OMC, la fiesta de los burócratas

Lo peor del caso es que la OMC es un fraude. Se presenta como defensora del libre comercio —y la izquierda suele protagonizar ridículas manifestaciones para condenar esto— cuando es lo contrario