El maratonista nicaragüense que recorrió los seis grandes maratones del mundo

Reportaje - 13.01.2020
IMG-20191217-WA00081

Otto Aldana hizo su primer maratón completo a los 47 años. Desde entonces ha participado en los seis maratones más importantes del mundo. Siempre con la bandera azul y blanca que lo identifica como nicaragüense.

Por Ana Cruz 

Desde siempre amó correr. Al principio pensaba que sus rodillas no aguantarían y no podría culminar los 42 kilómetros de un primer maratón. Ahora, a sus 64 años, Otto Aldana se ha convertido en el primer nicaragüense en completar los seis grandes maratones del mundo, portando orgullosamente la bandera de su país.

Aldana es pediatra, especialista en Salud Pública y Neonatología. Oriundo de Matagalpa, es uno de los miles de nicaragüenses que tuvieron que abandonar el país por la guerra de los años ochenta para poder completar sus estudios superiores en Estados Unidos.

En territorio norteamericano, además de culminar sus estudios en Medicina y una especialidad en Neonatología, logró cumplir su sueño de convertirse en maratonista.

El maratonista mostró su pasión por las carreras desde sus tiempos de adolescente. Ahora de cabello cano y con músculos más fuertes por el constante entrenamiento, recuerda que era uno de los mejores en la materia Educación Física en secundaria, pues no se perdía ni una de las carreras cortas que armaban en el Instituto Experimental en Managua, ciudad a la que llegó a los 8 años.

Sin embargo, inició a correr con más entrega hasta 2003 en Miami, Estados Unidos, una vez que había completado sus estudios superiores y tenía más tiempo para el deporte. Una de sus metas era completar su primer maratón antes de cumplir 50 años. Lo logró a los 47 años, en 2004, cuando participó en un maratón en Chicago.

“Comencé a correr alentado por una sobrina que vivía en Miami. Así fue que corrí mi primer medio maratón en 2003. En el 2004 logré mi meta. Me había propuesto completar mi primer maratón antes de cumplir 50 años. Fue hermoso poder hacerlo dos años antes”, dijo Aldana, quien recuerda que en esos primeros años de carrera fue difícil encontrar un par de zapatos que le ayudarán a practicar ese deporte. Cinco años tuvo que pasar de tienda en tienda buscando el par de zapatos que mejor se adaptara a la forma de sus pies, pues asegura que usó varios que le causaban dolor e incomodidad.

“Cinco años después encontré un par de zapatos Nike Pegasus que se adaptan a la forma de mi pie. Fue difícil. Me la pasé de tienda en tienda buscando el que mejor me quedara, pero lo logré. Ahora solo de esos compro para correr”, aseguró el maratonista.

El maratonista empezó a participar en las carreras de carácter internacional y se le ocurrió, al ver a otros nicas, que podría portar la bandera de su país en su espalda o serigrafiada en sus camisetas.

“Empecé a colocarme la Bandera de Nicaragua en cada una de las carreras que he hecho desde los últimos diez años. Generalmente llevo en la espalda el nombre o la Bandera de Nicaragua y mi nombre adelante. Es impresionante que la gente siempre grita: ‘¡Arriba Nicaragua!’ al ver nuestra bandera. Es hermoso ver cómo en cada carrera en la que participó vitorean el nombre de nuestro país”, relató Aldana.

La Bandera de Nicaragua se ha elevado, junto con Aldana, en los seis grandes maratones del mundo en Boston, Nueva York, Chicago, Londres, Berlín y Tokio.

“Yo me siento muy orgulloso de portar la bandera azul y blanco. No he dedicado ninguno de mis maratones a la lucha que se lleva actualmente en Nicaragua, pero para mí la bandera nicaragüense siempre será azul y blanco y como todo nicaragüense sueño con una democracia pura y limpia para nuestro país”, afirma.


***

En los maratones de Boston, Chicago y Nueva York, que corrió en 2016, el nicaragüense cuenta que fue increíble la cantidad de gente que lo apoyó por ser de Nicaragua.

Logró entrar al maratón de Boston corriendo por una organización que ayuda a prevenir la obesidad en los adolescentes. Ahí el costo de la participación fue de unos 5,000 dólares, recogidos entre amigos y familiares.
En Chicago corrió con Visión Mundial, una organización que ayuda a las comunidades, entre otras cosas, a tener acceso a agua potable. En el maratón de Chicago se pidió en ese momento un costo de participación de 50 dólares por milla, es decir 1,300 dólares.

En la carrera de Londres, donde participó en 2017, lo que más le sorprendió fueron los participantes. “Ahí (en Londres) mucha gente va a correr disfrazada. Uno puede ver a la gente que va corriendo y portando un disfraz de policía, oficinista o bombero. Este maratón fue divertidísimo para mí”, aseguró el maratonista.

Para poder participar del maratón de Londres tuvo que correr con la organización Tren de las Sonrisas, ya que en esa carrera se pedían 5,000 libras.

La experiencia de Aldana en Londres fue impresionante porque vio al príncipe Harry entregando las medallas a los primeros lugares que terminaron el maratón.

En la competencia de Tokio, donde corrió en 2018, asegura que fue bastante ovacionado por portar la Bandera de Nicaragua, aunque no entendió mucho porque varios lo hacían en japonés y solo lograba entender la palabra Nicaragua.

En los maratones de Tokio, Berlín y Nueva York corrió bajo el sistema de Lotería, donde tuvo que asumir sus costos de viaje, hotel y comida, además del costo de registro que ronda entre 150 y 250 dólares.

Aldana, en total, tiene 21 medallas de maratones completos y unas 60 de mediomaratones. Aunque para él su sueño de convertirse en maratonista se cumplió hasta los 47 años, sostiene que “nunca es tarde para alcanzar un sueño”.

***

Aldana entrena cuatro veces a la semana, entre 2 y 4 horas, jugándoselas para repartir su tiempo entre su profesión y su pasión por las carreras. En los primeros tres días de entrenamiento corre entre 5 y 10 kilómetros. Pero en el cuarto día de entrenamiento llega a correr entre 15 y 20 kilómetros.

En 17 años de correr todo tipo de carreras y maratones, Aldana asegura que una de sus más dolorosas lesiones la padeció en septiembre de 2018, cuando realizaba un entrenamiento para un maratón en Chicago.

“Me reventé los meniscos de la rodilla mientras entrenaba para el maratón de Chicago. Creí que no podría volver a las carreras. Mi rendimiento bajó, es decir, si antes corría maratones completos con un average de 4 horas y 26 minutos. Ahora, en los últimos dos maratones, lo he hecho en cinco horas, pero estoy contento de poder regresar a correr después de mucha terapia y ejercicio, aunque todavía no estoy plenamente recuperado”, lamenta.

Las lesiones han sido pocas para Aldana porque, por ejemplo, en un año tiene establecido realizar solo tres maratones completos y los demás a la mitad, pues generalmente está en constante entrenamiento y debe permitir descanso a su cuerpo.
Su esfuerzo y disciplina también han dejado huella en Nicaragua. En Managua, participó y completó dos medios maratones, organizados por Casa Pellas, en 2013 y 2014.

“Me sentía muy contento de ir a Nicaragua a correr y poder estar con la familia. Ese tipo de medio maratones que corrí en Nicaragua, al igual que otros, fueron con el fin de ayudar a niños enfermos, que necesitan algún tipo de atención. Ese acto de solidaridad hace que correr sea más que un deporte, sea una muestra de amor y solidaridad con el prójimo”, destaca el maratonista.

Antes de viajar a Nicaragua para participar en maratones, Aldana también participaba de brigadas médicas que venían de Estados Unidos traídas por varias organizaciones sin fines de lucro.

“Siempre me ha gustado ayudar. Participé de varias misiones, unas 10 quizás, que llegaban al país a operar a niños con problemas de labio leporino, paladar hendido, problemas en los pies y víctimas de quemaduras. El programa incluía cirujanos, ortopedistas, oftalmólogos y pediatras. Esos viajes eran, algunas ocasiones, hasta dos veces al año”, detalló el también pediatra.

Actualmente, Aldana tiene dos años de no llegar a Nicaragua luego que se enteró del estallido provocado por la crisis sociopolítica, misma que ha dejado al país más de 300 manifestantes asesinados, docenas de heridos y encarcelados.

La meta del maratonista para este 2020 es poder participar en los maratones de Londres y Berlín, siempre ondeando orgulloso la Bandera de Nicaragua, patria para la que desea “democracia pura y limpia”.

Sección
Reportaje