Maduro descarta que chavismo muriera con Chávez

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, descartó hoy que el chavismo llegara a su fin con la muerte de Hugo Chávez y previó que, por el contrario, perdurará «por siglos» y que ello comenzará a evidenciarse en los próximos comicios municipales.

El chavismo contra las cuerdas

No se necesitaba ser sabio para prever lo que hoy está ocurriendo en Venezuela y el inminente principio del fin del chavismo en ese país. Los camaradas locales incapaces de vivir en democracia han recurrido a aplicar el único recurso que aparece en sus libros de adoctrinamiento: la represión generalizada.

La muerte lenta del chavismo

Una fiera malherida es más peligrosa que una sana, pues la rabia y la impotencia le permiten causar grandes destrozos antes de morir. Ese es el caso del chavismo, hoy, luego del tremendo revés que padeció en las elecciones del 14 de abril, en las que, pese a la desproporción de medios y al descarado favoritismo del Consejo Nacional Electoral —cuatro de cuyos cinco rectores son militantes gobiernistas convictos y confesos— el heredero de Chávez, Nicolás Maduro, perdió cerca de 800 mil votos y probablemente solo pudo superar a duras penas a Henrique Capriles mediante un gigantesco fraude electoral. (La oposición ha documentado más de 3,500 irregularidades en perjuicio suyo durante la votación y el conteo de los votos).

“No hay chavismo sin Chávez”

El chavismo resultó disminuido en las recientes elecciones, sin la presencia física del expresidente Hugo Chávez, cuyos resultados aún son cuestionables. Ello, junto con la severa crisis económica en Venezuela, obligará al nuevo gobierno a replantear sus regalías al exterior.

Maduro debilitó al chavismo y deberá hablar con la oposición

El débil liderazgo de Nicolás Maduro, la contundente campaña de Henrique Capriles y el frágil estado de la economía, provocaron el revés del chavismo en las elecciones, según analistas, que consideran que deberá tender puentes con la oposición.

El chavismo sin legitimidad

Eminentes constitucionalistas venezolanos advirtieron con la debida anticipación, que si Hugo Chávez sigue vivo o se recupera y continúa ejerciendo la Presidencia de la República de Venezuela, sin haber tomado posesión para el nuevo período presidencial en la fecha señalada por la Constitución, que es el 10 de enero, su gobierno sería flagrantemente inconstitucional.