La costurera de Cofradía

Primero fue un viaje. Damaris Martínez pensó que en Chichigalpa no iba a hacer mucho con su vida, que la venta de perfumes no le dejaba una gran ganancia y entonces se vino a Managua, con dos hijos pequeños, a probar suerte. Se quedó en la casa de unos parientes ya establecidos.

Y el Oscar es para… ¡Aída Mayorga!

Los clientes se mostraban fascinados con la forma de atender de Aída Mayorga. “Que esa niña me atienda, porque atiende de maravilla”, le decía la gente a doña Aída Rosa Ramírez, la mamá de la pequeña, quien desde hace mucho tiempo tiene un tramo en el mercado de Masaya.

Alumnos de 36 escuelas dan vida a su empresa

Wendy Robleto es una niña de 11 años y originaria de Managua. Esta pequeña estudiante de sexto grado de primaria del colegio Pedro Betancourt ya cuenta con un negocio de costura.