Asesinato político

El gobernador Salman Taseer, que dirigía la provincia políticamente más importante de Pakistán, Punyab, fue asesinado ayer por su guardaespaldas, presuntamente porque el funcionario se oponía a castigar la blasfemia con la pena de muerte en ese país. Estados Unidos y la Organización de las Naciones Unidas condenaron el asesinato, el homicidio más importante de una personalidad política en Pakistán desde el asesinato de la primera ministra Benazir Bhutto en diciembre de 2007.