Los falsos positivos de Ortega

El “Libro Blanco” presentado por Ortega queda perfectamente descrito con la frase “Hay que ser marranos, pero no trompudos”.