Basura plástica intoxica nuestros mares y lagos

Solo toma un segundo dejar ir una bolsa plástica o botella de plástico al mar o a una playa, pero le tomará cientos de años a la naturaleza degradarla. La basura se fragmentará en pequeñas partículas que los peces comerán y tarde o temprano terminará en nuestros estómagos