Hidroeléctrica Tumarín

Reportaje - 13.05.2019
InfoTumarinFabian

En 2009 la Asamblea Nacional aprobó la ley que otorga una concesión por 30 años para ejecutar el proyecto hidroeléctrico más grande de la historia de Nicaragua

La empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN) fue la beneficiaria para ejecutar el proyecto hidroeléctrico que se conocería popularmente como Tumarín.

Como otros proyectos faraónicos, los tiempos y costos de Tumarín fueron variando con el tiempo, y al final quedó paralizado, en parte por un escándalo de corrupción que estalló en Brasil, su principal financista. La empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN) fue creada por la estatal brasileña Eletrobras y el conglomerado Queiroz Galvo, este último envuelto en el caso Lava Jato.

Brasil suspendió cautelarmente los fondos a la empresa Eletrobras para la construcción del proyecto hidroeléctrico Tumarín, en San Pedro del Norte, Matagalpa. La compañía brasileña es dueña del 45 por ciento de las acciones de Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), junto con el consorcio carioca Queiroz Galvão (45 por ciento) y el Estado de Nicaragua (10 por ciento).

Queiroz Galvão está involucrada en escándalos de corrupción en Brasil. Según el sitio web de Istoé Brasil, a mediados del 2015 la empresa brasileña fue parte del caso “Lava Jato”, una megainvestigación de la Fiscalía brasileña contra un grupo de empresas a las que se atribuye haber pagado sobornos a funcionarios de la estatal Petrobras, para recibir a cambio adjudicación de millonarias obras públicas.

El espejo de agua de Tumarín tendría una extensión de 3,700 manzanas, unos 26 kilómetros cuadrados. Los pobladores de esas tierras serían indemnizados y reubicados en un nuevo pueblo, Apawás, que la empresa construiría para ellos.

Produciría un ahorro de 2288 millones de dólares en las importaciones de petróleo, equivalente a dos inversiones como Tumarín, lo que resultaría un ahorro para los consumidores de unos 583 millones de dólares.

Se proyectaba un efecto macroeconómico de crecimiento en el PIB de Nicaragua promedio anual del orden de 2,9 puntos porcentuales. “Este efecto de Tumarín en la macroeconomía permitirá un incremento en la recaudación de impuestos del orden de 56 millones de dólares anuales y la inducción de 60 mil empleos”, se lee en el documento de CHN.

Primera fecha prevista: 2014

Segunda fecha: 2019

Tercera fecha: la obra iniciaría en enero del 2023 y finalizaría en diciembre del 2030.

Estado actual: Paralizado

Lea además:

Grandes proyectos que quedaron en el papel

El Gran Canal de Nicaragua

La refinería que nunca despertó de su sueño

Satélite

Otros proyectos que quedaron colgados de la brocha

Irrigación Cota 100

Ciclovías en Managua

Sección
Reportaje