua es desperdiciada y los barrios marginales sufren de escasez. El reto de estos países, incluida Nicaragua, es lograr que el abundante líquido llegue a todos los habitantes y luego encontrar la forma de poder comercializar con ella, pero cuidando el recurso e invirtiendo en la preservación.

Desafiando la ciencia

El periodista científico Alok Jha, redactor de la sección de ciencias y tecnología del periódico británico The Guardian, sostiene que el agua es la sustancia más extraña del universo.

La primera razón es que usted tiene que aceptar que cada molécula de agua que hay dentro de su cuerpo, en los mares y dentro de cualquier ser vivo ha existido durante miles de millones de año.

Antes de que usted se tome su próximo trago de agua piense que después de llegar a la tierra ha estado circulando a través de piedras, aire, casquetes polares, animales y plantas de manera continua, incluso estuvo dentro de algún dinosaurio.

Otras de las cualidades que destaca Alok Jha es que toda el agua de la tierra vino de fuera. “Vino con asteroides y cometas desde el borde de nuestro sistema solar. Era lo que quedó de polvo y roca que no se convirtieron en planetas”, dijo a la BBC.

El agua tiene un punto de rebeldía. No sigue las reglas de la química desde su propio origen. Para comenzar no debería de ser líquida. Su molécula está compuesta de dos elementos muy ligeros, el hidrógeno y el oxígeno; estos con las temperaturas y las presiones de la tierra, según las reglas de la química, deberían de ser un gas.

Además, el agua es el único químico que cuando se congela se expande, por eso el hielo flota sobre el agua. Pero esto también es extraño. Es agua sólida flotando sobre agua líquida. No pasa lo mismo con el plomo, por ejemplo.

Al agua también se le atribuye el facilitar el desarrollo de vida. Gracias a que el hielo aisló el agua de debajo de los mares mientras afuera había varias eras de hielo, formas de vida más complejas pudieron desarrollarse.
Otro dato “muy loco” es que el agua caliente se congela antes que la fría. Esto los científicos no han logrado explicarlo.

Hasta hace poco se creía que el agua era patrimonio exclusivo de la tierra, pero lo cierto es que está por todas partes de nuestro sistema solar. Tanto así, que es la segunda molécula más común del universo.
Hay agua en nuestra propia luna, Marte y Plutón, y en casi cualquier objeto que está en nuestro sistema solar. Si hay agua en otros planetas, puede que exista vida.

Managua sin agua

La Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) produce al año unos 365 millones de metros cúbicos de agua. Si bien la capital consume diariamente 238 mil metros cúbicos, lo que al año representa más o menos 160 millones de metros cúbicos, la producción de Enacal no es suficiente.

Ruth Selma Herrera, expresidenta de Enacal, señala que casi la mitad de la producción de agua potable para Managua se pierde en las tuberías obsoletas y es llamada “agua no facturada”.

“Es agua que se extrae, se bombea con energía, se clora, se mete a las redes, consume un montón de recursos, pero no siempre llega a la gente porque hay muchas fugas que se producen en las uniones entre las tuberías más antiguas, de cemento, con las de hierro, y con las de PVC”, escribió en la revista Envío.

Siete datos sobre el agua

1. El planeta tierra contiene más de mil trescientos millones de kilómetros cúbicos de agua.

2. El 97 por ciento del agua permanece en los océanos y solo el dos por ciento está congelado.

3. El 80 por ciento del agua que está en los continentes es superficial. El 20 por ciento restante está bajo tierra.

4. De la gran cantidad de agua que existe en el mundo, solo el 2.5 por ciento es agua dulce y la mayor parte está en depósitos subterráneos.

5. La Antártida es una enorme fuente de agua dulce poco explotada.

6. Los estadounidenses consumen más de mil trescientos millones de litros de agua al día. Cinco veces más agua que los europeos.

7. Cada día el sol evapora más de un billón de toneladas de agua, que suben a la atmósfera para luego volver a la superficie como lluvia.

Un solo lago

Hubo un tiempo hace miles de años que el Cocibolca y el Xolotlán eran un solo lago. Así lo explicó el científico Jaime Incer Barquero en su libro “Nicaragua, un anecdotario de memorias y vivencias”.

“En esa depresión han quedado retenidas, desde hace unos 750 a 500 mil años, las aguas de los ríos que descendían de la meseta central del país, rumbo al océano Pacífico, originando el gran ‘empozamiento’ lacustre en la parte más hundida de la depresión”.

Este gran lago se dividió en dos debido a un alzamiento tectónico a lo largo de la falla de Tipitapa. Debido a eso ahora los dos lagos solo están unidos por el río Tipitapa.

Más agua

Japón es el país del mundo que más agua importa. Es una isla avanzada tecnológicamente y, por ende, necesita más de este recurso. Al año compra unos 120 millones de metros cúbicos de agua.

Le sigue México con 70 millones, luego está Italia con 65 millones, Alemania con 63 millones y Reino Unido con hasta 60 millones de metros cúbicos.

Esta agua es usada principalmente para la producción.

América Latina exporta más agua virtual de la que importa al año. El término “agua virtual” fue creado por el investigado británico John Anthony Alla, y se basa en el cálculo del agua usada en la fabricación de productos. Este método toma en cuenta desde cuánta agua se usa para fabricar un par de zapatos hasta cuánta agua se utiliza para embotellar un litro de leche.

Los países que más exportan el llamado “oro azul” son India, con cerca de 90 millones de metros cúbicos, seguido de cerca por Argentina con 85 millones, luego sigue Estados Unidos con 83 millones, Australia con 80 millones y finalmente Brasil con 77 millones de metros cúbicos al año.

 

Sección
Reportaje