En mayo las cédulas eran gratuitas

Apenas hace tres meses cuando se anunciaba el inicio del proceso de sustitución de cédulas, un magistrado sandinista del Consejo Supremo Electoral (CSE) aseguró que el financiamiento internacional garantizaría la emisión de al menos dos millones de cédulas, pero pasó el tiempo y cambió el discurso. Ahora la falta de recursos y el alto costo del proceso son los pretextos para cobrar 300 córdobas (unos 14 dólares) por cada cédula nueva, a pesar que varios expertos aseguran que por ser un nuevo documento y no reposición, la ley establece su gratuidad.

“Muertos civiles” cuestionan: ¿Resucitaremos con nuevas cédulas?

¿Cuánto más debo esperar para tener mi cédula? ¿Si pago me la van a dar? La pregunta me la hace Gabriela, del otro lado de la línea telefónica. Ella recién cumplió los 23 años y pese a que ha votado en dos elecciones, una municipal y una presidencial, aún no tiene su documento de identidad.

¿Por qué tan cara la cédula?

Las contradicciones del presidente de facto del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas Reyes, y el vocero de la institución Félix Navarrete acerca del proceso de sustitución de cédulas continuaron ayer, esta vez en torno al precio del documento de identidad.

Sustitución de cédulas es un misterio en el CSE

El vocero del Consejo Supremo Electoral (CSE), Félix Navarrete, escondió información sobre la entrega de cédulas. Aseguró que las nuevas cédulas de identidad no son entregadas de manera selectiva, como publicó LA PRENSA en su edición de ayer, en la cual el vicepresidente Jaime Morales Carazo afirmó que él, su esposa y miembros de su equipo de trabajo, a quienes en menos de 20 minutos se les elaboró y entregó la nueva cédula, fueron “usados como conejillos de Indias” para detectar errores en el proceso experimental. En declaraciones al oficialista Canal 8, Navarrete “aclaró” que el CSE no está privilegiando a nadie, sino que desde el mes pasado inició un proceso de modernización de las cédulas que comenzó con la sustitución del documento a representantes de los diversos poderes del Estado.

Cédulas atrasadas 5 años

Como una discriminación y un juego político para favorecer al partido de Gobierno, califican algunos representantes de partidos políticos y ex funcionarios del Consejo Supremo Electoral (CSE) lo expresado por el magistrado José Luis Villavicencio, de iniciar el proceso de entrega de la nueva cédula de identidad con los empleados públicos, que en su mayoría responden a los lineamientos de la Administración Ortega.

Más de 5,000 cédulas aguardan en Rivas

Cinco mil 885 cédulas están en las oficinas del Consejo Electoral Departamental de Rivas esperando a que sus dueños se presenten a retirarlas antes de las próximas elecciones presidenciales del 2011. Las cédulas que no sean retiradas las devolverán a Managua.

Clonación de cédulas también en el Caribe

Las cédulas clonadas que han dado para muchos comentarios en el Pacífico de Nicaragua, también navegan en el Caribe, a menos de un mes de las elecciones regionales, denunció ayer el diputado Augusto Valle, de la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN).

Dondequiera aparecen más cédulas alteradas

Cédulas de identidad hay, pero no para todos. Ése es el mensaje que manda el Consejo Supremo Electoral (CSE), cuando uno escudriña en el desastroso proceso de cedulación ciudadana en el país y descubre cómo un alto mando de la guerrilla colombiana, personas buscadas por narcotráfico o jóvenes menores de edad que son víctimas de proxenetas obtienen sin atraso cédulas de identidad falsas. Pero un ciudadano que cumple los requisitos de ley no es tratado con la misma diligencia.

Misión de la UE recibe informes sobre cedulación

La violación del derecho, no sólo a ejercer el voto, sino también el de poder realizar gestiones comerciales o profesionales por falta del documento de identidad, fue una de las preocupaciones que promotores de la cedulación expusieron a la delegación técnica de observación de la Comisión Europea, que se encuentra en Nicaragua para verificar el desarrollo del proceso electoral regional.