Una mujer, un hombre y la voz del padre

Rosario Murillo dijo recientemente que sus huestes “habían combatido con amor a los traidores a la patria”. ¿El amor de francotiradores, paramilitares, antimotines?