Concertación contra la dictadura

Pero esto es normal e inclusive necesario en un movimiento democrático, en el que tiene que haber una amplia libertad de opinión y discusión

Concertación y democracia

La democracia es una necesidad ineludible para alcanzar el equilibrio político y la estabilidad social a partir de la integración y funcionamiento de la libertad y la justicia

El sentido de la concertación

La situación que vive actualmente Nicaragua refleja un país fragmentado, una “sociedad disociada” carente de objetivos comunes que permitan, mediante un esfuerzo colectivo, construir un plano de coincidencias mínimas que den a la comunidad nacional un sentido unitario en el que, a pesar de las diferencias, o quizás precisamente por ellas, sea posible construir la “unidad en la diversidad”, que es la alternativa entre dos posiciones extremas: la fragmentación y la uniformidad, las que impiden que nos configuremos a partir de una identidad común.

Por una concertación ciudadana

Nicaragua se encuentra en una situación política difícil, sobre todo si la vemos desde una triple perspectiva: la concentración de poder de parte de quien gobierna; el desgaste de una oposición sin propuestas; y la débil organización y poca presencia de la sociedad civil y la ciudadanía.