La Iglesia ora por la Patria

Pero persiste también la esperanza y la fuerza espiritual de la oración, la única arma de que disponen la Iglesia y los creyentes para luchar contra la adversidad, sobrevivir y acercar el momento de la liberación