¿Por qué no mercenarios?

El presidente Trump, y el presidente Obama antes, han articulado un rechazo a comprometer fuerzas terrestres de EE. UU. en conflictos que no constituyan una inminente y definitiva amenaza a nuestra seguridad nacional.