OriC

Mercado Oriental

Aquí la sangre corre todos los días.Al galerón de las carnes las vacas que llegan como grandes piezas de rompecabezas son desmenuzadas por estos hombres. En una mañana pasan por sus manos media docena de cabezas carnosas que él esculpe hasta dejar como pálidos cráneos huecos. Son ellos mismos quienes lavan las “toallas”. A las ocho de la mañana los estómagos de vaca están tendidos en los tramos esperando que alguien los lleve a sumergirse en un caldo hirviendo con verduras.

Sección