No darle gusto al diablo

Sin duda que si los obispos dieran por fracasado el Diálogo Nacional, Ortega y Murillo montarían una farsa sustituta con religiosos sin escrúpulos y políticos corruptos