El Magisterio, siempre olvidado

Ayer el Día del Maestro pasó prácticamente en silencio en Nicaragua, lo que deja claro que el régimen no solo ha enterrado la institucionalidad, la libertad y el derecho al voto, sino también la posibilidad de una mejor Educación

Cartas al Director

Escuela y familia se complementan: los conocimientos adquiridos sistemáticamente se integran con la experiencia vital. La escuela no puede estar aislada de la familia

Día del Maestro

Todos los gobiernos deben preocuparse por los maestros, ya que la mayoría recibe salarios que no están acordes con la realidad económica de su vida, a pesar de su apostolado y sacrificado trabajo

Maestros en Nicaragua agobiados por enfermedades

Cuando la bebé de María Félix Sarria nació ella tenía 15 años de ser docente. Atendía a sus 45 alumnos de primaria que para ella lo eran todo, pero la llegada de su hija la entusiasmó tanto porque además de ser madre quería ser una maestra para su propia niña.

Los maestros y la educación

Es muy bien conocido que los maestros y la educación forman un binomio inseparable, son factores complementarios. De buenos maestros depende la buena educación, pero, a la vez, un buen sistema educativo exige y condiciona que haya magníficos educadores.

Magisterio debe “hacer las clases que el Gobierno orienta”

Pese a las demandas salariales y sociales que hacen los maestros en su día, el secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden), José Antonio Zepeda, dice que el magisterio debe «hacer las clases que el Gobierno orienta que tenemos que hacer».