¿Trump o Clinton?

Ni Trump ni Clinton parecen ser buenos candidatos, pero al menos, como me decía mi amigo y excanciller Norman Caldera, los gringos pueden elegir entre el malo y el pésimo.