Uso de drones podría beneficiar a los nicaragüenses

En Nicaragua desde el 2014 se limitó el uso de drones solo para quienes operen a hasta 100 pies de altura y 30 metros horizontales, eso ha provocado que en los puestos fronterizos y aduanas decomisen este tipo de tecnología

Guerra a los drones

AJuan José Granados no le preocupa el tiempo perdido. Los varios años dedicados a investigar el uso, construcción, manejo y alcance de drones, se han ido al traste luego de que el Gobierno de Nicaragua, sin debate o explicación alguna, prohibiera el vuelo de todo tipo de drones en Nicaragua a una distancia más allá de los treinta metros de altura. Lo que siente es pesar, un poco de frustración: tantas horas y dinero invertido en estudiar todo sobre los drones para montar una empresa y de pronto, sin ninguna oportunidad de defenderse, le cierran el negocio antes de que literalmente alzara vuelo. Su empresa ya tenía nombre y empezaba a ganar prestigio: Aerial Camp. Hasta un premio por emprendimiento e innovación tecnológica recibió del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, vinculado a la vicepresidencia de la República, por la construcción de drones para fines de fotografía y video a baja altura. Granados, con su proyecto empresarial, se ganó un pequeño fondo del Gobierno para desarrollar su empresa con tecnología de punta y en la foto oficial colgada en el portal de la vicepresidencia, el general retirado Omar Halleslevens sale sonriente entregando el aporte estatal.

Aeronáutica Civil indagará sobre el accidente aéreo

El jefe de Relaciones Públicas del Ejército, coronel Orlando Palacios, expresó que el capitán Audi Wilson, sobreviviente del accidente aéreo ocurrido el pasado 15 de noviembre en la isla Baja, archipiélago El Nancital, a un kilómetro de la costa del lago de Nicaragua está “fuera de peligro”.