Sanciones y festejos

Algunos de los sancionados tratan de salvar la cara y aseguran que no les afectan en nada las sanciones, que más bien se sienten orgullosos de ser sancionados por el “imperio”, como llaman en el argot orteguista a los EE. UU.

Los miedos del Comandante

Uno de ellos procede de conocer el odio que ha sembrado. En Washington uno puede circular frente a la Casa Blanca. No así frente a El Carmen.

¿Quién gana con Ortega?

Hace dos días, en el diario LA PRENSA, Fabián Medina abordó el mismo tema en su columna semanal, señalando que para la remoción de la dictadura familiar de Ortega “se necesitará incluso el esfuerzo de muchos de quienes hoy la defienden o consienten