El miedo festeja en Masaya

A güiz o te s A güiz o te s Los pecados capitales del PLC Maximino Rodríguez: “El tiempo de Arnoldo ya terminó” Enfoque Entrevista Edición No. 176 31 de Octubre de 2010 www.laprensa.com.ni Managua, Nicaragua América Central domingo@laprensa.com.ni Ver en la versión impresa las paginas: 32

LUGAR:

[imported_image_45269] Ojo de agua, Isla Ometepe FECHA: 3 de julio de 2010 HORA: 2:25 pm CÁMARA: FUJIFILM FinePix S5100 Apertura: f/3.1 Lente: 34mm focal length ISO: 100 Velocidad: 1/280seg Ver en la versión impresa las paginas: 2

Una gran mentira que cuenta una gran verdad

Casement, a quien la Corona británica le había otorgado la distinción de Sir por sus servicios al país, había sido el responsable de la investigación que demostró el horror genocida de la colonización del Congo Belga, una inmensa parcela del territorio africano graciosamente asignada a la familia real belga durante la Conferencia de Berlín (1885), ocasión en que los europeos se repartieron el continente negro con la coartada de llevarles a aquellos salvajes la luz de la civilización y el progreso. Casement probó que, en realidad, el rey de los belgas lo que les había llevado era la muerte y la explotación económica más cruel.

Ganarle al cáncer

Son las doce del mediodía y cuando la puerta se abre entra un olor a frituras que despierta mi estómago. Comienza a gruñir. Tengo hambre. Quizás sea la única que sienta ese deseo de comer, pues la mayoría de las mujeres que me acompañan me han dicho que comen porque deben hacerlo pero sienten que han perdido el gusto.

PECADOS CAPITALES DE LOS

¿Cuáles son los pecados capitales que han cometido los liberales en los últimos años? Le hicimos esta pregunta a tres personas vinculadas con la vida política del país, para que, desde su perspectiva, analizaran el porqué del declive en el que ha venido cayendo el Partido Liberal Constitucionalista y todas las otras alas liberales que de él se han desprendido en las últimas dos décadas.

Manos que hablan, ojos que escuchan.

[doap_video url=»http://cdn.laprensa.com.ni/wp-content/uploads/2010/10/1286670440_GFMsordos.mov» poster=»http://cdn.laprensa.com.ni/wp-content/uploads/2010/10/Imagen-44.png» title=»Manos que hablan, ojos que escuchan.» width=»640″ height=»360″ class=»video-normal»]

Un Nobel para la libertad

A Mario lo sorprendió la noticia en la Universidad de Princeton, donde dicta un curso este semestre. Oscar Haza, el periodista dominicano de Miami, le hizo la primera entrevista tras la concesión del Nobel. Eso, en el argot, se llama “un palo periodístico”. Yo estaba en el aire, junto a su hijo Álvaro Vargas Llosa, celebrando el triunfo, cuando lograron comunicarse con él. Este año las crónicas ni siquiera lo mencionaban entre los candidatos. A Mario hasta se le había olvidado que por estas fechas los académicos suecos seleccionan al ganador. Siempre madrugador y cuidadoso, preparaba su clase cuando recibió la inesperada llamada de Estocolmo.

La derrota de Chávez

La ha sido y sin atenuantes. El comandante Chávez presentó la consulta como un plebiscito en el que el pueblo de Venezuela debía legitimar torrencialmente a su “socialismo del siglo XXI” y su jefe de campaña, Aristóbulo Istúriz, profetizó con arrogancia: “Podemos perder ganando si no obtenemos los dos tercios de la Asamblea Nacional”. Pues bien, el resultado menos fraudulento de las elecciones, el voto por los doce representantes al Parlamento Latinoamericano, dio a las fuerzas reunidas de la oposición una mayoría de cerca de 400,000 votos.