Los caminos de monseñor Silvio Báez

Exegeta, políglota y estudioso, monseñor Silvio José Báez nunca fue monaguillo ni “iglesiero”. Cocina, lava sus trastes y a veces no tiene para la gasolina. A pesar de solo tener cuatro años de su regreso a Nicaragua, es uno de los obispos más reconocidos del país