Ricos de Nicaragua

Reportaje - 16.05.2010
Ricos de Nicaragua. magazine

Si en Nicaragua existiera una versión de Forbes, seguramente los nombres que encontrará en estas páginas estarían en esa lista. Pero en este país no existe un ranking de los más ricos, ni existe una idea real de las fortunas que poseen. Se sabe que los ricos nicaragüenses provienen de familias tradicionales, que han estudiado en el extranjero casi todos en Estados Unidos y que su fortuna se ha tejido en el transcurso de varias generaciones, aunque cada vez hay más excepciones. También, que muchos invierten en arte o en fundaciones a través de las que realizan obras sociales. Tras un sondeo con productores, empresarios y directivos de algunos gremios económicos magazine se aventura a identificar a estos personajes

Amalia Morales

Carlos Pellas, Grupo Pellas

Carlos Pellas, Grupo Pellas, el sagaz

Algunos consideran a Carlos Pellas, de 59 años, una especie de rey Midas por su capacidad de convertir en dinero cualquier idea de negocios que emprenda, un don que habría heredado de su padre Alfredo Pellas, o mejor aún de las últimas cuatro generaciones de Pellas que empezaron a construir ese imperio hace 125 años. Carlos Pellas es –según la página web oficial de la compañía– el presidente de un conglomerado de 11 empresas con presencia en más de ocho países, entre ellos Estados Unidos, aunque revistas como Summa hablan de 50 empresas y 16,000 empleados bajo el sello de este apellido que en Nicaragua se pronuncia como una marca. Este empresario, que estudió economía en Stanford y que ha hecho dos maestrías (una en Administración de Negocios y Economía Agrícola) es el administrador de un consorcio cuyos activos ascienden a 4,000 millones de dólares, según la revista Summa. Ha cerrado negocios con Carlos Slim, el mexicano de origen libanés al que la revista Forbes declaró hace poco el hombre más rico del mundo, por encima de Bill Gates. A Slim, Pellas le vendió la empresa de cable. Acostumbrado a moverse en los círculos de poder, en 1987 –por las circunstancias políticas del país– Pellas abandonó Nicaragua con su familia y se instaló en Miami. La salida forzosa del país, que implicó confiscaciones de propiedades por parte del gobierno sandinista, los obligó a mirar hacia Centroamérica donde descubrieron una infinidad de oportunidades. Hace unos meses en entrevista a la revista Estrategia & Negocios, Pellas reconoció que nada ha sido improvisado en este emporio que empezó hace 125 con un negocio de transporte, luego creó Nicaragua Sugar Estates Limited propietaria del Ingenio San Antonio, y años después fundó la empresa licorera, productora del ron Flor de Caña que ha trascendido las fronteras del país. Pero detrás del sello Pellas hay ventas de vehículos, bancos, aseguradoras, empresas de cable. Por eso se le considera como uno de los conglomerados más fuertes de Centroamérica. La organización de Cámaras de Comercio e Industrias de América Latina (CAMACOL) lo ha galardonado como el empresario más importante del continente. En 1989 Carlos Pellas y su esposa Vivian sufrieron un trágico accidente aéreo en Honduras. Sufrieron serias quemaduras que implicaron varias cirugías posteriores, sobre todo ella, pese a que Pellas logró salvarla antes que el avión explotara. “Uno aprende a vivir hasta que se enfrenta a la muerte”, ha dicho Pellas.

Ramiro Ortiz Mayorga

Ramiro Ortiz Mayorga,  el mecenas

Casado, con cinco hijos y más de media docena de nietos. Este hombre de 65 años, de sonrisa fácil y calvicie pronunciada, es leonés, coleccionista de arte y presidente de la junta directiva de uno de los principales grupos económicos del país: Promerica, una organización que extiende sus tentáculos bancarios en Nicaragua, resto de Centroamérica, así como en República Dominicana y Ecuador. El libro los Megacapitales de Nicaragua, de Francisco Mayorga, economista y ex presidente del Banco Central, refleja que para fines del 2005, el Banco de la Producción (institución financiera que es parte del mismo grupo) reportaba activos de 775.8 millones de dólares, por encima de instituciones como BAC, Bancentro y Banco Uno. En su hoja de vida consta que Ortiz Mayorga hizo la secundaria en León, donde se educó con la “guía espiritual” del hermano Benito Santiago. Más tarde se largó a Estados Unidos. Estudió en Texas y Stanford. Antes de asumir su propio grupo financiero, Ramiro Ortiz fue subordinado de otros banqueros que ahora ve desde la otra acera, como competencia. En los años setenta ocupó los cargos de gerente de la división Agroindustrial del Banco Central y gerente regional del Banco de América. Pero el oficio de banquero no es todo en la vida de Ramiro Ortiz. Por su trabajo en pro del arte, lo han bautizado como el mecenas de la cultura. Desde la Fundación Ortiz Gurdián que dirige su esposa, impulsa el trabajo de artistas plásticos nacionales. En las paredes de su fundación, situada en León, cuelgan obras de Guayasamín, Miró entre otros pero también de los grandes nicaragüenses como Armando Morales y Peñalba. A través de la fundación también promueve la creación literaria con el premio de poesía femenina. “Yo tomo mis decisiones, y mis colegas en nuestra organización, basados en los potenciales que se pueden hacer, no en las crisis del momento, que son temporales”, declaró hace un tiempo al semanario Confidencial, una frase que quizás resume su pensamiento de sortear crisis y de largo plazo en los negocios.
Algunas empresas que hacen parte del Grupo Promerica (Almexa, Provalores, la cadena de pizzerías Holywood en León, pero también los museos Rubén Darío y el Hotel El Convento).

Roberto y Enrique Zamora, el banquero y el exportador

Roberto y Enrique Zamora, el banquero y el exportador

Hijos de un médico leonés y de una ama de casa rivense, los hermanos Roberto, Enrique y Lorena Zamora Llanes son las caras detrás del grupo Lafise (Latin American Financial Services). Roberto de 54 años y Enrique de 51, estudiaron Ingeniería Industrial, la que según Enrique les dio “la disciplina” para hacer todo lo que ahora hacen. Además del centro financiero Lafise, que emplea a 2,500 ejecutivos en 11 países y que posee activos por el orden de los 1,500 millones de dólares, ha extendido sus tentáculos con la agrícola, la aseguradora y la exportadora que maneja Enrique Zamora, considerado el mayor exportador de frijol del país, que en el 2009 representó ventas totales por el orden de los 88 millones de dólares. Otro negocio importante de Lafise fue la compra de Parmalat. El libro de los Megacapitales de Nicaragua, de Francisco Mayorga, sitúa a este grupo financiero como uno de los más importantes de Nicaragua. En los noventa, cuando ingresó al país con el nombre de Bancentro (Banco de Crédito Centroamericano) fue considerado un capital mediano, sin embargo, hoy Lafise es el segundo centro financiero más importante, después del BAC (Banco de América Central). Enrique Zamora, dice que Lafise viene apostando por el sector de las Pymes (Pequeñas y Medianas Empresas), entre ellos se ubican los artesanos a los cuales Lafise apoya en talleres y capacitaciones, según cuenta Zamora. Este empresario también tiene proyectos agroindustriales y turísticos, rubros que a su juicio representan el futuro del país. Por eso, en sus tiempos libres, Enrique Zamora no se cansa de viajar. Ha recorrido Nicaragua entera desde el río Coco hasta el río San Juan. También le gusta recorrer el mundo con su esposa y sus cuatro hijos. Hace poco estuvo por Europa, de donde trajo nuevas ideas para desarrollar en el país. Zamora dice que todo lo que ha hecho lo empezó a trazar hace más de 20 años, que no hay nada improvisado. Ese espíritu emprendedor lo heredaron de sus papás, dice Zamora, quien detalla que el emporio de Lafise se construyó con 80,000 dólares.

José Antonio Baltodano, el varón del café

José Antonio Baltodano, el varón del café

José Antonio Baltodano es un hombre intrépido y de aspecto atlético. En el 2005 junto a su esposa y su cuñado escalaron hasta la cima del volcán Kilimanjaro. En la cumbre más empinada de África, Baltodano y su cuñado plantaron una bandera de Nicaragua. Fue una caminata de ocho horas que no menguaron las energías de este empresario que preside la junta directiva de Café Soluble S.A. (CSSA), la empresa que fundó hace medio siglo su papá, Duilio Baltodano, con otros amigos, y de la que ahora es socia la transnacional Nestlé. En la actualidad, esta empresa que encabeza José Baltodano, emplea a 560 personas y realiza ventas anuales que rondan los 73 millones de dólares. Baltodano, quien adora los deportes extremos, es un hombre con varios sombreros. Es miembro del Consejo Empresarial de América Latina, dueño de la exportadora de café CISA (que compra café a 7,000 pequeños productores del país, da trabajo a 160 personas y vende alrededor de 90 millones de dólares al año), pero también es miembro del fondo de becas del Colegio Centro América, donde estudió cuando era muchacho. Después del Centro América, y a la usanza de otros empresarios criollos, Baltodano se fue a estudiar a Estados Unidos: licenciatura y maestría. Primero fue a la Wharton School de la universidad de Pennsylvania, donde también había estudiado su papá. Allí se graduó con honores en Economía, años más tarde, ya casado, hizo un máster en Administración de Negocios en Harvard. Este hombre que hace poco confesó a una revista económica que celebraría sus 60 años saltando desde un helicóptero en Canadá, es el mismo que promueve el deporte entre sus trabajadores y el que año con año enseña los estados financieros a los empleados antes que los vean los accionistas. Es también el mismo que emigró a los Estados Unidos en la década de los ochenta, y en Nueva York, en 1982, fundó la firma Mercon Coffee Group. Ahora, esa empresa con representación en América Latina, Asia y Europa se ha convertido en el quinto importador y exportador de café en el mundo, según la revista Estrategia&Negocios.

Carlos Reynaldo Lacayo, la tradición

Sencillo. De conversación suave. Así es Carlos Reynaldo Lacayo, de 59 años, el gerente del grupo CALSA, dueños de OCAL, la distribuidora más antigua y tradicional del país. Lacayo, a punto de cumplir 60 años, es un hombre que dedica 14 horas diarias a la gerencia de esta empresa que fundó su papá cuando él ni siquiera había nacido, en 1937. César Lacayo, el patriarca del grupo, fue el pionero en la importación y distribución de marcas que luego se volvieron populares en el país como las pilas Ray o Vac y la maizena Duryea. Más luego, Carlos Reynaldo y su hermano, César Augusto, harían lo propio al frente de la empresa. Antes de sentarse en la silla del gerente, Carlos Reynaldo comenzó en el puesto más bajo de la empresa: el de propaganda; era el que pegaba los afiches en los camiones. Después se convirtió en vendedor en Managua. Pasó un año antes que alcanzara el puesto de gerente de ventas, según contó en una entrevista a La Prensa. Este empresario, de origen diriambino, siguió el mismo patrón de otros empresarios nacionales: estudió en el extranjero. Primero hizo carrera en el Strayer College de Washington, D.C. Años después volvió a Estados Unidos para especializarse en el Marketing Institute en Harvard University. Según la página web del grupo, entre 2002 y 2003 el grupo CALSA, que cuenta con más de media docena de empresas, culminó las compras de Caribe Motor y Julio Martínez (distribuidoras de marcas como Honda, Volkswagen, Daihatsu, Ford y Mazda).

Nuevos ricos Bayardo Arce, el astuto

Bayardo Arce, el astuto

Hasta 1990 Bayardo Arce fue conocido por guerrillero y por comandante de la revolución. Después de esa fecha, Arce, de 60 años, se convirtió vertiginosamente en un empresario. Según han documentado distintos libros y diarios, el origen de la fortuna del comandante Arce provendría de la “piñata” de 1990, como se llamó al proceso de privatizar a favor de una cúpula los bienes del Estado cuando el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) perdió las elecciones. Un ejemplo de la “piñata”, que han apuntado distintos medios, es su casa de Los Robles y sus oficinas de plaza El Carmen, pero también los terrenos donde se construyó una mansión valorada en más de un millón de dólares. En la actualidad, el comandante que fue periodista antisomocista y laboró en este Diario es el poder en las sombras de Agricorp, una importadora de arroz que arrancó con 60 colaboradores y con ventas mensuales de 30,000 quintales de arroz, y ocho años después, en el 2008, ya contaba con 722 colaboradores y el promedio de ventas era de 300,000 quintales mensuales. Agricorp se dedica a la importación de otros productos. No se sabe a cuánto asciende su fortuna, y muchos estiman que está muy lejos de los millones que está amasando la familia Ortega Murillo, sin embargo, se dice que las cuatro letras de su apellido, también estarían detrás de algunos casinos capitalinos, lo mismo que de algunos hoteles como el Best Western, antes Hotel Las Mercedes. Arce, quien ha sido asesor económico del actual Gobierno y que es parte del anillo que rodea al matrimonio gobernante, suele aprovechar la información privilegiada que maneja para favorecer sus negocios.

Matrimonio Ortega-Murillo

Matrimonio Ortega-Murillo, los oligarcas marxistas

En los últimos tres años, el patrimonio del gobernante Daniel Ortega y su familia se resume en una palabra: Albanisa, el nombre de Alba de Nicaragua S.A., una empresa petrolera de capital mixto, 51 por ciento venezolano, y el 49 por ciento aportado por Petróleos de Nicaragua (Petronic). Esta empresa, que no rinde cuentas a ninguna instancia del Estado, se fundó con un capital semilla de 20 millones de córdobas. De acuerdo con investigaciones periodísticas Albanisa funciona como un holding, un pulpo con inversiones en distintos rubros. Así, existe Alba puertos, Alba seguridad, Alba alimentos, Alba equipos, Alba transporte, Alba ganado, Alba exportaciones, Alba medicamentos, entre otras. Y detrás de todas esas transacciones están los petrodólares venezolanos. Se estima que sólo el año pasado, el país recibió 457 millones de dólares en cooperación venezolana, que a largo plazo deberá ser pagada por el país. Los hijos del mandatario Daniel Ortega, en particular su hijastro Rafael Ortega, están al frente de algunos negocios de Albanisa. Igual que Bayardo Arce el mandatario se habría beneficiado con la “piñata” de 1990. La estructura económica que se creó a partir de esos años es la que sostuvo al partido FSLN antes de asumir el poder en el 2007. Sin embargo, los expertos afirman que la nueva estructura, creada a partir de Albanisa, está dirigida al engorde exclusivo del patrimonio Ortega-Murillo, un megacapital que medra cada día, y que todavía nadie ha calculado. Detrás de la familia presidencial engrosando esa nueva oligarquía sandinista, están Arce, pero también personajes como Orlando Núñez propietario de apartamentos en Managua, y de isletas en Granada; Lenín Cerna, ex jefe de la seguridad del Estado, y Gustavo Porras, el médico sindicalista, entre otros.

Piero Coen, el rey del ganado

Piero Coen, el rey del ganado

Su historia salida de un cuento de hadas. Piero Coen Montealegre, de 68 años, pasó de ser el niño pobre que iba descalzo a la escuela, que lustraba zapatos, que era hijo de una familia chinandegana en ruinas, a convertirse en el hombre con la mayor ganadería del país (33,000 cabezas en el año 2007, cifra que sostienen empresarios chinandeganos) y en el más rico, sin duda, de Chinandega. Coen, quien a los 15 años se paseó con su convertible Ford Thunder Bird por las calles de su ciudad, ha logrado construir un emporio que trasciende las fronteras nacionales en el último medio siglo. Según un perfil que publicó magazine en el 2007, como representante exclusivo de la empresa de cambio y envío de dinero Western Union, la fortuna de Coen puede sobrepasar fácilmente los 500 millones de dólares. Se estima que sólo esa empresa mueve alrededor de 3,000 millones de dólares al año. Quizá ningún pariente materno –de la familia Montealegre – hubiera imaginado jamás que aquel pariente pobre que madrugaba para ayudarle a vender leche a su mamá en el zaguán de su abuela, fabricaría semejante fortuna con las 50 manzanas de algodón que sembró a los 15 años, y que fue su primer negocio. El grupo Coen además de la ganadería y la transferencia de dinero tiene inversiones en diversos sectores. En agroindustria a través de Agrícola El Rosario, una propiedad de mil hectáreas cultiva plátanos de distintas variedades. Además, tiene inversiones en proyectos urbanísticos y zonas francas. Coen, quien contrata a guardaespaldas israelíes, es un hombre que se siente a gusto en El Cortijo, una casa, más bien un complejo de 32 manzanas que cuidan 50 empleados, en los que cuenta con una fauna variada, campos de golf, un establo con una crianza envidiable de caballos españoles de lujo. Este empresario, que se costeó dos maestrías en Estados Unidos y que preside una fundación que lleva su apellido, ha sabido sortearse con distintos gobernantes. Fue amigo de Somoza, a quien nunca le pidió un favor, dice, pero también de Enrique Bolaños, quien lo nombró Embajador en Italia, y del gobernante actual, Daniel Ortega.

Otros capitales relevantes

1. E Ernesto Fernández Holmann y René Morales Carazo, ex propietarios de Banco Uno.
2. Alberto Chamorro, de E. Chamorro.
3. Vernon Guerrero, de DI CEGSA (distribuidora de insumos y medicamentos de salud).
4. Raúl Amador, de Invercasa.
5. Alfredo Martín, de Matadero San Martín.
6. Familia Mántica, propietarios de supermercado La Colonia.
7. Roberto Lacayo, de Constructores Lacayo Fiallos.

Otros capitales relevantes, magazine, Ricos de Nicaragua

magazine también hizo una lista de los que apuestan por la producción

  1. Los varones del café. Además de José Antonio Baltodano, se encuentra el empresario de origen francés Clemente Ponson que en el beneficio La Cumplida, en Matagalpa, produce más de 20,000 quintales anuales de café. Ponson además tienen vínculos con la exportadora Atlántida y tiene inversiones en turismo. Es propietario del hotel Morgan Rock situado en San Juan del Sur. Otro personaje importante del café es el productor Jorge Armando Chávez, que el beneficio La Maura, en Jinotega, emplea a 1,300 trabajadores directos en tiempos de corte de café y que es quizá el único que ha creado un centro de experimentación.
  2. E El manicero. Mauricio Zacarías Batres, de 66 años, cultivador de casi 6,000 manzanas de maní (el 10 por ciento del total que se produce en el país), localizadas en Chinandega, Granada, Managua, Masaya y León.
  3. Jorge Morgan, el exportador de langosta, uno de los principales rubros del país.

Empresarios que apuestan a la producción

Millonarios Nicas, según la revista Summa

En el 2007 la revista de economía costarricense hizo un ranking de las 100 fortunas más importantes de Centroamérica. En ese listado estaban los siguientes nicaragüenses:

  • Raúl Amador
  • Roberto Lacayo
  • César Augusto y Carlos Reynaldo Lacayo
  • Carlos Pellas
  • Mario Salinas Pasos
  • Ricardo José Terán
  • Jaime Chamorro
  • Roberto Zamora Llanes
  • Alfonso Robelo
  • Ricardo José Terán

Sección
Reportaje