Historia de dos fotos

Reportaje - 20.11.2005
Foto de la piscina; Arnoldo Alemán, Byron Jerez, Alejandro Fiallos,

Todo nicaragüense que se precie de serlo, sabe cuál es "la foto de la piscina" y la "foto del pacto". Son famosas y tienen su historia. Dos fotografías y un mismo personaje central en dos aguas distintas. Piscinas, tragos, amigos, enemigos, pactos, cárcel y el expresidente Arnoldo Alemán, nunca solo, en dos historias diferentes

José Adán Silva y Luis Felipe Palacios

"¿Ajá cuñado? Véngase a tomar una sopa y unos tragos a la casa de Gabriel. El jodido tiene una piscina y aquí están los demás muchachos". Ya se oían risas, el mar sonaba cerca y de fondo sonaban los motores de cuadraciclos recorriendo las costas de Pochomil Viejo. A pesar de que el reloj no marcaba el mediodía, ya el calor del ambiente era fuego puro que descendía brillante desde un cielo azul, en el que era imposible ver directamente al sol sin quemarse las retinas.

Eddy Gómez Buitrago, cuñado del entonces presidente Arnoldo Alemán, y en aquel tiempo jefe departamental en Managua del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), se entusiasmó y contestó vía telefónica:

—¡Como no cuñado! Ya llego...

—¿Cómo dice?... Ja, ja, ja, ja. Va pues, sin mujeres.

Y Eddy Gómez se fue sin su mujer, Sonia Sánchez, hermana de Arnoldo Alemán por aventuras falderas del padre del expresidente, don Arnoldo Alemán Sandoval. "Era Semana Santa de 1997. Arnoldo estaba soltero y apenas acababa de comenzar su gobierno. Tenía como tres meses de haber asumido y aunque no lo creás, no había cambiado todavía".

Lea también: El todo por Arnoldo Alemán

"Era un hombre campechano y alegre, malicioso si vos querés, pero no era tan dañino. Apenas estaba conociendo a Byron Jerez", dice ahora, ocho años después de ese momento Eddy Gómez, cuñado de Alemán.

"Esa vez llegamos varios y pasamos varios días en Pochomil. No me acuerdo si Gabriel Leví estaba inaugurando el jacuzzi o es que simplemente estábamos celebrando la Semana Santa, el caso es que yo salgo ahí y no deniego de ese momento porque Arnoldo no había cambiado y cuando cambió, yo me fui", dice Gómez, quien aparece a la izquierda de un relajado Alemán que ocupa el centro de la fotografía. El cuñado de Alemán no duró mucho tiempo en esas aguas: en el año 2000 fue expulsado del PLC al reclamar por la candidatura de su correligionario Wilfredo Navarro, quien ese año perdió las elecciones municipales de Managua, y por la cada vez más notoria influencia en el gobierno del entonces director general de Ingresos, Byron Jerez Solís.

***

"Lo siento. El hombre dice que ahorita está llevando bien su vida y que no quiere aparecer peleando con nadie. Que en boca cerrada no entran moscas". Así mandó a decir Byron Jerez Solís cuando por medio de uno de sus abogados, Mario Rey Delgado, se intentó preguntarle por la foto en la que él aparece sin camisa, con el agua al cuello y una copa coctelera levantada en alto en la mano derecha, mientras en su rostro obeso se dibujó casi imperceptible una sonrisa de bienestar.

Ahora está fuera de la política, metido en negocios personales y tratando de librarse, a como hasta ahora lo ha hecho, de una serie de denuncias y acusaciones en su contra por presuntos actos de corrupción de cuando estuvo en el gobierno de Alemán con quien, al menos públicamente, hoy no tiene relación.

Lea también: Daniel Ortega Saavedra: El Preso número 198

Detrás suyo, la vista perdida a saber en qué mundo, como masticando hielo y en un extremo de la piscina yace congelado para siempre Alejandro Fiallos Navarro. Por allá era viceministro del Ministerio de Transporte e Infraestructura. Pocos años después, en el 2002, se peleó con sus otros colegas de gobierno, no sin antes haber perdido las elecciones como candidato a vicealcalde de Managua en un hecho que le desprendió lágrimas durante una conferencia de prensa en la que no pudo ocultar la congoja de haber sido derrotado por el sandinista Herty Lewites.

Luego trabajó en la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República, ya en tiempos de Enrique Bolaños. Fue procesado por injurias y calumnias por la esposa del expresidente Alemán, María Fernanda Flores de Alemán, y ahora, como presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Puertos, y tras haber perdido otras elecciones como candidato a alcalde, ya no responde su celular como antes.

¿Qué celebraban? Gómez dice que nada especial. "En Semana Santa se acostumbra a celebrar en la playa, y en cuanto a los tragos pues había de todo, había abundancia", recuerda Gómez quien ahora milita en la nueva agrupación política de Eduardo Montealegre.

Uno de los que aparece en la foto, y que ahora ya no está al lado de Alemán, ni milita de momento en agrupación política, dice que la foto la tomó un agente de seguridad con una cámara amateur de uno de los hijos varones de Alemán. El rollo lo sacaron los escoltas y Jerez lo reclamó por motivos de seguridad. Decía que fotos de ese tipo debían permanecer en familia. "Fueron varias fotos, los muchachos tomaron varias y luego se las dieron a guardar a los escoltas. Gabriel Leví venía saliendo de la cocina de preparar unos tragos y le dijo al agente que tomara la foto. Aquel vino y disparó varias fotos. Después no se supo qué pasó con los rollos hasta que apareció esa foto en una oficina de Jerez", dice hoy uno de los personajes que pide el anonimato.

***

¿Quién es ése que aparece ) hablando con un José Antonio Alvarado que aún en el agua no se quita las gafas ni pierde el porte de persona interesada en la charla de los demás? Ay, la maldita memoria afecta la mente y los recuerdos no son tan claros: Alvarado, quien entonces era ministro de Gobernación y ahora candidato presidencial, prefiere no comentar; Fiallos sigue sin contestar su celular. Jerez prefiere llevar su vida en blanco; Eddy Gómez asegura que era Gabriel Leví y Jorge Solís Farias, quien aparece con la copa en alto en su mano derecha, sonriendo y en el extremo izquierdo de la foto, vive fuera de Nicaragua por negocios en Panamá y Dominicana, después de haber abandonado el país en medio de una tormentosa nube de escándalos que lo perseguía desde que estuvo como presidente de la Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones.

Un diputado liberal que hoy ya no comulga tanto con Alemán, pero que en aquellos años era del círculo de amigos del exmandatario, asegura que en esa piscina, ese día, compartieron las mismas aguas otras personas que no aparecen en la foto: "Estaba José Rizo y Lorenzo Guerrero. Recordá que Alemán, Rizo, Alvarado y Guerrero fueron los fundadores del PLC y no podían faltar a esos eventos. Los hijos del doctor estuvieron ahí, Carlos Miguel y Arnoldito que en paz descanse. Ellos andaban en los cuadraciclos".

Lea también: Los años de Daniel Ortega y Arnoldo Alemán en el colegio

La foto se hizo pública el 24 de abril de 2002. Entonces Alemán ya había salido del poder y el gobierno entrante de Enrique Bolaños desató una cacería contra exfuncionarios acusados de corrupción, principalmente a Alemán y Jerez.

Agentes de la Dirección de Investigaciones Económicas detuvieron días atrás a Jerez cuando el exhombre fuerte de Alemán intentaba huir a Panamá con una maleta llena de dólares, cheques, tarjetas de crédito y papeles propios y del Estado.

Luego hurgaron en su oficina en busca de pruebas por delitos contra el Estado y en ese ir y venir fue que el periodista Iván Olivares, quien trabajaba para LA PRENSA y esperaba por noticias en las afueras de un edificio que servía de oficina a Jerez y que se ubicaba por Monseñor Lezcano, fue llamado como testigo por un policía vestido de civil.

Era de noche. Una vez dentro de las oficinas a Olivares le mostraron un álbum fotográfico donde aparecían, aparte de la foto de nuestra historia, varias instantáneas de Jerez abrazado con Fidel Castro, saludándose con el papa Juan Pablo II, haciendo de cruz en la imagen del Cristo del Corcovado y otras fotos familiares en varias partes del mundo.

El periodista pidió permiso a un oficial para tomar fotos del álbum y este lo autorizó solamente si el fotógrafo lo hacía desde afuera, sin entrar a la escena de la investigación.

"El fotógrafo Uriel Molina tomó las fotos que yo le mostré desde adentro, por la puerta entreabierta, y así fue que llegaron a luz pública", recuerda Olivares quien, al igual que los personajes de las fotos, ahora trabaja en otro barco, pero siempre en las aguas del periodismo.

Pacto PLC-FSLN
La fotografía tomada en la hacienda El Chile y donde destaca Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, fue recogida por alguna mente traviesa que la llevó a poster de protestas contra el pacto PLC-FSLN.

La foto del pacto

Esta imagen salió a luz pública en el periódico Trinchera de La Noticia, el lunes 10 de enero de este año.

En esta foto el personaje central, otra vez, es Arnoldo Alemán, pero esta vez las caras del contorno son distintas a las que estuvieron en la piscina del 97. De rojo, rostro sonriente y manos sobre la mesa, Alemán yace sentado junto al secretario general del Frente Sandinista, Daniel Ortega.

El expresidente liberal está sentenciado a 20 años de prisión por delitos de corrupción y su libertad, condicional, inestable, polémica, va de acuerdo con el ánimo del señor que luce chaqueta mostaza y camiseta negra y que sonríe tímidamente en esta fotografía. Sobre la mesa hay vasos con agua y jugos naturales, servilletas y papeles con acuerdos políticos del PLC-FSLN. No hubo tragos ese día. "Alemán solo celebra con sus amigos", diría René Herrera.

Lea también: Diez datos para entender El pacto Alemán-Ortega

¿De quién fue la idea de la foto que el mismo dirigente sandinista Tomás Borge ha calificado como error político? Dice René Herrera que él lo comentó primero, a modo de celebración de un acuerdo histórico. La propuesta causó entusiasmo en la hija mayor de Alemán, María Dolores, quien le pasó su cámara digital a Carlos Miguel, el hijo del exmandatario, quien disparó varias veces su flash sobre el grupo que se acomodó sin que nadie les dijera en qué lugar debían ir, pero que quedaron perfectamente divididos: arnoldistas a un lado y danielistas al otro.

Wilfredo Navarro, el menos favorecido en la panorámica, dice que no fue idea de Herrera, que efectivamente fue algo espontáneo y que María Dolores pasó su cámara y todos estuvieron de acuerdo porque la foto concluía una maratónica reunión de negociación política que inició días antes y se libró por varios días en la casa hacienda de El Crucero. En el extremo izquierdo de la foto, sonrisa cínica y falto de garbo, aparece Edwin Castro, quien no gusta mucho de comentar del asunto.

—¿Diputado nos puede contar un poco la historia sobre la foto que les tomaron en El Chile?

—Pues es igual como se han tomados fotos también con el Gobierno, cuando hemos hecho acuerdos con Bolaño. Aquí se ha magnificado esa foto y yo creo que sin necesidad. Igual se tomó foto cuando estuvimos en la Presidencia y firmamos el famoso acuerdo con el presidente.

—¿De quién fue la idea de esa foto?
—No, no de nadie. Se han documentado los acuerdos que hemos llegado con los diferentes partidos, hay fotos con todos. Yo no veo cuál es la diferencia. ¿O hay diferencia con la foto que nos tomamos con don Enrique en la Presidencia?

—¿Quién tomó la foto en El Chile?
—No me acuerdo fijate.

—Dicen que fue el hijo del doctor Alemán (Carlos Miguel).
—No me acuerdo para serte franco. Ahora, como te digo, no tiene mayor importancia. Es una foto igualita que la otra. Eso lo han maximizado aquellos que han querido decir: el pacto. Ahora es el pacto con Bolaños también.

—¿No hubo resistencia de parte de ustedes para tomarse esa foto?
—Es que no veo que tenga que haber ninguna resistencia. Te repito ¿por qué no me publicás un artículo sobre la foto con Bolaños?

—¿Son todos los que están en esa foto o hay alguien que quedó fuera?...

Castro está enfadado. Balbucea algo. Guarda silencio y da la vuelta hacia su curul en la Asamblea Nacional.La foto del pacto

Sección
Reportaje