La hora de Mayorga

Reportaje - 26.09.2004
Félix "Toto" Trinidad y Ricardo Mayorga

Son varias peleas las que librarán Ricardo "El Matador" Mayorga y Félix "Tito" Trinidad este próximo dos de octubre. Ambos lucharán contra sí mismos: Mayorga contra su indisciplina, su desorden mental y contra el riesgo que implica saltarse dos categorías en el boxeo (de las 147 a las 160 libras). Trinidad, en tanto, intentará demostrarse a sí mismo que luego de dos años de formal inactividad y después de la paliza recibida por Bernard Hopkins tiene la fuerza mental y la condición física necesaria como para que el poder de sus puños supere la alocada fiereza de Mayorga Mayorga

Eduardo Marenco Tercero
Fotos de Agencias

Aunque Ricardo Mayorga y "Tito" Trinidad tienen la misma edad (31 años), la misma estatura (cinco pies y diez pulgadas) y aunque pelearán en división de pesos medianos, la vida los enfrenta en momentos bien distintos de su carrera. Y la vida los ha esculpido de modo muy diferente.

Ambos vienen de hogares modestos, aunque probablemente Mayorga conoció más penurias que Trinidad. Mayorga creció en un ambiente hostil, miserable y caótico a raíz del terremoto que destruyó Managua en 1972. Se formó en un hogar rudo y fue pendenciero desde niño. En cambio, Trinidad —aunque nunca tuvo cuna de oro— creció bajo la égida de su padre, boxeador profesional, quien lo encaminó desde pequeño hacia el tinglado de una manera formal.

Hace tres años, Mayorga era un don nadie en el millonario show del boxeo, hasta que se enfrentó en el 2001 a Andrew "Seis Cabezas" Lewis, coronándose campeón Welter. Ese mismo año, "Tito" Trinidad —campeón mundial desde 1990— recibía su primera derrota de gran campeón: una paliza inclemente en doce asaltos por parte de Bernard Hopkins el 29 de septiembre del 2001, pelea suspendida por su propio padre, quien tiró la toalla y saltó al ring. Una paliza que le cambió la vida. "Tito" hizo una pelea más y se retiró.

Mayorga, en tanto, alcanzó la fama derrotando a Vernon Forrest dos veces en el 2003, adquiriendo otro título Welter y volviéndose uno de los niños mimados de Don King, rey del boxeo, de la noche a la mañana. Luego perdería los dos cinturones ante Cory Spinks, el 13 de diciembre del año pasado.

Ahora se medirán en el mismo ring. A Mayorga lo amenaza su indisciplina, su desorden mental — Mike Tyson es su ídolo— y el peligroso salto de las 147 a las 160 libras. A Trinidad lo persigue el fantasma de Hopkins, el miedo a que no haya superado emocionalmente esa paliza, a que no haya recuperado condición física después de dos años fuera del ring (Edgard Tijerino le contabiliza tres años de inactividad) y el riesgo de que un feroz ataque de Mayorga lo mande a la lona en los primeros rounds, tal como le ha ocurrido con boxeadores de menor contundencia al menos en seis ocasiones durante su carrera.

Le puede interesar: El negocio de los puños

Mayorga ganará al menos 2.7 millones de dólares en esta pelea y se supone que Trinidad al menos el doble. Estas ganancias se originan de los costos de las boletas en el Madison Square Garden de Nueva York: que van desde los 75 dólares a los 2,000 dólares en ring side. Trinidad es quien atrae al público: su pelea con Oscar De la Hoya dejó ganancias de 71 millones de dólares sólo en el sistema de cable "pago por evento" (pay per view), el 18 de septiembre de 1999. Mayorga se hizo boxeador emulando al hermano, dentro del Ejército y luego en la dureza del exilio en Costa Rica —donde era celador en night club por la noche y boxeador durante el día—. Mayorga ganará millones de dólares ahora después de que nunca tuvo una cuna cuando niño, que vivió semanas enteras de comer mango porque no había nada más; lo que ha generado admiración en el público nicaragüense, de la misma manera en que sus constantes líos (demandas por pensión, agresiones a policías y ciudadanos, acusaciones de violación, carreras ilegales de automóviles) le ha granjeado la animadversión de otra sector de la ciudadanía.Félix "Toto" Trinidad y Ricardo Mayorga

***

Alexis ve ganar a Tito

Pero aún con esa relación de amor y de odio que existe entre los nicaragüenses y Mayorga, es seguro que este dos de octubre el país se paralizará para ver la pelea, fenómeno que solía ocurrir cuando el tricampeón mundial, Alexis Argüello, subía al ring.

Alexis Argüello, quien ha tenido enfrentamientos públicos con Mayorga — amagó casarse con su hija y le ha insultado— ve perder a Ricardo Mayorga. No cree que pueda recuperar condición física y piensa que "Tito" Trinidad —gracias al descanso de al menos dos años— ha logrado recuperar fuerzas para batirlo.

"Lo que le ha pasado psicológicamente (preso durante un día a raíz de una acusación por violación) lo debe tener abatido (a Mayorga), sin mencionar lo físico, pues un mes de preparación no es suficiente para una pelea tan importante", dice el tricampeón.

Al cronista deportivo Enrique Armas también le preocupa la concentración de Mayorga. Sin embargo, el campeón nicaragüense ha demostrado ser a ratos inconsciente de sus pasos, desenfadado y "yoquepierdista".

"El es un indio fuerte, pero lo más dificil en esta pelea es que él va invadiendo dos categorías: de 147 pasó a las 154, que es la Súper Welter, y se fue a las 160 que es la mediana", razona Argüello. La misma desventaja observa Edgard Tijerino. Mientras tanto, Enrique Armas piensa que esa desventaja se compensa con el retiro de "Tito" Trinidad, que ha sido de al menos dos años.

Saltar categorías en el boxeo es un gran riesgo. Uno de los boxeadores que lo ha sabido tomar, ha sido Evander Holyfield, un crucero que pasó de las 185 a las 200 libras. "Le metieron un trabajo físico: pesas, para llevarlo a esa categoría, con un nutricionista a la orilla; pero esto así a la loca como está pasando ahorita no es recomendable en el plano físico, terapéutico ni mental", advierte Alexis.

***

¿Y el punch de Mayorga?

Alexis Argüello se apunta a "Tito" Trinidad por su técnica y profesionalismo. Descarta que el retiro de "Tito" sea un punto en contra, pues es un hombre joven. Alexis cree más bien que este retiro le permitirá superar el cansancio acumulado y volver con mayor fuerza.

En cuanto a golpes, Alexis piensa que frente a Erick Mitchell, Mayorga demostró que su tonelaje no está bien administrado. Su pegada no era la misma y no lo pudo tumbar. Edgard Tijerino observa que Mayorga ha hecho 36 rounds en las últimas tres peleas (Forrest, Spinks, Mitchell) y que su punch no ha quedado en evidencia.

En tanto, los mejores golpes de Trinidad, dice el tricampeón, es el gancho cruzado de izquierda y la derecha. "Son golpes mortales que serán como cuchillas cortando la humanidad de un Mayorga lento, acarreando un peso superior al acostumbrado", dice Alexis, quien recalca: "Al aumentar su volumen Mayorga necesitará más oxigenación para poder acarrear ese peso. Y entonces necesitará el doble de oxigenación y al no tener la condición física..." se le verá lento.

Alexis no cree que Mayorga tenga algún golpe con el que pueda demoler a Trinidad. Vaticina que los primeros tres rounds serán de arremetidas locas de Mayorga pero cree que la inteligencia de Trinidad sabrá superarlas. Mayorga tampoco tendrá la misma movilidad con trece libras de más y será un blanco más estático, reitera el tricampeón.

Por su lado, Eduardo "El Ratón" Mojica considera que la clave de la pelea estará en la inteligencia de Trinidad. "Si 'Tito' Trinidad muerde el anzuelo y se enoja, pierde su pelea. Pero si pelea con inteligencia le gana a Mayorga", vaticina.

A su modo de ver, Mayorga pro-curará enojar a Trinidad para obligarlo a fajarse y si se faja pierde la pelea debido al poder de su contrincante: "Mayorga es el mismo peleador siempre: va detrás de su presa como se le ha visto, él va a matarlo, pero si 'Tito' Trinidad le pelea con inteligencia, le podría ganar".

***

Trinidad regresa a su tumba

El cronista deportivo Enrique Armas, quien antes fue un crítico de Ricardo Mayorga, lo tiene ahora como favorito: "Todo dependerá de que Mayorga haya mejorado sus condiciones físicas, lo cual no es fácil, pero no imposible tomando en cuenta su fortaleza física. También dependerá de su fortaleza mental, que no pierda su concentración, sabiendo que a diario en Nicaragua le dicen violador, que lo critican, y que le quieren sacar plata del juzgado".

Sin embargo, Mayorga aparentemente es una persona inconsciente de las consecuencias de sus actos. Le vale el entorno social. Eso sí, le gustan que lo aclamen. Es exhibicionista. Y tiene su ego.

"El fantasma de Hopkins es un factor clave en este combate. "La pelea es en Nueva York, en el Madison Square Garden, donde Hopkins derrotó a Trinidad. Ahora `Tito' retorna a lo que fue su tumba", comenta Armas.

José "Cheguí" Torres, columnista de la cadena ESPN, ex campeón mundial de los pesos semi completos, se pregunta sobre si en realidad "Tito" ha logrado superar la paliza que le propinó Hopkins: "Yo estoy seguro que esa derrota miserable tuvo que haberle dejado huellas inolvidables que solamente el tiempo y las nuevas experiencias en el ring pueden resolverle. Su precisión de cuándo disparar y dónde conectar eran un juego para él. Se lo sabía de memoria. Pero subió en contra de Bernard con furia descontrolada y consecuentemente no pudo apreciar todas las realidades que sucedían a su alrededor. Su coraje le perturbaba la concentración. Había caído en la trampa que tan inteligentemente le había tendido su rival".

¿Procurará Mayorga hacer caer a "Tito" en la misma trampa? "Tito" ha caído seis veces y se ha levantado a ganar. Suele ser sorprendido en los primeros asaltos y se crece en los últimos.

Ambos boxeadores llevan un grado de adversidad en su contra: Mayorga el salto de dos categorías y Trinidad el retiro de dos años. Trinidad lleva siete meses de entrenamiento y Mayorga ha llevado una vida desordenada en los últimos tiempos. Pero ésta es su tercera pelea del año.

Sin embargo, persiste una pregunta: ¿cómo impactará a Mayorga el desgaste del bacanal, el cigarrillo, el entrenar y dejar de entrenar, la tensión psicológica, los escándalos y sacarse sangre para dar el peso según él ha asegurado?

***

Los mejores golpes

En cuanto a golpes, "Tito" Trinidad tiene su gancho de izquierda al hígado, sostiene Armas. Y contra Hopkins cruzó el gancho abajo y el gancho arriba al igual que Julio César Chávez. Mayorga lo que tiene es un "ataque como en pandilla", señala. Es impredecible y feroz. Pega fuerte y aguanta. "Mayorga es un crucigrama", dice Armas.

"Mayorga la puede ganar a base de fortaleza: la mandíbula de Trinidad no es ninguna fortificación que no pueda ser derribada por la pegada de Mayorga", añade. Tijerino piensa que la mandíbula de cualquier persona es frágil y no ve allí una debilidad de Trinidad.

¿Y qué debilidad tiene Mayorga que pudiese aprovechar Trinidad? Según Armas, "la guardia de Mayorga es pésima, 'Tito' es mucho más ordenado y tiene muchísima mejor puntería". Tijerino coincide en que la defensa de Mayorga no existe, pues "su mejor defensa es el ataque".

¿Y si Mayorga no recuperó condición física? Enrique Armas cree entonces que Mayorga podría ser noqueado por Trinidad.

***

El peligro de la inactividad

Edgard Tijerino piensa que "Tito" Trinidad tiene como desventaja la inactividad: "Para mí Trinidad tiene tres años de no pelear. Su última pelea exigente fue el 29 de septiembre del 2001. Yo estuve en esa pelea, nunca pensé ver a Trinidad tan sometido e inutilizado. Bernard Hopkins fue demasiado grande".

Tijerino se pregunta: 'Podrá tener Trinidad un regreso grande? Es posible, porque él es disciplinado, él es un muchacho muy obediente a sus padres, es un hijo de dominio todavía, a pesar de su grandeza económica y de su dimensión como boxeador, es muy respetuoso con sus padres, es la contrafigura de Mayorga".

El veterano cronista deportivo considera que la gran pregunta es saber si Trinidad ha recuperado el timing. Es decir, "el tiempo para golpear, el grado de flexibilidad y precisión; eso sólo lo da el ring, al igual que la medida correcta de la longitud de tus golpes, la velocidad, la capacidad de absorción, la facilidad de contragolpear, eso sólo se mide en el ring, y es un examen pendiente para Trinidad".

¿Cómo está Trinidad en tiempo, precisión, distancia y movimiento? Eso está por verse, advierte Tijerino: "Trinidad es un boxeador fundamentalmente ofensivo, trata de no darte la iniciativa trata de tomar el centro del rin pienso que aún con los anteceden tes de Mayorga él lo va a hacer, e donde se siente más cómodo. No es un buen boxeador peleando hacia atrás".

Le puede interesar: El boxeador que no se rinde

¿Qué esperar de Mayorga? Según Tijerino, "Mayorga debe tomar los riesgos que los fajadores toman: recibir para pegar. Los mejores golpes de Mayorga son los que nadie espera. Lo mejor que tiene es su fortaleza. Y pega fuerte. Hace sentir sus golpes, en los antebrazos, donde sea, lo que es un factor psicológico importante según Carlos Monzón. El recurso de peleador callejero en Mayorga es amedrentador".

"Si Mayorga se hace sentir, empuja a Trinidad a como sea, si lo lleva a las cuerdas, si lo desespera, debe ser en el arranque de la pelea. Si va muy larga la pelea, será favorable para Trinidad", razona Tijerino.

Trinidad —a su juicio— escogió a Mayorga para volver al cuadrilátero porque considera que es un boxeador primitivo, rudimentario, y toma el riesgo de que sea un golpeador porque viene de las 147 libras. No se enfrentará con un peso mediano consolidado.

"El éxito del ataque de Mayorga está en su desorden porque no permite crear estrategia contrincante. Pero Trinidad lo puede manejar obligándolo a errar, el boxeador que falla mucho golpe se desgasta. Trinidad tiene que ser muy especulativo mientras que Mayorga va a lo suyo, su boxeo no tiene secreto pero es efectivo: presiona, intimida, golpea y define", analiza el creador de Doble Play.

Y éste es su vaticinio: "Yo tengo mis dudas serias sobre Trinidad, sobre su verdadero estado atlético, por mucho que haya entrenado, y tengo dudas mayores sobre su estado emocional, la consecuencia de la paliza que le dio Hopkins, ¿cómo le afectará si Mayorga rápidamente se le encarama?". Ésa es la incógnita.

NIÑO BIEN VERSUS OVEJA NEGRA

Ricardo Mayorga es la contrafigura de "Tito" Trinidad. El uno es oveja negra, pendenciero y rey de los encabes. El otro es un hijo de dominio, disciplinado y obediente a los consejos de su padre, Félix Trinidad, ex boxeador, su manager y entrenador.

Edgard Tijerino explica que "Trinidad es un hombre de familia al igual que Mayorga. Pero la familia de Trinidad incide en él, es un espejo donde él se ve, donde él es simplemente parte de la familia, no es el superman de la familia y el papá no lo hace sentir así. Mayorga sí. Es un jefe de familia sin saber qué es una jefatura. La familia lo ve con una idolatría, es el intocable, haga lo que haga está bien hecho y la familia está consciente de que él no hace caso". Tijerino piensa que "Trinidad es un hombre con sentido común y Mayorga es un hombre carente de sentido común".

Félix "Toto" Trinidad y Ricardo Mayorga
Mayorga tiene una pésima guardia, opinan los cronistas nacionales, mientras que "Tito", abajo, destaca por su excelente puntería en conectar los golpes.

Sección
Reportaje