El erotismo hecho novela

Perfil, Reportaje - 27.01.2008
Gioconda Belli

La escritora más leída del país cuenta su mundo, cargado de erotismo, un pasado amoroso que no ha escapado a ser contado en sus novelas. ¿Cómo se imagina ella que leen los hombres?
“Mi erotismo es muy sano”, dice

Luis E. Duarte
Fotos de Orlando Valenzuela y Reproducciones de Marlon Esquivel

En estos días en el frente, inusual, proveniente de los Estados Unidos, ha traído las bajas temperaturas y ráfagas de viento impertinentes. A pesar de todo, Gioconda Belli vende en la terraza de su casa en Carretera Sur para dejarse fotografiar. Estamos en inicios del año, en un par de días Belli viajará a Estados Unidos y regresará hasta febrero.

Ella lleva los largos rizos atrás y sonríe para la cámara. En algún momento le preguntamos si es vanidosa y responde: “A qué mujer no le gusta andar arreglada”.

Desde la terraza la vista es hermosa. En primer plano, una guía muy segura, que se conserva, se mantiene en el espacio.

Aquí reside cuando está en Nicaragua, itinerante entre dos mundos, aunque viene prácticamente por trimestre. El año pasado, tras la muerte de su padre, he tenido que venir más seguido, por la enfermedad, por el luto, por la familia …

Aunque pasó su cumpleaños, el nueve de diciembre, en Los Ángeles, para Navidad y en el año. Recién se volvió en esta pequeña casa, en la que se desconecta el horario de trabajo de seis a ocho horas, a veces diez, todo depende del estado de la novela que esté escribiendo

Dos escaleras de madera llevan a un segundo piso, donde, después de hacer, unos minutos, un conductor y una doméstica, acompañan a la propiedad, mientras que su hija menor Adriana está en la ciudad.

Tiene artesanías, pinturas y entre uno y otro objeto, fotografías familiares. Seis perros y un gato son parte de este ambiente suburbano. “Siento que no soy yo cuando no estoy aquí”, expresa la escritora y luego parafraseando al escritor colombiano Álvaro Mutis, agrega: “Cuando salgo de aquí, comienzo a morir”. En California, a un paseo por la Bahía de Santa Mónica, que está en la red con Nicaragua, es en todo caso, el mismo mar, explica Belli.Fotos de Orlando Valenzuela y reproducciones de Marlon Esquivel

***

El comandante Modesto, Henry Ruiz, escucha la solicitud de entrevista por teléfono y dice cuándo se trata de Belli, la mujer que se describe como “aquel hombre que se ha metido en la piel como una enfermedad”.

No me gusta hablar de eso responde Ruiz rápido.

No voy a preguntar nada íntimo que lo haga sentir incómodo.

No, pero siempre se vende. Yo sé cómo es eso.

El comandante modesto “no es dado a guardar cosas, ni archivos”, responde cortando la llamada con “feliz Año Nuevo”.

Belli se convierte en el comandante guerrillero en uno de sus personajes de novela y sobre su relación se escribe en su libro de memorias de la revolución El País Bajo mi Piel , donde la autora narra detalles de su vida íntima e involucra a algunos personajes públicos como él.

Recuérdese también una entrevista publicada en la edición 66 de la revista, cuando habla del coqueteo de Fidel Castro con Belli, una vez que fueron juntos a La Habana.

“En el poder abundan las mujeres, pero Fidel es respetuoso. Gioconda es guapísima. ¿Quién no es la apetecía? El dichoso era yo”, dijo en aquella ocasión.

El segundo ex esposo de Belli (estuvo casada primero con Mariano Argüello), Sergio de Castro, un brasileño maduro, alto y claro de piel, habla de ella en cambio con tranquilidad. Sin rencores, después de treinta años de haber sido seducido en una fiesta donde se mostró el poder de la samba.

Sobre De Castro Belli escribió .. “Cuando mi sexto sentido me alertó de aquel hombre se toma mi vida por asalto, mi sentido práctico saltaba el argumento de que siempre encontraré otro tan bueno”.

“Es una mujer apasionada en las cosas que hace, se dedica en el cuerpo y el alma a sus pasiones, la poesía y la política”, responde De Castro.

¿Y todo fue así como ella lo describe?

Todo fue muy explosivo (…). El libro es la versión de Gioconda, las versiones son siempre verdaderas en lo que se refiere a las experiencias personales.

De aquella relación quedó un hijo. Camilo de Castro ríe cuando le pregunten por su padre para que hable de su madre. “Mi papá y mi mamá son buenos amigos”, agrega.

¿Ha pagado un precio por escribir sobre las personas de su círculo, en El País Bajo mi Piel , incluso con su nombre y apellido —preguntamos a Belli.

Ya cuando escribes El País Bajo Mi Piel había pagado el precio. Cuando uno escribe hace un streap tease . (s ..) Desde que empecé a escribir poesía mi familia estaba horrorizada, pero yo defendí los monstruos sagrados de la literatura como Pablo Antonio Cuadra, José Coronel Urtecho y Carlos Martínez Rivas.

¿Cómo crees que te sientes de las personas que hablan?

Yo siento que yo he ganado el respeto de los lectores y detractores.

Camilo de Castro leyó las memorias de su madre para descubrir pasajes comunes y otros inéditos. Tuvo una vida “extraordinaria”, por ejemplo, cuando traficó armas para la guerrilla o sus años en la revolución, pero aún no son increíbles esas historias, “mi mamá es una mujer muy sensible, pero tiene una gran fortaleza”.

La carga erótica en sus libros es muy característica. ¿No te incomoda leer un libro de tu madre?

No me incomoda para nada. Mi madre me enseñó que hacer el amor, que el erotismo, que es normal, que hay que gozar, y la mujer tiene todo el derecho a amar y compartir su cuerpo con la pareja.

—¿No es una mujer muy guapa, que usa eso como arma? —Preguntamos a Sergio de Castro.

—Ella señala que la sexualidad de las personas está presente en todos los actos de su vida. Esa sensualidad se puede usar de muchas maneras. Francamente, ella ha usado la suya de manera honesta y transparente. Así no se puede hacer trampa, sólo cuando hay hipócrita podés sacar provecho.

Fotos de Orlando Valenzuela y reproducciones de Marlon Esquivel
En el 2002, después de la graduación de su hijo, Camilo de castro en la Universidad de Colombia.

***

Su primera novela La mujer ha sido vendido más de un millón de copias sólo en Alemania y lanzado en el mundo literario internacional, aunque ya había ganado el premio Casa de las Américas de Cuba en 1978 por su poemario Línea de Fuego . Belli es probablemente la autora más vendida de Nicaragua en el extranjero.

El relato trata sobre el reclutamiento de una mujer de clase alta en la lucha contra la dictadura. El personaje central se llama Lavinia, como de hecho se llama una de sus hermanas menores, que es en realidad, su alter ego.

Belli no niega que “en este país fui privilegiada y lo sigo siendo. (Pero) uno tiene que ser responsable con eso y devolverle el privilegio, uno no escoge en donde nace, eso es culparlo y uno de tu origen me parece lamentable, uno Responde por la vida que uno ha llevado, o por todos los ancestros “, repite.

Madre de los cuatro hijos y la abuela de su hija mayor que cumplirán en algunos de los meses, Campaña en la calle y publicista en Estados Unidos.

Sin embargo, su hijo Camilo de Castro recuerda una Navidad bajo un pequeño árbol de plástico, cuando la madre les regaló una caja de copos de maíz a los hijos, así como el desabastecimiento y la crisis económica también se ha tocado.

Su hija la alcaldesa Maryam es arquitecta y vive en Los Ángeles, la menor Adriana vive con ella y todavía va al colegio. Melissa vive en Venecia, Italia y es médico, mientras que el niño de sus hijos es periodista de Esta Semana.

“Yo me casé –con Charles Castaldi, un estadounidense que ella llama Carlos – y para mí salir de Nicaragua era casi imposible de concebir, pero ni a él ni a mí ni a un anuncio ni a mi país (respectivo). Me arreglé para poder vivir en Nicaragua, aunque tengo que pasar temporadas en Los Ángeles “, explica Belli.

Conoció a Castaldi en 1983 primero en Washington y después como corresponsal en Nicaragua. El Estadounidense despuntará Este año Como productor de películas, Men Soul Será protagonizada por Samuel L. Jackson y su cartilla pelicula Bienvenido a casa Roscoe Jenkins País se estrenará el ocho de febrero En Su, En Esta cinta Actúa Martin Lawrence (El Mismo de abuela es un peligro ).

“Con Carlos he hilado ya quince años de vida en común y nuestros pies se reconocen aún en lo profundo del sueño o de la oscuridad. Aún si nos separamos los meses que paso en Nicaragua, hay un hilo delicado, pero tenso y resistente, que Incluso en la soledad individual nos mantiene entrelazados “, escribió Belli en el 2000.

Aunque es cuatro años mayor, la poeta Vidaluz Meneses, asistió a la misma escuela en Managua que Belli. Era el Colegio La Anunciación, dirigido hasta hoy por monjas. Era una educación en el que, por ejemplo, el proyecto, la película Los amigos , los brazos , la música , las escenas , el amor, la escena, los protagonistas, los brazos abiertos, la religión, el tema, y ​​el proyector. .

Ahí estudiaré tres poetas de esa generación: Michele Najlis, Vidaluz Meneses y Gioconda Belli. Sin embargo, las monjas “nos transmitieron la entereza de ser mujeres auténticas. Eso ha sido ella (Belli) y ha pagado el precio”, manteniendo Meneses.

El estado en Estados Unidos ha sido por otra parte productivo, avanzado Belli, allá tiene una oficina pequeña, sin asistente, sin teléfono, Internet para evitar tentaciones. Tiene un escritorio, una computadora, libros y un sofá para leer. Se va a las diez veces de la mañana y regresa a las seis o siete de la noche.

Antes escribía en casa, pero era difícil concentrarme por las interrupciones. Ha tenido mucha disciplina en el oficio de escribir, pero se ha reducido tanto como después de entregar su última novela El pergamino de la seducción , tuvo lugar en el hospital.

De su vida familiar, “Me da la impresión que ha disfrutado mucho a su última hijita”, reconoce a su amiga y vecina Vidaluz Meneses, porque sus hijos mayores vivieron su época más agitada. La hija menor, es una adolescente, la campaña electoral del Movimiento Renovador Sandinista.

Según Sergio de Castro, Belli tiene una conciencia de su condición privilegiada, pero esta condición es lo correcto, “a veces a riesgo de su propio bienestar, en un momento de su propia vida … el valor como una persona” auténtica “.

Fotos de Orlando Valenzuela y reproducciones de Marlon Esquivel
Belli con Vidaluz Meneses conversando con Xavier Chamorro (qepd) y su esposa.

***

En Nicaragua juega un poco con la reconocida feminista Sofía Montenegro y su propuesta de crear el PIE o mejor dicho el Partido de Izquierda Erótica, también apoyó abiertamente la campaña de Edmundo Jarquín.

—¿Hay interés en una función pública? —La revista le preguntó.

Pienso que no, a estas alturas de mi vida, me gusta, a mi, a mi, a mi vida, a mi vida, a mi me gusta. pelota a las futuras generaciones.

—Su última novela está en otro contexto y tiempo. ¿Terminó con el tema de la revolución?

—A mí me gusta explorar diferentes temas, hay escritores que se quedan con uno solo, también los editores te quieren empujar si tenés éxito por ejemplo con una novela política, ellos quisieran que sigieras en eso, porque es como as el servicio.

—Hay dos cosas que siempre están presentes el erotismo y el feminismo.

—El erotismo para mí es bien subversivo, a pesar de los cambios en el rol de la mujer, todavía es explosivo porque realmente en la concepción de nuestro propio cuerpo y el rol que juega la mujer en la sociedad, sobre eso se construye toda una identidad social, no solo de la mujer, por eso me gusta el tema del erotismo, hay que seguir dinamitándolo, plantear el cuerpo como algo sano, gozoso, celebratorio.

—La liberalización no es solo sexual, centrarse en lo erótico puede quitar el foco a lo emancipatorio.

El erotismo es una parte, lo que hace es más central que lo que es para el morbo, porque llama la atención, pero eso no es culpa mía. (Ríe). Yo había leído poesía erótica de hombres y nadie hizo un escándalo.

¿Cómo se imagina que leen los hombres?

No hay una visión, por lo tanto, lo que hago, mi erotismo es muy sano, pienso, la gente se puede relacionar con él. No da lugar a esa visión vulgarizada del sexo. Siento que tengo admiradores que me tratan respetuosamente en mis blogs, cuando escriben cartas, o me me acercan. Al principio cuando estaba muy joven, me quedaba viendo, todavía lo siento como que en cualquier momento me voy a quitar la ropa y salir corriendo.

Fotos de Orlando Valenzuela y reproducciones de Marlon Esquivel
En una entrevista para la prensa en Alemania, donde ha venido la mayor parte de sus libros.

***

En los Estados Unidos escriban y aquí vivo “, repítanse la autora, pero Los Ángeles le han ofrecido amistades progresistas, gente que apoya las ecologías y los medios en la solidaridad con Nicaragua en los ochenta.” Actores y actrices que no son vacíos, que tienen un compromiso con el mundo y usan su celebridad de alguna manera útil “, afirma.

Entre sus amistades prominentes se encuentran a Tom Hayden, ex senador de California y ex marido de Jane Fonda, también como Jodie Foster, Alfred Woodard, Julie Christie y la nicaragüense Bárbara Carrera.

“Cuando conoces a esta gente, son normales, las ves en la calle y platican con ellas. Yo conozco las funciones y las cenas benéficas, en la casa de algún conocido. Tenemos un grupo de discusión, hablamos de libros, situaciones como la La guerra de Irak. En Hollywood, usted tiene el mismo ejemplo, en el estreno de Los Grandes Oradores “, dice sobre la cinta con Denzel Washington.

¿Y cuál es su rutina allá?

Vivo ocupada porque debo llevar al colegio a Adriana, jugadora de fútbol y viaje, mis amistades, los fines de semana. Me gusta la vida social, pero relacionarme con poca gente al mismo tiempo, prefiero tomarme un café con alguien, me gusta desarrollar amistad con la gente, algo difícil en Estados Unidos.

¿Y cómo se describe usted mismo? Yo creo que soy bastante tranquila, me encanta estar con la gente que quiero, reírme, platicar horas y horas. Me gusta esta casita, ver el paisaje, pensar, me gusta manejar en la carretera.

Belli perdió una madre en 1989, su padre padeció de Parkinson y falleció el año pasado. “Fue duro verlo apagar, no fue súbito, sino, tras varios años de deterioro, pero me dio gran alegría verle la cara y sus ojos tan alegres, aunque una persona se tenga que ir”, expresa la autora de novelas como Waslala y Sofía de los Presagios .

—Una pregunta que todo el mundo se hace, porque se trata de su antítesis. ¿Cómo se lleva ahora con su hermano Humberto Belli.

—Hubo una época que poco nos relacionábamos, ahora cuando nos vemos, somos afectuosos, no somos muy cercanos uno del otro. Creo que es una persona honesta con lo que piensa muy bien que pienso que está, se equivoca honestamente como debe pensar de mí. Él repensó toda su vida cuando se hizo más católico.

¿Usted ha repensado también algo de lo que hizo?

Me arrepiento de haber sido en algún momento intolerante. Aprendió lo que significa la coexistencia, la democracia, la importancia de la libertad individual.

—¿Hay algo que quisiera reescribir?

—Ya lo hice ahora, cuando escribí mi primera novela me hubiera gustado publicarla más trabajada. A esta nueva edición le quité problemas de puntuación, repeticiones.

Belli presentará probablemente su próxima novela en marzo. Se trata de Adán y Ev a, una historia sobre la condición humana, las diferencias entre hombres y mujeres, cómo se forman las ideas del mundo.

“Es muy filosófica, sobre el primer hombre y la primera mujer y todas las tribulaciones que pasan cuando se sacan del paraíso terrenal, en el Génesis hay cuarenta líneas sobre ellos y supuestamente Adán vivió 930 años y no hay nada más. Reconstruyo qué les pasó” , cómo vivimos estas personas después de estar en un hotel de cinco estrellas, nada menos que el paraíso terrenal y cuando empezamos a vivir en una tierra hostil, lidiando con la idea de la muerte, la sobrevivencia (…) “, describe la autora

Anécdota sobre Gioconda

Somos cinco hermanos, ella es la tercera en medio de sus hermanos varones. De muy jovencita recuerdo a Gioconda siempre leyendo mucho, tenía un carácter muy especial, cuando mi padre comprendió una lancha de madera fina, muy a la última moda de la época de los 50, la bautizó “La Gioconda” (Gioconda era la mimada de mi papa). Nosotros, como siempre, hemos sido bromistas y especialmente mi hermano Humberto rebautizamos la lancha nombrandola “Gioconda Lancha de Palo”, cosa que no fue el agrado de mi hermana. Broma que hacíamos sin que nuestros padres se enteraran hasta que no se pudo esconder más este secreto del apodo, así como su carácter luchó con los argumentos hasta convencer a mi papá de rebautizar la lancha, lo que finalmente sucedió, así que nuestro querido bote Se le llamó solamente “La Lancha de Palo”. Sin embargo,
Eduardo belli

Fotos de Orlando Valenzuela y reproducciones de Marlon Esquivel
1981. En una de las tantas visitas que han hecho al Diario La Prensa.

Sección
Perfil, Reportaje