En Letra Pequeña

Esa es nuestra historia de 200 años. Los caudillos, hombres fuertes o dictadores han incubado la violencia que luego acaba con ellos. Y ese es el ciclo vicioso que debería cambiar. Incluso, por el bien de ellos.

Dictadores y cómplices buscan encubrir su corrupción

Autoridades fiscales y judiciales de Brasil han investigado y demostrado que desde el 2001 y por casi quince años, gobiernos de Lula da Silva y de Dilma Rousseff, se instaló y operó un sistema criminal de corrupción transnacional con obras y empresas constructoras brasileras que se conoce como “lava jato”

Dictadores implacables

Se caracterizaron por su amor al poder y por la frialdad que emplearon para conservarlo. Algunos hasta llegaron a pensar que eran dioses, pero todos, sin excepción, mandaron a la tumba a muchos de sus detractores.

Cartas al Director

Lo que habitualmente oímos es el ejemplo negativo de las personas. Uno que es corrupto, otro que ha robado, otro que ha matado a su mujer o marido, otro que se ha llevado dinero a paraísos fiscales, etc. ¿Hay hombres honrados y santos actualmente en nuestra sociedad?