Todos a marchar el primero de diciembre

El compromiso de asistir es inmenso, pues participando le demostraremos una vez más al mundo que somos una nación que sigue luchando por su libertad y por su derecho a vivir en democracia.

¿Por qué solicitamos la personería?

Nosotros somos civilistas y queremos la paz, por consiguiente, la única forma cívica de lucha es participando como partido o haciendo alianza con los partidos reconocidos que actualmente existen.

La OEA, Ortega y nosotros

La visita al país de Luis Almagro, secretario general de OEA puede ser un factor que contribuya a configurar el futuro inmediato de nuestro país.

Inconstitucionalidad del financiamiento los partidos

El problema real no es cuánto le dan a un partido o quién debe, sino la configuración legal del financiamiento público a partidos por violar el derecho humano fundamental de aspirar a un cargo de elección popular

Farsa “da a luz” partido hegemónico

Cinco días después de las elecciones nacionales, el Consejo Supremo Electoral (CSE) premió al menos con una diputación a los micropartidos que le validaron los comicios, siendo Yatama al único que castigó al dejarlo sin escaño en la Asamblea Nacional

Elecciones cada vez más caras

El presupuesto del Consejo Supremo Electoral indica que las elecciones nacionales del 2016 fueron 12.6 millones de dólares más caras que las generales del 2011, a pesar que en ambos sufragios se entregó una boleta electoral

El significado de la gran abstención

Para ver lo que está a la vista no se necesitan anteojos, dice el refrán popular que aplica perfectamente a la gran abstención del domingo 6 de noviembre.

“Inconstitucional, autoritario y antidemocrático”

Mientras se realizaba la farsa electoral orteguista, monseñor Silvio José Báez Ortega dio a conocer, desde la iglesia de El Carmen de Managua, su mensaje profético de profundo contenido democrático y gran trascendencia para los nicaragüenses

El país de la maravilla

Violadores de la ley, destructores de la institucionalidad, demoledores de la Constitución y del Estado de Derecho, instauradores del inicio de una dinastía institucional, en eso se ha convertido la familia Ortega Murillo