El portentoso retumban del cajón peruano

Al regresar a Madrid, Paco de Lucía relató que tocó acompañado del cajón «y a partir de ahí fue un reguero de pólvora, y en seis meses ya había un cajón en todas las casas flamencas de España»

Breves

Un cajón de madera se introdujo en las turbinas de un buque que se dirigía a Buenos Aires y debió retornar al puerto de Montevideo con 400 personas y 120 vehículos a bordo.