Un apellido que «huele» a café

Duilio y su familia Baltodano ya tenían 3 años de estar trabajando afanosamente en hacer producir café en aquellas tierras de mil metros promedio de altitud