El origen de la pareja Ortega Murillo

Reportaje - 10.08.2018
En el Mercedes

Una serie de eventos, fortuitos algunos, provocados los otros, llevaron a que Daniel Ortega y Rosario Murillo se convirtieran en el binomio de poder en Nicaragua. Este es su origen. Y su historia

Por Fabián Medina

Era su momento. La colorida bufanda parece estrangularle mientras hace furiosas cabriolas impulsada por las corrientes del fresco viento que llegan desde el lago. Le despeinan y mecen la larga falda de su vestido. Ella se quita las hebras de cabello que le han cubierto la cara. Hace un paneo, primero a la tribuna de rostros expectantes y sonrisas fingidas y luego abajo, a la muchedumbre de jóvenes uniformados que ríen y chismorrean más bien ajenos al momento, a su momento. Levanta la mano derecha y sonríe para ella misma. Es su momento.

—Jura solemnemente —reza Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional, también con la mano alzada —respetar la Constitución y las leyes, los derechos y las libertades, cumpliendo fielmente las responsabilidades y deberes que el pueblo nicaragüense le ha encomendado.

—Sí, lo juro, con el poder de Dios —improvisa— encomendada a Dios y al pueblo nicaragüense que nos acompaña. —Una treintena de anillos le cubren los dedos, otras veinte pulseras sus muñecas y una decena de collares de múltiples colores cuelgan de su cuello. Nada es decorativo. Cada piedra, cada símbolo, cada color tiene una misión. Blindada con ellos ha llegado hasta ahí. Su momento. El vestido sigue bailando impulsado por las ráfagas de viento. Para ese día escogió un primoroso modelo Anita Dongre, idéntico al que usó la duquesa Catalina de Cambridge (antes Kate Middleton) en abril del 2016, cuando visitó la India. Murillo, con menos garbo, le ha añadido un grueso cinturón blanco que lo anula. Pero, la elegancia no es su preocupación.

Daniel Ortega y Rosario Murillo.

 

Sección
Reportaje