Los hijos del presidente

Reportaje - 11.07.2010
Familia-del-Presidente-Daniel-Ortega

Un ejército de ocho retoños compone la familia del Presidente de la República, Daniel Ortega, y de la primera dama Rosario Murillo. Y aunque llevan su vida con la misma secretividad que las acciones de gobierno, Magazine dibuja estos perfiles a mano alzada de cada uno de ellos

Dora Luz Romero

Son tantos, que al leer sus nombres, pareciera que se tratara de una lista de asistencia en una aula de clases. Maurice Facundo. Juan Carlos. Rafael Antonio. Laureano Facundo. Carlos Enrique. Daniel Edmundo. Camila Antonia y Luciana Catarina.

Ellos son los Ortega Murillo. Hay músicos. Asesores. Modelos. Comunicadores. Sociólogos. En esta familia usted encuentra de todo.

Lea también: El origen de la pareja Ortega Murillo

Los hijos del Presidente de la República, Daniel Ortega, y la primera dama Rosario Murillo tienen su cuota de protagonismo dentro del Gobierno de turno.

Sin ser funcionarios y sin poder trabajar en empresas estatales, como la ley lo prohíbe, a los hijos del Presidente se les ve realizando funciones que no les corresponden. La primera dama en una ocasión justificó que sus hijos cumplían con funciones operativas dentro del Gobierno.

Y no sólo los hijos. También los yernos, las nueras y los nietos parecieran ser parte de este Gobierno. Han viajado por América Latina, Medio Oriente y África en giras oficiales como si formaran parte de las delegaciones gubernamentales. Estas acciones han sido fuertemente criticadas por los diversos sectores en el país, que critican al Presidente por nepotismo y por confundir y mezclar sus dos gobiernos: el Estado y su familia.

Pero, ¿quiénes son los hijos de Ortega? ¿A qué se dedican? Y ¿cómo los ve la gente que los conoce?

Ellos siguen el mismo patrón del Gobierno, no entrevistas...

Enero 2010 la familia Ortega
Enero 2010. La familia Ortega reunida en la boda de Maurice Ortega con Blanca Díaz, hija del comisionado mayor Francisco Díaz. En la fotografía aparecen los padres del novio, de la novia y sus familiares más cercanos.

***

El economista Francisco Lainez, ex presidente del Banco Central de Nicaragua, ha señalado al hijo mayor de la pareja presidencial, Rafael Antonio Ortega, como el “testaferro” de la familia.

Alto, recio y ya casi calvo, este hombre de 41 años es hijo biológico de la primera dama Rosario Murillo e hijo adoptivo del presidente Daniel Ortega.

Rafael, es hermano de sangre de Zoilamérica Narváez, quien acusó a Daniel Ortega en 1998 por haber abusado de ella desde que tenía 11 años. Para ese entonces, Rafael desmintió a su hermana y en su momento dijo que dentro del círculo familiar “las cosas que ella gozó en lo particular, que ahora ella llama martirios, no tienen cabida y más bien cae en el ridículo”.

“Payo”, como es llamado por sus amigos, es el hombre que está al frente de los negocios de la familia. Él ha sido designado por su padre para representarlo en las operaciones de Alba de Nicaragua (Albanisa), un emporio económico del Presidente de la República. De hecho, se dice que fue precisamente Rafael quien estuvo a cargo de las negociaciones en la compra de las operaciones de la Tribu Seminole en el país –que incluye el Hotel Seminole y fincas que poseen el mejor hato ganadero del país– así como en las negociaciones para la compra del Canal 8 de televisión.

Además es el encargado de manejar las emisoras Radio Ya, Radio Viva FM, Radio Sandino y Radio Estéreo Ya.

Pero a Rafael Ortega no se le ve únicamente en los negocios familiares. También cumple atribuciones de funcionario público, sin serlo. Una de las últimas apariciones que tuvo como funcionario fue en mayo pasado al viajar en la delegación que acompañó al presidente Daniel Ortega a la toma de posesión de la Presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla. También, ha sido recibido en varios países como asesor presidencial, actitud que ha sido criticada como “nepotismo” dentro de varios sectores.

Es tal la influencia que ejerce Rafael Ortega dentro del Gobierno, que en algunos círculos gubernamentales lo llaman “El Chigüín”, comparándolo con el hijo del ex dictador Anastasio Somoza Debayle.

Rafael Ortega
Rafael Ortega, el hijo mayor de la pareja presidencial, es quien está a cargo de los negocios de la familia. Además cumple funciones dentro del Gobierno.

***

Para la década de los noventa, su rostro era conocido en casi toda Nicaragua. La imagen de cuando su padre la cargaba en brazos en la campaña presidencial de 1990. De hecho, su rostro fue una de las principales imágenes de aquella campaña.

El retrato en blanco y negro muestra a una pequeñita seria, de tez blanca, con ojos grandes y negros. A la par de esa niña de unos tres años que muestra ternura, aparece Daniel Ortega con veinte años menos de los que carga hoy. Llevaba el bigote espeso, tenía la cabellera abundante y aún podía disimular las arrugas. Junto a la fotografía se lee un lema que reza: “Hombre de Paz”.

Así fue conocida Camila Ortega en Nicaragua, pero esa imagen de hace veinte años quedó ahí, donde empezó, en el retrato.

Ahora, la hija del Presidente tiene 22 años y es graduada en Ciencias Políticas en la Universidad Thomas Moore. Quienes la conocieron en su época de universitaria aseguran que es una muchacha poco participativa en clases. Aunque, cuando se trataba de fiestas y celebraciones, ella era experta en organización. “Se encargaba de hacer los pasteles y de cuidar cada detalle”, dice Irela Guevara, amiga de Camila.

No es ningún secreto que la pasión de Camila es el modelaje y la fotografía. En más de una ocasión se le ha visto en pasarelas y posando frente al lente para los diarios nacionales.

Su familia nunca asiste a los eventos en los que ella modela, quienes la acompañan son sus cuñadas y su hermana Luciana, cuenta Allan Ugarte, su maquillista personal. Pero eso no parece ser impedimento para la hija del Presidente a quien Ugarte describe como “dulce y coqueta”. “Ella se cuida muchísimo y uno de sus pasatiempos favoritos es ir de compras”, dice Ugarte quien es llevado y traído por los escoltas de Camila cada vez que ella necesita que la maquillen.

Irela Guevara, su amiga, reconoce que siempre anda muy bien arreglada y ama andar a la moda. “Es fanática de los zapatos. Le apasiona el modelaje en pasarela y fotografía”, dice.

A la hija del Presidente en los últimos meses se le ha visto en reuniones de alto nivel del Gobierno de Nicaragua. No es raro verla sentada detrás de su padre durante una reunión de presidentes centroamericanos, como ya ha ocurrido. Se dice que actualmente trabaja en el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) en el área de Dirección y Promoción de la Cultura.

En sus redes sociales se puede observar cómo esta jovencita anuncia los eventos culturales organizados por el Intur.

Camila Ortega
Camila Ortega ha posado en varias ocasiones para el lente del suplemento Nosotras, del diario La Prensa.

***

Mucho menos expuestos públicamente que Camila o que Rafael están Daniel Edmundo y Carlos Enrique, mejor conocido como Tino.

Dicen que el nombre de este hijo de la pareja presidencial carga con mucho significado. Lo llamaron Carlos, por Carlos Fonseca. Enrique, por el seudónimo del Presidente y Tino en honor al compositor y cantante nicaragüense Tino López Guerra.

Al igual que Rafael, Tino es hijo adoptivo de Daniel Ortega, su padre es Quincho Ibarra, ex esposo de la Primera Dama.

Él usa muy poco su nombre de pila, a menos que se trate de algún trámite formal. De hecho, muy pocas personas lo conocen como Carlos Enrique. Todos le llaman Tino.

Tino Ortega nació el 28 de agosto de 1977. Tiene 32 años, es casado y tiene un hijo que lleva su mismo nombre.

Alto, regordete y de ojos claros, es el encargado de la parte operativa del Canal 4 de televisión. Sobre sus espaldas recae la responsabilidad de las transmisiones del Canal. De acuerdo con un documento oficial de Telcor, fechado en el año 2009, Carlos Enrique Ortega es el representante legal de Informativos de Televisión y Radio S.A. (Intrasa).

Quienes trabajan con él saben que es un tipo estricto, mal encarado y de pocos amigos. Es un hombre que infunde miedo y del que muy pocos se atreven a decir lo que piensan de él en voz alta.

En el Canal lo llaman ingeniero, o Tino, así, a secas. Sin embargo, a sus espaldas le dicen malos apodos debido a su mal genio. Prepotente. Agresivo. Gritón. Poco agraciado. Ésas son las palabras con las que sus compañeros de trabajo lo describen.

Dentro del mismo Canal 4 trabaja otro de los hijos de Ortega, Daniel Edmundo, quien es graduado en Sociología. Este muchacho de 30 años, bajito y calvo, es el encargado del noticiero Multinoticias del Canal 4.

Se estresa mucho, dicen quienes lo conocen. Tanto que le quedan pocas uñas para descargar su estrés.

A diferencia de su hermano Tino, la gente que trabaja con Daniel Edmundo se expresa muy bien de él. Lo describen como un tipo afable, tolerante, gran conversador y educado. Mientras que sus compañeros de clases lo recuerdan como un muchacho callado, pero cuando le tocaba hablar lo hacía con propiedad y conocimiento. “Se notaba que leía bastante”, dice una ex compañera de clases de la UCA.

Menos que de Daniel Edmundo. Menos que de Tino. Hay una hija de Ortega de quien se habla menos todavía. Su nombre es Luciana Catarina, tiene 21 años y es la menor de los Ortega Murillo. De ella, se sabe que es amante del piano, del modelaje y que al igual que sus hermanos ha disfrutado de los viajes en las giras oficiales del Presidente de la República.

***

En la Universidad Centroamericana (UCA) era un estudiante más. Quienes lo conocían sabían que era el hijo del líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero hasta ahí. Sin embargo para su madre, Rosario Murillo, él era mucho más que un estudiante común y corriente. Para ella, su hijo Juan Carlos es la reencarnación de Sandino. Se lo ha dicho a algunos amigos cercanos a la familia.

Juan Carlos Ortega tiene 28 años, es bajito y desde muy joven mostró su vena artística. Para finales de la década de los 90 fundó una banda junto a su hermano Laureano, llamada Ciclo de Luna.

En ese entonces, Juan Carlos se quejaba de que en Nicaragua no había industria musical, de que las casas disqueras no apoyaban la música nacional y que para hacer música necesitaban de instrumentos que eran demasiado costosos. “Es difícil hacer arte cuando no hay apoyo”, dijo en esa entrevista que ofreció en el 2003 al suplemento Aquí Entre Nos del diario La Prensa. Juan Carlos era el guitarrista de la banda y según afirmaba su música se definía como una mezcla de metal con rock alternativo, siempre con sus letras enfocadas en los problemas sociales.

Hoy, se ve un Juan Carlos diferente. Más serio del que subía a los escenarios de los bares alternativos de la capital. Más serio que aquél que caminaba por los pasillos de la universidad. Hoy, Juan Carlos Ortega, graduado en Comunicación Social, es directivo de la cadena de televisión y empresa multinacional Telesur con sede en Caracas, Venezuela.

Además, es el delegado de la familia para manejar el Canal 8 de televisión, el cual fue comprado por Albanisa, el emporio económico que domina su padre, y juega un rol importante en todo el conglomerado de medios del partido de gobierno, FSLN.

Juan Carlos es considerado uno de los hijos “más políticos” del Presidente. Este joven no tiene ningún problema en expresar lo que piensa sobre la política en el país. En el 2008, publicó un artículo llamado Juventud Rebelde donde justificó el pacto entre su padre Daniel Ortega y el líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Arnoldo Alemán. Gracias al pacto –afirma– “el sandinismo accede a los espacios institucionales que le corresponden por derecho, al representar a más del 40 por ciento de la población votante”. Asegura que ahora que gobierna su padre, la Derecha del país se ha inventado una dictadura.

A pesar de su vida dentro de la política y el ajetreo en el área de las comunicaciones, Juan Carlos no ha dejado ese amor por la música. De vez en cuando se le ve en algún bar capitalino con su guitarra. Aunque es más común verle en Espacio Sur, una promotora cultural de la que es propietario. Ahí, tiene su propio bar donde se presentan las bandas nacionales, tiene el dinero para invertir en mejores instrumentos y por si fuera poco, usa a agentes de la Policía Nacional como si se tratase de sus empleados para vigilar Espacio Sur y sus alrededores. Ahora no puede quejarse de que no hay apoyo al “arte nacional”.

Juan Carlos Ortega
En los años 90, Juan Carlos Ortega formó junto a su hermano la banda Ciclo de Luna. Actualmente, Juan Carlos (al centro) es directivo de la cadena Telesur.

***

Parece que todos los Ortega Murillo tienen una vena artística. Luciana en el piano. Juan Carlos en la guitarra. Laureano tenor y Maurice en la guitarra.

Laureano Facundo, de 27 años, es uno de los pocos tenores que existen en el país. A sus 18 años, Laureano debutó como tenor en el V Festival Centroamericano de Música de Cámara, realizado en el Teatro Nacional Rubén Darío. Para ese entonces, Laureano era el baterista del grupo que había formado junto a su hermano Juan Carlos, Ciclo de Luna. Estudiaba Música en el Conservatorio de la Universidad Politécnica (Upoli) y a la vez Sociología en la UCA.

En una entrevista que dio para La Prensa en el 2001, el joven tenor reconoció que desde chavalo, en su escuela primaria, se había destacado en canto y baile. También confesó que qu

ería dedicar su vida a la música lírica y que su sueño era estudiar Música en Cuba o en Italia.

De lo que soñaba a lo que hace ahora ha habido grandes cambios. Laureano estudia Cine y Televisión en la Universidad de Veritas de Costa Rica, donde se hospeda en la mansión del magistrado Roberto Rivas y viaja en un Porshe Carrera 911 que puede costar entre 130 mil y 250 mil dólares. Pero cuando no está en el país vecino, ese muchacho trabaja como asesor de proyectos turísticos en la más importante agencia estatal de promoción de inversiones en el país, ProNicaragua. Por supuesto ahí dentro, su padre es tachado por nepotismo, aunque ellos justifican que su labor en ProNicaragua es como voluntario.

Al igual que Laureano, su hermano Maurice también Facundo, estudia Cine y Televisión en esa universidad privada en Costa Rica. Maurice, de 25 años, es de los hijos de Ortega de los que se conoce muy poco. “Es un muchacho tranquilo. Recuerdo que cuando estábamos en clases era callado, pero bien inteligente. Era muy tolerante. Podías hacer el peor comentario del FSLN en clases y sobre su familia y él ni se mosqueaba. Todos esperaban su reacción, pero él como si nada”, cuenta un excompañero de clases con quien llevó el curso propedéutico en la UCA en el 2002.

Amante del fútbol, fanático de Soda Stéreo, Caifanes y The Cars, Maurice Ortega se graduó de secundaria en el Centro Educativo Doris María Tijerino Morales, donde era muy común verle con su guitarra a cuestas en los actos culturales.

A inicios de este año, Maurice, a quien sus amigos llaman “Moris”, se casó con Blanca Díaz, con quien ya tenía una hija. Díaz es hija del comisionado mayor Francisco Díaz, quien fue ascendido en el 2008 por su ahora consuegro para así tener el grado con el que queda habilitado para asumir la jefatura de la Policía Nacional cuando el Presidente designe al sustituto de la actual jefa de la Policía, Aminta Granera.

Ellos son los hijos del Presidente. Conocidos en Nicaragua por sus fotografías familiares junto a Fidel Castro, o durante las giras oficiales de Gobierno por África o el Medio Oriente, en esta familia cada quien juega un rol. Puede que sea de músico. Asesor. Testaferro. Modelo. Comunicador. Administrador. Aquí hay para elegir.

Laureano Ortega
Laureano Ortega es uno de los pocos tenores que existen en el país. Actualmente trabaja como asesor en ProNicaragua.

Otro del clan Ortega

Camilo Daniel Ortega Herrera es uno más de los hijos del Presidente de la República, Daniel Ortega. En la época que Ortega era parte de la guerrilla conoció a la ex comandante Leticia Herrera, con quien mantuvo amoríos.

De aquella relación nació Camilo Daniel, quien ahora tiene 32 años. Actualmente Leticia Herrera es la Cónsul General de Nicaragua en Costa Rica y en la década de los 80 fue vicepresidenta de la Asamblea Nacional.

Antes de llegar a la Presidencia, Ortega hizo su declaración de probidad ante la Contraloría General de la República, en esa misma declaración mencionó la lista de hijos bajo su patria potestad. En la lista aparecía Camilo Daniel Ortega Herrera.

Zoilamérica Narváez sería la décima hija (adoptiva) del presidente Daniel Ortega. Sin embargo, tras un juicio civil, renunció al apellido Ortega —que había adoptado en la década de los 80— y recobró su apellido paterno: Narváez.

Sección
Reportaje