Callar abusos de Ortega es complicidad

Los nicaragüenses tenemos el deber y el derecho de denunciar al régimen. Ya que no se puede hacer en Nicaragua, queda el espacio internacional y, en ese sentido hace falta se unan más voces. La denuncia es el arma más poderosa contra regímenes autoritarios como el de Daniel Ortega, y a eso no debemos renunciar ni desaprovechar.