Faltas de respeto

El Nica Act está vivo y creo que se constituye en una amenaza seria, creíble y en marcha. Cuando el bigote del vecino se está quemando, como el caso de Maduro, el gobernante debe poner el suyo en remojo.