Con ese puñal

Don Pedro el fotógrafo preparó su cámara, iluminó el local y se aprestó a registrar el “crimen”, se colocaron al lado del fotógrafo apuntando con las armas a los cautivos. La joven pareja estaba todavía desvanecida.