El triunfo de “la fea”

Reportaje - 31.12.2006
Betty-la-Fea-de-Colombia-

La fea más popular del mundo nació en Colombia y ha recorrido el globo arrasando con sus adaptaciones en todos los países en donde se ha presentado. Su creador, Fernando Gaitán, cuenta intimidades de la fea más bella, una hermosa mujer que se esconde tras una apariencia descuidada y poco seductora

Verónica Durán Castello/EFE

Un nuevo estereotipo de heroína conquista los corazones de los televidentes a nivel mundial, una mujer joven, formal, trabajadora y capaz, cuya ingenuidad, transparencia y bondad embellecen su ser. Una heroína fea que, en un mundo materialista y superficial, triunfa, a pesar de su apariencia.

“Yo soy Betty, la fea” es un formato de gran éxito internacional que se ha emitido en más de noventa países en su versión original, y al menos media docena de países se han atrevido a realizar sus propias adaptaciones: Ugly Betty (Estados Unidos), Lotte (Holanda), Enamorada en Berlín (Alemania), La suerte de la fea (Rusia), No hay nadie como Jassi (India), La fea más bella (México) y Yo soy Bea (España).

¿La fórmula del éxito? Un excelente guion que reúne ingredientes universales: una historia de amor imposible, humor, traición, engaño y misterio. Un personaje fuerte que enamora al público por su aparente fragilidad y debilidad frente al entorno y que, poco a poco, supera su realidad.

Pero, pese a que resulta fácil enumerar los ingredientes que poseen 1a gran mayoría de las producciones exitosas, son pocos los que dan con la fórmula mágica, logrando que sus ideas, diseños y productos alcancen la gloria mundial. Hace falta mucha suerte, olfato y talento para acertar.

Fernando Gaitán, el creador de Yo soy Betty, la fea, es hoy mundialmente conocido. Pero en su país de
origen, Colombia, era muy popular antes de escribir la historia de Betty, gracias a otros éxitos televisivos como Café con aroma de mujer.

Él ha conseguido algo que está reservado para muy pocos: crear un fenómeno mundial y seguir
escribiendo nuevas series de éxito, demostrando que Betty va más allá de un golpe de suerte.

¿Cuántas Betty hay actualmente en el mundo?

Hay siete versiones, por orden de aparición: India, Alemania, Rusia, México, Holanda, Estados Unidos
y España. Más la versión colombiana que se ha emitido en más de 90 países, y se prepara para fines
de año la versión griega.

¿Qué tenía en mente cuando se sentó a escribir el guion de Betty?

Contar la historia de la vanidad femenina a través de la mirada de una fea. La idea de escribir la novela surgió de trabajar en el canal de televisión RCN. El canal tiene dos facetas: una es la del canal donde trabajan las divas, las actrices, las presentadoras, las reinas, las modelos, los hombres más guapos. La otra es más convencional, la de las secretarias y los mensajeros. Siempre me causó curiosidad ver cómo ese grupo de secretarias miraba con cierta fascinación, pero también con cierto ensañamiento, a esas otras mujeres. Y me pareció que ventilar todo aquel mundo a través de una telenovela podía tener algún impacto.

¿Es Betty una versión moderna del patito feo?

Yo no diría que es una cualidad de Betty. Es casi una constante en el universo de las telenovelas, solo
que aquí está más resaltado.

¿Por qué cree que Betty ha conseguido ser número uno en todos los países donde se ha emitido?

Creo que puede haber tres razones. Una primera conclusión es que la vanidad femenina es universal en
cualquier cultura. La fealdad es un hecho común y la belleza es excepcional. Betty cuenta la historia de
muchas mujeres, no solo por la fealdad, sino por la marginalidad amorosa. Son rechazadas, no son
tenidas en cuenta y tienen muchas dificultades para ascender social y laboralmente.

Lo segundo, indiscutiblemente, ha sido el humor. Creo que ha sido entendido en todas partes, aunque
el humor tiene la tendencia peligrosa a ser local. Creo que Betty logró una universalidad, en el sentido de la contradicción del personaje frente a su mundo, frente al glamour y la belleza. Y además, que el mismo personaje reconozca su tragedia con humor ha sido un punto importante.

La tercera razón es, sencillamente, que la gente reconoce que no está inventado ni prefabricado para ella. Es más, es un contexto hecho contra ella. Yo diría que hay factores de identificación muy fuertes y esos son los motivos por los cuales Betty ha tenido un carácter universal.

¿Cree usted que en nuestra sociedad realmente cuenta más el físico?

Indiscutiblemente en Colombia, sí. Y muestra de eso es que en muchos países, especialmente europeos, escandalizan varios hechos que suceden en la novela que no son ficción, como que las hojas de vida (currículos) deban llevar obligatoriamente una foto.

¿En todas las versiones, al igual que la colombiana, Betty se convierte al final en una mujer guapa y atractiva?

La versión en inglés que se estrenó en Estados Unidos es muy diferente con respecto a las demás
adaptaciones. En esta, Betty no se embellecerá. América Ferrera (la protagonista de la serie) es una extraordinaria actriz que está arrasando, pero es mujer gordita, bajita, y no creo que la transformen. Es decir, no hay opción de que la mejoren, como en las otras versiones. Sin embargo, ese no es
el único cambio.

El de Estados Unidos es el formato más distinto de todos porque no es telenovela. El público norteamericano no está acostumbrado a la telenovela, sino al soap ópera, que es bastante diferente. Es un formato de serie semanal (todos los jueves a las 8:00 p.m. por ABC).

¿Cuál es el ingrediente o aspecto más interesante de la serie norteamericana?

Creo que es la visión no solamente de una mujer fea, sino además latina, que mira el mundo del glamour norteamericano de la moda, y en especial el neoyorquino, pero sin amarguras ni sed de venganza.

¿Esta serie es una sátira a la sociedad materialista?

Indudablemente. Cuando una obra tiene humor es porque hay sátira en el fondo.

¿Usted interfiere en las adaptaciones?

En muy pocas. Hay un manual por el que deben regirse el adaptador y el productor. Pero en general, hay una gran libertad para acomodar a la historia, sus personajes y sus situaciones, en el entorno cultural del país que adquirió los derechos.

Nunca se sabe si un programa o una serie va a triunfar o no. ¿Cuando escribía Betty llegó a pensar que sería tan famosa?

Nunca pensé que iba a tener tanto éxito, porque Betty siempre se pensó como una telenovela experimental. Se creó con mucho temor y sin grandes ambiciones, ya que siendo una telenovela clásica tenía una cantidad de elementos que no eran nada convencionales.

Fue la primera telenovela donde no se cumplía la primera enmienda que dice que toda protagonista
debe ser bella, indiscutiblemente bella, y gustarle tanto a los hombres como a las mujeres. Y más
elementos: el primer beso ocurre en la mitad de la telenovela, el protagonista es un hombre perverso,
aborda el melodrama con estructura de comedia, de sit-com. No había forma de pensar en el gran
éxito sino más bien había mucho temor de que no fuese a funcionar.

¿Le ha cambiado mucho la vida a raíz de esta serie? ¿De qué manera?

Pues económicamente sí, pero la intimidad se mantiene intacta. Sigo viviendo en Colombia, escribo en
mi casa, tengo un bar y me la paso allí, sigo siendo el amigo de mis amigos.

El éxito de Betty de alguna forma lo presiona, pues se espera que usted produzca una nueva serie igual o más famosa que Betty. ¿Cómo maneja estas expectativas?

La gente siempre me dijo que mi próxima historia después de Betty debía incluso superarla. Pero jamás
me comprometí a eso, ni siquiera a que tuviera un resultado similar. Me comprometí a hacer una historia garantizando cierta calidad, que es finalmente el compromiso que uno debe adquirir. Jamás se
debe adquirir el compromiso del éxito.

¿Está trabajando en algún proyecto nuevo?

Es una telenovela. Hasta que la Plata (dinero) nos separe, una novela urbana, basada en el mundo de
la venta de autos. A pesar de que no me había comprometido con el éxito, para mi fortuna la producción ha resultado muy exitosa. Lleva cien emisiones y se ha mantenido en el primer lugar.

Hasta en muñequitos

Yo soy Betty, la fea fue una de las telenovelas más exitosas de la televisión en Colombia y una de
las telenovelas más exitosas a nivel mundial, escrita por Fernando Gaitán y producida por el canal
RCN.

El personaje principal es Beatriz Aurora Pinzón Solano, que es una mujer poco atractiva pero
inteligente que trabaja para una compañía de modas llamada Ecomoda Betty, como cariñosa-
mente le dicen, tiene que soportar constantemente los insultos y desprecios de sus compañeros
de trabajo, especialmente de la secretaria Patricia Fernández, el diseñador Hugo Lombardi y
MarcelaValencia

Tal es el éxito de esta producción colombiana que se hizo una cooproducción entre Canal RCN y Univisión llamada Ecomoda que es esencialmente la segunda parte de la novela, también se hizo una serie animada basada en la novela llamada Betty Toons, emitida para América Latina por el canal de cable Cartoon Network. También se han realizado otras versiones de la novela en otros países como es el caso de la versión mexicana La fea más bella, de Televisa, que difiere en algunos aspectos de la original. Es uno de los programas de televisión que cuenta con más adaptaciones, al ser producida en Francia, Holanda, Estados Unidos, Rusia, México, India y otra gran cantidad de países, marcando un hito en la historia televisiva.

Sección
Reportaje